García de Longoria

0

Javier Berrio

[Javier Berrio].

La inclusión de Guillermo García de Longoria en la lista del PP-Huelva para las próximas elecciones municipales, es la consecuencia lógica de un proceso de adquisición, por parte del periodista, de cada vez mayores responsabilidades en la organización. Le recuerdo sobre el año 2000 trabajando ya en el partido como jefe de comunicación.

Yo acababa de incorporarme a la presidencia de la Tribuna de Cultura y al Comité Ejecutivo por la confianza de Curro Pérez, presidente provincial a la sazón y hombre no suficientemente ponderado ni cuidado en la política onubense. De esa manera y durante el tiempo que dediqué a trabajar dentro de ese partido, colaboré en más de una ocasión con Guillermo y fui testigo de la profesionalidad y el cariño con los que realizaba su trabajo dentro del partido. Willy -ese es el nombre por el que le conocemos los que de una forma u otra le somos cercanos, especialmente por su relación con los medios-, siempre ha derrochado simpatía y colaboración.
Los dos años y medio que el periodista ha pasado como portavoz provincial del partido, le han hecho acostumbrarse a la comunicación directa y a entrar en el fragor de la confrontación política. Este aprendizaje le ha dejado bien preparado para convertirse en el concejal de la mayoría absoluta, ya que ocupa el número 14 en la candidatura, justo el de la independencia de cualquier apoyo para el ejercicio de gobierno. Me llamó la atención que el día en el que Pedro Rodríguez presentó la candidatura, él permaneció en su despacho y los informadores le dieron mucho ánimo para que saliera a reunirse con sus compañeros y con los periodistas. Bueno, ya ven, todavía le queda timidez y pudor político a García de Longoria. Ojalá conserve estas virtudes muchos años ya que las echamos de menos en casi todos los políticos.
Pienso que Rodríguez, tan parco en los cambios, ha acertado con esta elección y que ha sido justo ya que, en virtud de los cargos que ostenta dentro de la formación, Willy es un hombre de partido, pero no pertenece a la vieja guardia, sino que representa un caso de cierta asepsia política, de una indudable juventud pero ya muy experimentada por la práctica de su profesión y por la portavocía popular. Creo que García de Longoria realizará un buen trabajo en aquellas responsabilidades que se le encarguen después de las elecciones porque otra virtud que le adorna es la capacidad de trabajo y el compromiso de equipo, o sea, la lealtad y la ayuda para que todo el engranaje funcione unánimemente.
Willy –García de Longoria-, pronto estará en el ayuntamiento de la ciudad y entonces tendrá que elevar esas capacidades y rasgos de personalidad a la administración pública y quizás al contacto con los ciudadanos onubenses. Sólo con seguir en la línea de respetar a todos los seres humanos y de acercarse a ellos, ya habrá hecho buena parte de su trabajo y el resto, el estrictamente político-administrativo, con toda seguridad quedará realizado en tiempo y forma. Ahora, salud y fuerza para seguir mejorando Huelva y a esperar a ver si la cosa queda aquí o se producirán otros movimientos en torno a un año o quizás antes.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies