El Recreativo inicia frente al Córdoba el asalto a las siete últimas jornadas del campeonato

0
Recreativo-Barcelona B. (Julián Pérez)

El club espera una gran entrada. (Julián Pérez)

El Recreativo de Huelva comienza a parecerse cada vez más a la Bolsa española y sus acciones para meterse en la liguilla de ascenso de Primera División cobran crédito un domingo y lo pierden al siguiente, o viceversa. Tras el empate del Decano en casa contra el Barcelona B todo parecía perdido con la victoria in extremis del Valladolid frente al Xerez. La distancia se iba a ocho puntos más el gol average particular, favorable a los pucelanos. Pero la victoria en Soria y el empate de los de Pucela reducen de nuevo la distancia. Y vuelta a creer en el milagro y vuelta a subir las acciones en la bolsa de la ilusión de una afición que ve con asombro como el equipo lleva ya once partidos sin perder.

La fortaleza de los albiazules en este tramos final de la liga es brutal, porque no hay otro equipo que lo iguale en cuanto a números, ni en cuanto a juego equilibrado, ni en cuanto a buenas sensaciones. Restan siete partidos, que son 21 puntos en juego. En una liga de tres puntos todo es posible, hasta lo que no lo parecía hace tan sólo una semana.

De estos siete partidos, cuatro son en casa: contra el Córdoba, la Gimnástica, el Alcorcón, y el Granada. Y tres son fuera: contra el Tenerife, el Huesca, y el Villarreal B. A priori el calendario es muy favorable, sólo que se da la circunstancia de que el Decano está sacando últimamente mejores resultados fuera de su estadio que en el Nuevo Colombino.

El sistema táctico de Carlos Ríos es un seguro fuera de Huelva, donde el orden defensivo y la presión acaban ahogando a los rivales. En el Nuevo Colombino la situación cambia porque es el Recreativo el que tiene la obligación inicial de atacar, aunque resulta curioso comprobar cómo se han perdido puntos por empates después de haberse adelantado en el marcador (Rayo Vallecano, Xerez o Barcelona B son algunos ejemplos).

La dinámica actual podría llevar al equipo hasta los 62 ó 63 puntos, aunque especular con los números siempre es fácil sobre el papel e imposible sobre la realidad de los hechos. Tal como dicen los jugadores y el cuerpo técnico, lo mejor es ir partido a partido. El siguiente rival no es otro que el Córdoba, un equipo viene a Huelva con la intención de sellar su permanencia en la Segunda División, después de una temporada en la que los de Alcaraz han estado siempre en la zona templada de la tabla, sin aspiraciones de metas mejores pero sin el agobio de verse cerca del descenso.

La afición cordobesa y el equipo son siempre bien recibidos en Huelva, como el Decano lo es en la ciudad de los Califas, pero eso no quita para que ambos tengan en estos momentos intereses enfrentados, aunque el primer objetivo de ambos es sumar los puntos que les aseguren matemáticamente la ansiada permanencia. Está ahora el Recre más cerca de esa meta, pero los cordobesistas también la tienen a mano y seguro que no van a ser un rival fácil. Nunca fueron fáciles de batir los equipo de Alcaraz y eso aquí en Huelva bien lo saben los aficionados, aunque en el lado negativo esté su escaso bagaje atacante.

De reojo habrá que mirar que hacen otros rivales, como Valladolid o Alcorcón o Xerez, la lucha se presenta encarnizada y seguro que hasta el último partido no se va a decidir quien ocupará plaza de liguilla de ascenso, donde dos plazas parecen seguras para Celta y Elche, otra tiene al Granada como principal candidato y la última tiene no menos de cinco novios en espera.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies