LABERINTO SOCIAL: ¿Cómo se puede?

0

(Texto: Federico Soubrier) No sé cómo el Tribunal Supremo puede dar expectativas a la población de un país que vive totalmente hipotecado de que los bancos le va a devolver los impuestos abonados por Actos Jurídicos Documentales, a través de todos los medios de información, dando con esto falsas esperanzas de recuperar miles de euros a millón y medio de personas, con sus parejas, el doble, que están o han estado endeudadas hasta la médula con las citadas hipotecas.

¿Por qué nos engañan sin ton ni son? Propondría una indemnización inmediata por semejante falacia a los que subvencionamos la información pública y también contribuimos a financiar la privada a costa de consumirla y de paso mantenemos a la justicia esperando que sea seria.

También propondría que los expresidentes que cobran la vitalicia se abstengan de hacer declaraciones. Aznar defiende a los bancos poniendo de nuevo a su partido en el sitio que le corresponde, olvidando que la banca lo culpó en su día de la burbuja inmobiliaria, debe perder neuronas. Esa banca a la que rescatamos con nuestra austeridad y endeudamiento, que no piensa devolver el rescate y que ya se apunta dividendos como si no hubiese pasado nada, muy cercana al club Bilderberg, mayoritaria en el IBEX 35 y que maneja los hilos a su antojo, seguramente ganará la partida porque al final solo somos los pulgones que engordamos a la reina.

Menos me explico que tras la caída en bolsa de la banca un 5 %, algo así como cinco mil millones de euros en un día, siendo la deuda con los ciudadanos por el citado asunto de más o menos la misma cantidad, de pronto, el Supremo se desdice tras tres sentencias en firme y tiene que pensárselo, ahora tienen que opinar 31 magistrados, sugiero que lo hagan así en todos los asuntos que lleguen al Supremo, aunque seas andaluz y tengas ocho años, esto te olería a chamusquina, presiones o caramelos.  Los mayores somos más tontos y no se nos pasaría nada de eso por la cabeza, solo que como siempre ganará la banca, aquí, en las Vegas y en San Petesburgo.

Estoy seguro de que un niño que al asomar la cabeza cuando lo está pariendo su madre en Andalucía tiene más luces que la exministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente Isabel García Tejerina, y todo esto antes de abrir los ojos, echarse a llorar y largar meconio, más listo, y además la pifia menos. No comprendo que guste tanto un titular aún a costa del ridículo.

Tampoco entiendo que el futuro de los Presupuestos Generales del Estado se negocie en una penitenciaría; hay que estar tonto para mantener al preso encarcelado e ir a pedir favores, probablemente a cambio de ponerlo en libertad, o lo que es lo mismo, a dar vaselina a la causa que lo llevó a prisión. La verdad es que nos tenéis confundidos o tal vez engañados.

Menuda deslealtad la de Pablo Casado, el de las dudas del máster (conocidas a nivel europeo, allí donde sí se dimite) que ha ido a Bruselas a boicotear los Presupuestos Generales del Estado que gravan a los ricos y empresarios en pro del supuesto beneficio de los más necesitados del país, ese rollo no les va; cada día se retratan más. Además de apoyar a Tejerina, por lo que dicen y hacen ambos, deben ser más andaluces que la siesta.

La Iglesia Católica española crea una comisión a fin de prevención, protección, cambiar normativas y protocolos de actuación de los abusos sexuales a menores dentro de su institución. ¿Cómo puede ser que el obispo de Astorga presida esta comisión cuando las victimas lo acusan de ocultación y permisividad en las cuestiones de pederastia? Hay que tener poco pesquis. Como escribió Cervantes en El Quijote hace cuatrocientos años, “con la iglesia hemos topado”.

¿Cómo se puede tener tan poca clase y menos ética en todos los campos posibles? Y ¿cómo podemos tragarnos el que nos toreen día a día sin rechistar?

Compartir.

Los comentarios están cerrados.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies