En una isla de Huelva donde duerme la vieja Shaltîsh

0

(Firman: J. De Haro & J.M. Garcia, de la Plataforma Saltés Conjunto Arqueológico) Cuentan las leyendas de la Historia que en tiempos de los fenicios en esta isla se daba culto a MelKart, el Hércules oriental. Por ello algunos estiman que podría haber un templo como el que fundaron en la antigua Gadir hace casi tres mil años. Y toda Historia de leyenda tiene su halo de veracidad. Algún día, cuando se retomen las investigaciones arqueológicas, puede que Saltés nos deslumbre con el hallazgo de aquel Templo del que nos insinúan las fuentes clásicas.

Posteriormente, los romanos aprovecharían los ricos recursos de este privilegiado entorno natural, hoy declarado por la Unesco Reserva de la Biosfera, para establecer aquí una parte de sus factorías de salazón. Dentro del complejo general de la Ría de Huelva. Desde donde explotaban y comercializaban el famoso garum, la salsa de los dioses, para el beneplácito de senadores y emperadores de la mismísima Roma.

Pasados los siglos, formado ya el Emirato de Córdoba, en el 844 los vikingos asaltarán una ciudad islámica ya existente en la isla, dedicada a la producción y transformación industrial del hierro y cobre. Algo más debía de tener la entonces joven Shaltîsh cuando los normandos pusieron este lugar entre sus objetivos de asalto en aquellas incursiones.

A pesar de todo ello, la ciudad islámica de la Isla de Huelva continuó su ascendente proyección económica. Fundamentada en el control de las redes de producción y comercialización de la economía de la región. La Tierra Llana de Huelva, el suroeste peninsular y el Magreb. De no ser así, con la desintegración del Califato de Córdoba a comienzos del Siglo XI d.C., la ciudad de Shaltîsh no se hubiera autoproclamado capital del reino taifa de Huelva y Saltés, bajo el gobierno de Al-Bakri. Tal vez la alcazaba primigenia que comienza a descubrirse arqueológicamente ahora fuera también su residencia palacial entonces.

Durante el final del periodo islámico, allá por los siglos XII y XIII d.C., el sitio de Saltés viviría su máximo apogeo. La ciudad alcanzará ahora sus mayores dimensiones superficiales. Se constatan 20 hectáreas de una Medina en constante crecimiento. Una urbe creada en base a una planificación previa y en constante transformación urbana. Organizada en torno a calles principales y secundarias y plazas públicas que articulan los espacios urbanos. Agrupaciones de casas particulares en manzanas ordenadas. La casa saltesiana se corresponde con el modelo clásico de la casa tipo andalusí. En torno a patios centrales se organizan las diversas estancias, cuyo número y características responderán al rango social y económico de sus moradores. Patios, zaguanes, jardines y albercas, pozos y huertos, salones principales y estancias secundarias, cocinas, letrinas y redes de canalización común para drenajes y abastecimiento hidráulico. Paredes enlucidas, estucadas, decoradas en bajorrelieves, etc…

Y al norte la majestuosa Alcazaba. La defensa monumental de la urbe. Con su puerta principal con Arco califal presidiendo una entrada orientada a la medina. Con su muelle y Puerta embarcadero al oeste. Allá por donde hoy día pasa la canoa en dirección a Punta Umbría y viceversa hacia Huelva. Por donde partió Colón en su aventura americana. La puerta del Océano. La Alcazaba y sus murallas decoradas con encintados de falsa sillería en bajorrelieve. Sus imponentes torres y su Barbacana o antemuralla que protege las cortinas principales de la fortificación.

Todo ello quedará sepultado paulatinamente desde finales del Siglo XIII d C. cuando los habitantes de Saltés abandonan la ciudad ante la inminente llegada de las tropas cristianas. La ciudad duerme desde entonces.
De toda esta realidad histórica sólo se conoce en base a las actuaciones arqueológicas menos del 2% de la Ciudad Islámica. Y, buena parte de lo conocido, se encuentra hoy día tapado, como medida preventiva de conservación del caserío descubierto ante la falta de una política de conservación, adecuación e investigación del sitio por parte de las administraciones públicas.

Se desconoce así la localización y características de los elementos urbanísticos más destacados de la ciudad, como serían la Mezquita aljama, la posible existencia y ubicación de mezquitas secundarias, ubicación del Zoco, de la Alcaicería, la posible existencia de Baños Públicos, la localización de su Necrópolis, Talleres Artesanales, etc…

Atendiendo a criterios de Investigación, Puesta en Valor y Difusión, se requiere el desarrollo de un Proyecto de Actuaciones que vuelvan a exhumar los restos conocidos y, a partir de ellos, exhumar algunas de las arterias históricas que comunicaron la Medina con la Alcazaba para crear un primer itinerario de difusión en el Yacimiento.

La Alcazaba requiere, a su vez, nuevas intervenciones para su investigación y puesta en valor. Ofrece un alto potencial de difusión social por sus valores arquitectónicos monumentales, destacando en este caso el enorme potencial que presentan el Acceso Monumental de la Ciudad, el Acceso Embarcadero hacia la Ría y la Barbacana, elementos todos ellos descubiertos recientemente pero en los que no se ha procedido a su completa excavación en espera del desarrollo de un proyecto integral de intervención, consolidación y puesta en valor generalizada, que asegure con garantías la conservación a corto, medio y largo plazo del Bien.

Las características generales del yacimiento en cuanto a sus valores culturales en general convierten a la Vieja Shaltîsh en un lugar único y de gran relevancia de cara a la investigación científica en el contexto del Periodo Islámico de la Península y el Magreb. La Medina y la Alcazaba presentan un enorme potencial de cara a la Difusión Social del Yacimiento, en cuanto a sus valores culturales, a los que hay que sumar el compendio de los valores naturales del sitio, ubicándose el Yacimiento en un entorno natural igualmente único, Reserva de la Biosfera del Paraje Natural Marismas del Odiel.

El Sitio Arqueológico de Saltés puede convertirse en un gran Activo Económico de naturaleza cultural que habrá de repercutir positivamente en la economía local y en múltiples sectores económicos, en base al desarrollo de un modelo de gestión que ejecute y articule todos los mecanismos de intervención, de naturaleza científica, técnica y turística para su Adecuación, Puesta en Valor y Difusión.

MIENTRAS TANTO, LA CIUDAD ESPERA DORMIDA EL DESPERTAR DE SU HISTORIA. DE NUESTRA HISTORIA. EN UNA ISLA SITUADA FRENTE A ONOBA.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies