Gavilán apuesta por un cambio del PGOU que “dibuje un nuevo modelo de ciudad”

0

Rafael Gavilán, candidato de Mesa de la Ría, nació en Huelva 1969 y el barrio de La Orden le ha visto crecer. Funcionario de profesión y abogado por vocación, trabaja por Huelva desde hace 16 años, cuando entra a formar parte de la Plataforma de Mesa de la Ría. Sus colaboradores lo definen como un “luchador incansable e inconformista” que hacen de este político “una persona cercana que trabaja para que otra Huelva sea diferente”. Amante del deporte desde muy joven, Gavilán quiere “rescatar a la ciudad de los peligros medioambientales que la acechan y ponerla a la vanguardia de la sostenibilidad”. Durante los cuatro años que ha tenido representación municipal como concejal, abanderando las ideas de Mesa de la Ría, se ha hecho un importante hueco en la política municipal, ya que son muchos los onubenses que reconocen su labor y su empeño “defendiendo los intereses de Huelva”.

–¿Si resultara elegido alcalde cuál sería la primera medida, por simbólica que fuera, que adoptaría?

Son muchas las necesidades de esta ciudad como para plantear como prioritaria ninguna medida “simbólica”, por lo tanto, nos pondríamos manos a la obra en el diseño de la Huelva que tiene que estar vigente durante los próximos años, lo cual supone comenzar de inmediato la redacción del nuevo Plan General de Ordenación Urbana, para dibujar el modelo económico y la ciudad en la que van a vivir las generaciones venideras.

–Considera por tanto imprescindible un cambio del actual Plan General, pero en qué sentido habría que modificarlo.

La revisión del actual Plan General de Ordenación Urbana es pieza fundamental para llevar a cabo ese nuevo modelo de ciudad que propugnamos desde Mesa de la Ría. La Huelva que base su economía y su desarrollo futuro en torno a un nuevo tipo de economía, pasa necesariamente por un nuevo diseño urbanístico, en el cual se establezcan unos usos y aprovechamientos distintos para los terrenos que, durante las últimas décadas, estuvieron ocupados por la industria química pesada y contaminante, y por actividades portuarias que están siendo trasladadas al puerto exterior. Las 400 hectáreas de la Punta del Sebo permitirían compatibilizar los usos ciudadanos y espacios libres, con los de una nueva actividad industrial, basada en las tecnológicas, renovables, transformación y envasado de productos agroalimentarios, y, sobre todo, del sector de la hostelería y del turismo.

–¿Desde Mesa de la Ría apuestan por la participación ciudadana, cómo se articularía ésta de una manera efectiva en el Ayuntamiento de Huelva?

Ya existe un reglamento de participación al que a nuestro entender habría que introducir alguna modificación, como sería la de eliminar el requisito de la presentación de copia del DNI de las personas que suscriban con su firma una propuesta ciudadana para que sea debatida en Pleno, ya que ello ha ocasionado que, en cuatro años, tan solo se hayan `presentado dos propuestas que cumplan tal requisito. Por otro lado, la herramienta de las consultas populares habría que utilizarla todas las veces que sean necesarias, sobre todo, en las decisiones más importantes y de más repercusión social. Es algo que el reglamento de participación contempla y que el gobierno socialista no ha querido poner en marcha, a pesar de haberse llevado propuesta en este sentido al pleno municipal en dos ocasiones.

–Uno de los temas en los que más ha incidido Mesa de la Ría el pasado mandato ha sido la defensa de los cabezos. ¿Cómo se puede compatibilizar el desarrollo urbanístico y el mantenimiento de los cabezos?

La solución es muy sencilla, de hecho, Mesa de la Ría la elevó al Pleno municipal en enero de 2016 y resultó aprobada. Los propietarios privados de los terrenos que se encuentran en estas señas de identidad pueden ser compensados con esos mismos derechos de edificabilidad en otros lugares de la ciudad, ello conllevaría que se respetara la condición de espacio natural de los cabezos, sin que suponga un coste para las arcas públicas al no tener que recurrir a la expropiación de dichos terrenos. Es necesario, por tanto, sentarse a negociar con esos propietarios, pues seguro que resultaría factible alcanzar un acuerdo que compensara a todas las partes.

–¿Cómo calificaría la situación económica del Ayuntamiento de Huelva?

La situación, sin llegar a ser la de bancarrota, es preocupante. De hecho, a nadie se le escapa que este Ayuntamiento se encuentra aún intervenido por el Ministerio de Hacienda, con lo que no disponemos de autonomía en la gestión de las cuentas. En cualquier caso, defender como único bagaje en la gestión municipal una reducción de la deuda, es un balance muy pobre para un mandato de cuatro años en un Ayuntamiento. Una ciudad no puede quedar desatendida en sus necesidades más básicas por el hecho de reducir la deuda municipal.

–¿Qué relación mantendría Rafael Gavilán como alcalde respecto a las industrias de la avenida Montenegro?

En primer lugar, hay que aclarar que la ubicación de la industria química pesada a escasos metros del núcleo de población es insostenible desde el punto de vista medioambiental, de la salud, y de imagen de la propia ciudad. La industria pesada, si desea permanecer en Huelva, debe plantearse su traslado al polígono del puerto exterior y dejar los de la Punta del sebo para otro tipo de industria sin chimeneas, es decir, industrias tecnológicas, de transformación, turística, entre otras. Esto supondría a la postre que todos los actores implicados, como son Ayuntamiento, Puerto y las propias empresas.

–¿Deben por tanto marcharse las industrias de la avenida Montenegro?

Así lo creemos, el lugar donde están ubicadas es del todo inapropiado. Esa zona debe albergar el desarrollo económico y urbanístico de la ciudad. Las posibilidades de desarrollo económico de la Huelva del futuro dependen de que acertemos en los usos que implantemos en ese lugar.

–¿Hay una solución posible para el problema de los fosfoyesos?

Por supuesto, y se llama “devolución de la marisma a su estado natural”. A partir de ahí, tendrán que ser las administraciones competentes (sobre todo Ministerio de Medio Ambiente y Junta de Andalucía), quienes con los informes técnicos pertinentes decidan el “cómo”, el “cuándo” y el “dónde”. Para nosotros, la solución ideal no pasaría por trasladar ese residuo de lugar, sino por su reutilización para otros procesos industriales. Existen varias investigaciones, incluso patentes, que proponen alternativas en este sentido. Lo que está claro es que no va a existir una solución “mágica” que acabe con el problema, sino que se tendrán que acometer de manera paralela diez o quince “remedios” distintos. Es un problema que se ha generado durante varias décadas, y posiblemente emplearemos también varias décadas en su arreglo.

–¿Cómo es a juicio de Mesa de la Ría la calidad del aire en Huelva?

Evidentemente, la situación ha mejorado con respecto a la existente hace 30 años o más, ya que la legislación ahora es mucho más restrictiva. No obstante, los índices de calidad se determinan en función de valores medios anuales con lo que aún hoy día sufrimos picos esporádicos de contaminación inasumibles, que, con posterioridad, quedan enmascarados en los valores promedio de todo el año. Lo ideal es contar con una industria con cero emisiones, y, por supuesto, reducir en la medida de lo posible todas aquellas que provengan del tráfico rodado de la ciudad. Para ello, planteamos una apuesta decidida por el fomento del transporte público, y de la utilización de medios alternativos como la bicicleta y los desplazamientos a pie. Huelva es una ciudad pequeña y, por tanto, en la mayoría de ocasiones no es necesario desplazarse en un vehículo, es cuestión de empezar a “educar” en ese sentido.

–¿Espera algún cambio en la política medioambiental de la Junta con el nuevo gobierno PP-Cs?

Deberían. Si no lo hacen sería una decisión torpe desde el punto de vista de la estrategia política. La ciudadanía ya demanda cada vez con más fuerza políticas y acciones dirigidas al respeto del entorno en el que vivimos, ya que de ello depende en enorme medida nuestra propia calidad de vida. No atender ese sentir ciudadano, sin duda, termina acarreando un coste en las urnas.

–¿Cuál es la aspiración en cuanto a número de concejales de Mesa de la Ría de cara al 26-M?

No nos planteamos ningún límite ni ninguna cifra concreta. Nosotros continuamos trabajando con el mismo ímpetu y ganas que el primer día, y la percepción a pie de calle es que la ciudadanía lo valora de manera muy positiva. Tendremos la representación que Huelva decida, ni más ni menos, y con esos mimbres seguiremos trabajando, eso sí, auguro que Mesa de la Ría va a ser la sorpresa el próximo 26 de mayo.

–Si Mesa de la Ría tuviera una representación que le diera la posibilidad de decantar la elección del próximo alcalde, ¿qué tendría que incluirse en el programa del equipo de gobierno al que apoyarían?

Somos conscientes de que las decisiones que tienen que tomarse para sacar a Huelva del pozo en que se encuentra son de tal magnitud y calado que difícilmente podrían tomarse sin Mesa de la Ría dirigiendo el gobierno de la ciudad, con lo que la única opción que barajamos es la de que Huelva cuente con un alcalde de Mesa de la Ría a partir del próximo día 26.

–¿Estarían dispuestos a entrar en el gobierno municipal?

Por supuesto, pero siempre y cuando Mesa de la Ría ostente la alcaldía de la ciudad. La candidatura que presenta Mesa de la Ría está formada por gente de Huelva que cuenta con una trayectoria de más de 15 años defendiendo los intereses de esta ciudad. Tenemos personas, ideas y la fuerza para llevar a Huelva al lugar que se merece y no vamos a defraudar en ningún caso la confianza que se deposite en nosotros, pondremos nuestra palabra y empeño en ello.

–Por último, un tema en el que Mesa de la Ría ha dejado sentir con más fuerza su opinión ha sido sobre el Recreativo de Huelva. ¿Qué hay que hacer con el Recre para que deje de ser un problema que centre el pleno del Ayuntamiento de Huelva?

Para Mesa de la Ría está muy claro, el Recreativo de Huelva, como sociedad anónima que es, y por tanto estamos hablando de una empresa privada, tiene que ser gestionado por manos privadas y con criterios estrictamente empresariales. En nuestra opinión, no es lógico que una Administración Pública como es un ayuntamiento en lugar de gestionar una ciudad tenga que estar fichando jugadores de fútbol. Sin ninguna duda, hay que poner en marcha un procedimiento de venta de las acciones, estableciendo en dicho pliego las condiciones y clausulas necesarias para que el próximo propietario sea un gestor solvente, y que en caso de incumplimiento e sus obligaciones empresariales las acciones regresaran sin coste alguno al Ayuntamiento.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies