Lanzada, Estudiantes y Pasión desafían al mal tiempo y hacen su salida procesional

0

Cristo de la Hermandad de Pasión en La Placeta. (Foto: Julián Pérez)

Las hermandades de La Lanzada, Estudiantes y Pasión han realizado su salida procesional este Martes Santo, no sin dificultades debido a la climatología cambiante. La Hermandad de la Salud fue la única que no salió a hacer estación de penitencia en las calles de Huelva. Lanzada y Estudiantes retrasaron sus salidas una hora, a la espera de que dejara de llover, y la única que pudo salir a su hora prevista fue la Hermandad de Pasión desde la iglesia de San Pedro.

La lluvia copiosa durante toda la jornada no auguraba nada bueno para las hermandades del Martes Santo en la capital, pero la mejoría que tuvo lugar a partir de las cinco de la tarde hizo posible que tres hermandades salieran a la calle.

La Hermandad de la Salud tuvo la mala suerte de ser la primera en tener que salir y su junta de gobierno decidió no hacerlo ante el intenso aguacero que acababa de caer. Fue una decisión difícil, pues la hermandad iba a salir a la calle por vez primera. Nuestro Padre Jesús de la Sentencia en su Presentación al Pueblo, tallado por David Valenciano Larios en 1998, tenía prevista su salida del templo a las tres y cuarto de la Iglesia de San Francisco de Asís (Pérez Cubillas). Nuestra Señora de la Salud fue tallada en 1998 en madera de cedro real policromada. El conjunto resulta impresionante porque consta además de seis imágenes complementarias que le dan una sensación de gran viveza y plasticidad. El paso porta a Poncio Pilatos, dos centuriones romanos, Claudia Prócula y un esclavo etíope. Jesús de la Sentencia y Nuestra Señora de la Salud y sus devotos y esforzados hijos del Barrio de Pérez Cubillas, tendrán que esperar, pacientes, un año más a que la ilusión de realizar su estación de penitencia ante la Purísima Concepción, y a que las calles de Huelva escuchen los sones de la marcha compuesta para esta primera salida procesional dentro de la Semana Mayor, se hagan realidad.

Pero se produjo el milagro o el cielo supo escuchar las oraciones y suspiros impacientes de los hijos de Huelva y de los hermanos cofrades. La Lanzada tenía su hora de salida a las seis menos veinte de su casa hermandad en la calle Don Bosco. Fue paciente y esperó, y salió más tarde y finalmente sacó con orgullo su conjunto escultural que sabe conjugar la supremacía del Crucificado o el protagonismo del hecho de la lanzada, de la profunda herida en el costado de Jesús que demostrará el fallo general de su organismo y que el espíritu le ha abandonado. La Virgen de los Dolores, de Manuel Domínguez Rodríguez (1966), que acompaña al Santísimo Cristo de la Lanzada, es la misma que sale el Viernes de Dolores por su barrio, siendo el único caso de palio que hace doblete en la Semana Mayor de Huelva. Nuestra Señora de los Dolores y María Santísima del Patrocinio estrenaron sayas, apareciendo más hermosas si cabe en sus magníficos pasos. La Virgen de los Dolores estuvo acompañada por la Banda Municipal de Aznalcóllar (Sevilla), lo que aún realzó más la sencilla y purísima magnificencia de su paso por la carrera oficial.

El retraso de una hora en la salida de Lanzada y Estudiantes lo primero que provocó fue que esta cofradía entrara la última en la Carrera Oficial, por detrás de Pasión. Esta hermandad mantuvo su hora de salida y no modificó su entrada en Carrera Oficial, por lo que Estudiantes tuvo que esperar para entrar unos 15 minutos.

Estudiantes, que estaba dispuesta a salir incluso si el agua hubiera hecho acto de presencia, fue al final la gran perjudicada por la situación creada, puesto tuvo no sólo que cambiar su orden de entrada en la Carrera Oficial sino su itinerario habitual para regresar a su templo, al coincidir a la misma hora con Pasión en la calle La Fuente. Esta inhabitual situación deparó una imagen insólita, con Pasión  y Estudiantes regresando a sus templos casi en paralelo, los primeros por Madre Ana y los segundos por Pablo Rada.

La cofradía, que realizó su primera salida el Domingo de Ramos de 1949, llevó con solemnidad a sus dos titulares, el Santísimo Cristo de la Sangre, obra del año 50 de Antonio León Ortega y a la Virgen del Valle. De este precioso e inspirado crucificado siempre se ha comentado que es el único que gira su cabeza a la izquierda en el momento de expirar y este años ha sido acompañado por la dulzura musical del Trío del Gólgota. La preciosísima Virgen del Valle, obra del mismo autor, fue bendecida en 1956 en la Iglesia del Sagrado Corazón de Jesús y procesiona en su elegancia desde su barrio de San Sebastián desde 1961, año en el que ya se había instalado en la Iglesia de San Sebastián tras su traslado del Corazón de Jesús el año anterior.

Pasión se negó a retrasar su salida ante el riesgo de lluvia a partir de las doce de la noche. De haber salido una hora después, la entrada del Palio se hubiera tenido que producir a las tres de la madrugada y no a las dos como era lo previsto. Afortunadamente, la lluvia no hizo acto de presencia y las tres hermandades vieron su esfuerzo recompensado por el calor de miles de onubenses que se echaron a la calle.

Pasión, una de las hermandades que levantan más devoción en nuestra Semana Santa. La Cofradía de Nuestro Padre Jesús de la Pasión y María Santísima del Refugio, hizo su salida a las siete y media de la tarde desde su sede en la Iglesia Mayor de San Pedro y caminó con los sones de la Agrupación Musical Virgen de los Reyes. La cofradía de Pasión fue creada inicialmente en razón de su culto al Santísimo Sacramento, siendo el caso que la primitiva imagen era conocida popularmente como “Señor del Sagrario”, según aparece en testamentos y mandas desde el siglo XVII, según cuentan los historiadores de la Hermandad. La imagen del Cristo fue comprada al escultor Antonio Infante Reina y realizó su primera salida en 1938. La escultura de la Virgen fue adornada de sones pasionistas este año por la Banda Municipal de Mairena del Alcor. La talla fue adquirida al mismo autor que Nuestro Padre Jesús de la Pasión en 1941, pero tras su restauración en 1992 se descubrió que su datación era del siglo XVIII. Enorme la belleza de la Virgen del Refugio, en cualquier caso y enorme también la admiración que ambos titulares levantan, por su señorío, en la ciudad de Huelva.

Martes Santo de lluvia, pasión y osadía. Martes en el que se abrieron las cataratas del cielo para hacer de la penitencia de la Semana Santa un sufrimiento aún mayor y acrisolar en la virtud de la paciencia a una hermandad como Sentencia. La Junta de Gobierno de Salud no pudo hacer nada más y actuó con el mejor criterio que se podía hacer. Martes Santo en el que Pasión volvió a concitar la devoción de los onubenses a su paso señorial por las calles de San Pedro y en que la osadía de los cofrades y las Juntas de Gobierno permitieron que disfrutásemos también de la Lanzada y Estudiantes. Y ahora la preparación para un Miércoles Santo en el que según las informaciones a nuestro alcanza, la lluvia también hará acto de presencia pero, quién sabe, tal vez den tregua y nos permita disfrutar de uno de los días más grandes de la Semana Santa onubense.

(Texto: Javier Berrio)

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies