Almonte disfruta ya de la presencia de la Blanca Paloma

0

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

La Virgen del Rocío se encuentra ya en Almonte, donde permanecerá hasta la próxima romería, después de recorrer el camino de los Llanos arropada por una multitud de peregrinos que ha superado todas las expectativas. A las 7.25 horas se producía otro de los momentos mágicos de este traslado, en el Chaparral: la camarista quitaba a la imagen el capote y el pañito para iniciar un recorrido por las calles de Almonte que la ha conducido hasta la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, donde ha entrado a las 11.40 horas.

La Virgen del Rocío, cubierta con el ‘pañito’ y el capote, había enfilado a las 21.00 horas el camino de los Llanos. Pero antes, se producía la salida de la Blanca Paloma del santuario, a las 14.45 horas, después de cerca de tres horas de la finalización de los cultos oficiales con motivo de la celebración del conocido como Rocío Chico, momento en que, tras varios amagos calmados por los hermanos camaristas, los almonteños saltaban la reja para coger en hombros a su Patrona, que ha procesionado durante cerca de cinco horas entre ‘vivas’ y salvas de escopetas por las calles del Rocío a la espera del atardecer para partir hacia Almonte.

Como viene ocurriendo durante cada siete años desde 1949, la Virgen del Rocío partía al encuentro con su pueblo vestida con sus galas de pastora. La Reina de las Marismas estrena este año un traje donado por hijos de Almonte y realizado bajo la dirección de José Manuel Vega Morales.

La saya está confeccionada a partir de un antiguo manto, datado del siglo XVIII, cuyo brocado de seda se ha enriquecido con piedras naturales semipreciosas, canutillos y lentejuelas de oro. La característica más singular de la nueva esclavina, diseñada por José María Carrasco Sala es la utilización del tono rosa empolvado, color litúrgico con el que la Iglesia anuncia el Nacimiento de Cristo y su Resurrección.

El tejido del manto ha sido realizado exprofeso para la Virgen del Rocío, cuya seda ha sido tintada en uno de los tonos de la saya por un maestro tintorero en Milán. El sombrero y la lazada están inspirados en los que llevó en la Venida de 1919. Será la primera vez que lleve flores de talco acompañando a las flores secas.

El Pastorcito va vestido de Rey, como hace cien años, rememorando estampas de antaño. El traje es también de seda brocada de mediados del siglo XVIII. Estrenando también un conjunto de piezas de joyería: resplandor, cetro, orbe y zapatitos, diseñados y realizados por José María Carrasco Sala.

Durante todo el recorrido, la Virgen del Rocío ha estado acompañada por miles de fieles y devotos, así como por las ‘abuelas almonteñas’, encargadas de portar los enseres de la imagen.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies