Tipos de regulaciones de los países que han legalizado el cannabis

0

El 25 de septiembre de 1938 entraba en vigor una revisión de la Convención Internacional del Opio en la que se podía leer que el consumo del cannabis estaba penado, siempre y cuando no tuviera fines medicinales o científicos, siguiendo con las prohibiciones que se habían dictaminado décadas atrás con respecto a la cocaína y otros estupefacientes. Sin embargo, la lucha que se estaba llevando a cabo para la eliminación de las drogas en las calles, intentando que fueran menos los consumidores de las mismas, no estaba fraguando del todo.

El efecto que tuvo dicho tratado para el control de las drogas fue contrario a lo esperado, puesto que lo que se consiguió es que las ventas ilegales subieran vertiginosamente, dando mayor repercusión al mercado negro, el cual veía con buenos ojos este movimiento, ya que podría enriquecerse con las ventas de estas drogas, subiendo su precio, ya que sabía que no iba a tener competidores, viendo como la propia demanda de estos estupefacientes seguía al alza.

Que el mercado negro tenga control absoluto de la distribución de drogas y estupefacientes es una noticia negativa, puesto que todos los ingresos que se realizan van a parar a manos que buscan financiar otras actividades delictivas, como la extorsión, el vandalismo o incluso, en casos más graves, el terrorismo, mientras que el propio país no saca ningún beneficio, puesto que no hay ingresos fiscales que vayan para las arcas del Estado.

Reconsideración sobre el cannabis

Muchos de los países firmantes de la Convención Internacional del Opio han comprobado como el mercado negro ha lucrado a muchas organizaciones ilegales a causa de la venta de drogas, por lo que han cambiado y reconsiderado su manera de pensar respecto a ciertos estupefacientes, en especial el cannabis. Según nos dicen desde la tienda de marihuana Eurogrow, este nuevo pensamiento viene dado gracias a los recientes estudios científicos en los que se puede comprobar que, a nivel de toxicidad para el organismo, el alcohol o la nicotina, los cuales son drogas legales en la mayoría de los países, son mucho más nocivos que el cannabis, además de que esta planta cuenta con propiedades terapéuticas que también se han comprobado, siendo uno de los tratamientos naturales más conocidos para combatir el cáncer.

Poco a poco la sociedad se está concienciando y, por lo tanto, los propios estados de la necesidad de hacer algo al respecto con el consumo de cannabis, abriéndose en ciertos países la posibilidad de utilizarlo dentro del ámbito terapéutico, aunque también se busca, siempre bajo la legalidad, que se pueda consumir con fines recreativos, como ocurre en países como Uruguay o Canadá (fuente: 20Minutos.es). Esto abre una vía de negociación en la que se podría empezar a pensar en una regulación eficaz con el fin de acabar con las organizaciones ilegales, además de beneficiarse de impuestos con su venta, algo que ocurre ya con el tabaco y el alcohol.

Países donde la marihuana es legal

Canadá

Este país ha sido uno de los países con mayor peso que ha decidido legalizar el cannabis, no solo para usarlo como terapia para ciertas enfermedades, sino también para su uso recreativo, pudiéndose consumir libremente en espacios públicos, aunque con algunas restricciones importantes y con las que se tiene mano dura para aquellos que las incumplan. Entre estos, se puede encontrar que se prohíba el consumo para menores de 19 años o el conducir bajo los efectos de esta droga.

Países bajos

En Europa nos encontramos el caso de Holanda, que a día de hoy es el único país en el que se puede consumir con fines recreativos. Al igual que ocurre con Canadá, también se debe cumplir algunos requisitos, pero es importante saber que ya desde los años 70 el consumo era posible, siempre y cuando no llegase a superar los 5 gramos ni que se consumiese en la calle.

A pesar de todo lo que se pueda pensar al respecto, Holanda es uno de los países con menor consumo de cannabis de los países europeos, además de que la edad en la que los jóvenes la prueban por primera vez es mucho mayor que en los casos en los que se encuentra ilegalizada.

El caso de España

En España es completamente legal siempre que se utilice en espacios que no se encuentren en la vía pública, y que su objetivo sea el terapéutico. Por otro lado, el autocultivo es posible, pero como nos aconsejan desde CuidadoDeFlores.com es necesario conocer a fondo toda la normativa, puesto que en caso de sobrepasar los límites establecidos por el gobierno, se podría sancionar, ya que se podría estar cayendo en un delito penal de venta ilegal de estupefacientes, entrando ya en la vía de lo penal. Sin embargo, cuando hablamos de sanciones o multas por consumo en la calle, España es mucho más permisivo, puesto que impone sanciones económicas, que no penales, con un coste económico mucho menor de lo que se puede encontrar en otros países europeos.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies