UPyD vuelve a las catacumbas

1

La Lupa

La Lupa

¿Alguien conoce en esta ciudad a Encarna López García de Quirós? Seguramente sí. Pero lo que no está muy claro es que sean los suficientes para avalar su candidatura a la Alcaldía de Huelva al frente de Unión Progreso y Democracia (UPyD), el partido de la ex socialista Rosa Díez. Imaginen ustedes las posibilidades reales que tiene la susodicha si se piensa que existen candidatos como el arquitecto José Pablo Vázquez Hierro, cabeza de cartel de la Mesa de la Ría de Huelva, que lleva muchos años en el candelero de la actualidad onubense pero a quien las encuestas le reconocen un bajo nivel de conocimiento, aproximadamente un 20,9 por ciento. A Damián Rodríguez, el candidato del PA desde hace más de un año, le ocurre exactamente lo mismo y se sitúa en un 22,8 por ciento, lo que además es sumamente extraño dado que la presencia de Vázquez Hierro en los últimos años ha sido mucho mayor que la de Damián Rodríguez. Un dato que puede dar una idea exacta del problema al que se enfrentan ‘alcaldables’ como Encarna López es que políticos con una trayectoria como Pedro Jiménez, número uno de Izquierda Unida, y que prácticamente a diario sale en los medios de comunicación se le reconoce en la última encuesta de Sigma Dos un 57,3 por ciento de conocimiento. Y ese es ya un dato respetable. O sea, que penetrar en el mercado electoral es bastante complicado. Muy complicado. Y UPyD, de la mano Fernando Infante, reconocido jurista con discurso y persona que genera entre la población una notable empatía, lo estaba logrando. Sin embargo, Rosa Díez prefirió tirarlo todo por la borda por la simple razón -vamos a comenzar a llamar las cosas por su nombre- de que no era de su cuerda. A la señora Díez da la impresión de que para que un político, o aspirante a político, le guste es imprescindible que haya tenido el carné del PSOE. De lo contrario parece que le da repelús y opta por saltarse a la torera las más elementales normas democráticas en las que, según ha pregonado hasta la saciedad, se basaba su partido. Y así no hay forma. García de Quirós va a tener ocasión de comprobarlo en sus propias carnes.

Compartir.

1 comentario

  1. Hace falta valor.
    Hace falta valor para encabezar cualquier propuesta, la que sea, más aun si se trata, como es el caso, de la lista de un partido político
    poco conocido en una ciudad como Huelva, donde la bipartidismo chapucero viene siendo seña de identidad desde hace muchos años.
    No conozco a Encarna López, pero el hecho de recibir esta crítica de alguien que tampoco la conoce, ¿o sí?, y que se esconde tras el nombre de La Lupa, me trae a la memoria a doña Rogelia y a Macario.Marionetas
    que se limitaban a mover la boca, mientras el ventrílocuo que las manejaba, cambiaba la voz para que parecieran tener ideas propias.
    Este miedo a lo desconocido tan propio de ignorantes, no es digno de venir avalado por el logo de la Universidad de Huelva.
    La crítica, para ser crítica, debe basarse en el conocimiento, sino sólo es cotilleo.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies