Los PGE para Huelva rompen la tregua en el PSOE

0

El larvado enfrentamiento no público entre los partidarios de Susana Díaz y Pedro Sánchez en la provincia de Huelva ha quedado expuesto a la luz pública por culpa del proyecto de presupuestos generales del Estado, que no solo ha sido recibido con críticas de la oposición política en el congreso de los diputados (PP y Cs), sino que ha sido calificado de manera abrupta por los empresarios y por el alcalde de Huelva.

Las declaraciones de este pasado miércoles del alcalde de Huelva, el socialista Gabriel Cruz, han causado un tremendo impacto. Y también hay que destacar el que el presidente de la Diputación y secretario general de los socialistas onubenses, Ignacio Caraballo, hiciera justo también ayer un llamamiento a participar en la gran manifestación que se está organizando para demandar más infraestructuras para Huelva.

Ambos hablaban el mismo día en el que la subdelegada del Gobierno, Manuela Parralo, presentaba ante la prensa el proyecto de presupuestos y los defendía, como por otra parte era lógico por parte de quien representa al Gobierno en la provincia de Huelva. Parralo, lejos de guardar silencio ante lo dicho por Cruz, ha emitido este jueves una nota de prensa desde la subdelegación en la que además de expresar su sorpresa ante la valoración de los PGE 2019 que hace el alcalde de Huelva, le pide “mayor mesura y tranquilidad” a la hora de analizarlos y reitera su “carácter social e inversor para la provincia”.

A nadie escapa que la intención de Sánchez y Ábalos (justo el ministro que ha confeccionado el listado de inversiones en obras para Huelva en 2019) es debilitar a Susana Díaz hasta el extremo de que deje la dirección del partido en Andalucía y, consecuentemente, que en cascada se produzca una ‘renovación’ de las direcciones provinciales.

La batalla por el poder en el PSOE de Andalucía comenzó la misma noche de las elecciones, nada más se supo el resultado y que el socialismo pasaba a la oposición. Ábalos lo dejó bien claro, luego reculó, pero la guerra, ya sin caretas, está servida y lo lógico es pensar que cada uno de los contendientes va a mirar por sus propios intereses. Cruz lo tiene claro, y Caraballo también, no están dispuestos a guardar silencio o a mirar para otro lado, como hizo sin ir más lejos Susana Díaz al no entrar de lleno en el problema catalán en la campaña de las autonómicas, para perder las municipales y que luego sean sus cabezas lo primero que pidan desde Madrid.

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies