La provincia de Huelva, a la cola en inversiones públicas en 2010, con sólo el 5,5% del total de Andalucía

0

Enrique Figueroa. (Foto: Julián Pérez)

El Círculo de Empresas Andaluzas de la Construcción, Consultoría y Obra Pública (Ceacop) ha presentado en Huelva las cifras que ponen en pie la caída de la inversión en obra pública, en el conjunto de la provincia onubense, por todas las administraciones.

En 2010, Huelva sufrió un recorte importante en cuanto a la inversión del Gobierno en obra pública. En cifras generales, la inversión cayó un 46,3% respecto a 2009. El pasado año, se invirtieron en obras públicas en la provincia 156 millones de euros. 135 millones menos que en 2009. Así, Huelva se sitúa a la cola en cuanto a las inversiones públicas recibidas, ha sido la provincia que menos presupuesto ha tenido en 2010 para obras públicas, un 5,5% de los 2.830 millones de euros que se invirtieron en Andalucía.

Atendiendo al volumen de inversiones en la provincia onubense, en primer lugar se sitúa el Gobierno Central con un presupuesto de 66 millones de euros. Gracias a este presupuesto se han contratado actuaciones donde la más significativa es la estación del AVE en Huelva, licitado por ADIF. A pesar de que el Gobierno Central es el organismo que más ha invertido en Huelva, no por ello la provincia ocupa los primeros puestos de inversiones, todo lo contrario, ya que solo ha recibido un 3,4% del presupuesto del Gobierno Central para Andalucía.

En segundo lugar, por volumen de inversiones públicas en Huelva, se sitúa la suma de los Ayuntamientos y Diputaciones con 54 millones de euros, la mitad que en 2009. A pesar de este recorte, los entes locales han podido salvar parte de la inversión en obra pública gracias a los planes estatales de fomento del empleo, como el Fondo Estatal de Inversión Local (FEIL) y el Fondo Estatal para el Empleo y la Sostenibilidad Local (FEESL). Sin embargo, muchas de las actuaciones financiadas por estos fondos se han limitado a rehacer infraestructuras que ya estaban construidas. Tampoco se han dirigido al mantenimiento del empleo existente, ya que estos fondos han primado las nuevas contrataciones. Ha habido empresas que se han encontrado en la tesitura de tener que despedir a trabajadores en plantilla para tener que contratar a desempleados, con el fin de acceder a estos contratos de obras. Estas nuevas contrataciones tampoco han sido de larga duración, ya que han estado condicionadas por el corto plazo de las obras.

En cuanto a los ayuntamientos, los más inversores han sido, por orden de mayor a menor presupuesto, los de Huelva, Almonte, Palos de la Frontera y Valverde del Camino. Huelva y Almonte, a pesar de tener distinto número de población y de necesidades de infraestructuras públicas, han tenido un presupuesto muy similar (14 millones de euros).

La Junta de Andalucía ocupa el tercer puesto en capacidad inversora en la provincia onubense, dejando atrás el primer puesto que alcanzó en 2009 con 116 millones de euros (83 menos que en 2010).

Para la Junta de Andalucía, Huelva vuelve a ocupar el último puesto, ya que ha sido la provincia en la que menos ha invertido la Junta de Andalucía. Solo el 4,3% de los 771 millones de euros, de la inversión de la Junta en Andalucía en 2010. En comparación con otras provincias, las cifras son totalmente dispares. Mientras que en Sevilla la Junta contrató obras por valor de 252 millones de euros, el presupuesto que ha manejado el Gobierno andaluz para la provincia se ha quedado en 33 millones de euros.

Esta desproporción se ve claramente en ejemplos concretos como las actuaciones para las conexiones del Metro de Sevilla con los municipios de Dos Hermanas y Alcalá de Guadaira, donde la Junta invirtió 80 millones de euros en 2010. Mucho más del doble de lo invertido por la Junta en toda la provincia de Huelva en el mismo año.

Por último, las universidades adjudicaron en Huelva obras por valor de 2,9 millones de euros, de los que 2,5 millones de euros se contrataron con empresas no andaluzas, alejando la inversión de la provincia. Estas cifras realmente hacen daño al sector, ya que a la dramática caída en el volumen de adjudicaciones, se suma la nula apuesta por empresas de la región. Esto no solo asfixia a las constructoras, sino que es una de las causas que explica por qué este año desaparecerán el 30% de las empresas onubenses dedicadas a la obra pública.

Con estos datos, el futuro más inmediato de las empresas de obra pública es totalmente desesperanzador. A la caída de las inversiones se suman otras circunstancias provocadas por la deficitaria situación financiera de la Administración, que merman la salud del sector. El parón de las obras contratadas, las reprogramaciones y la situación de impagos, auguran que antes del final de 2011 desaparecerán en Andalucía 1.800 empresas del sector de la construcción, un 30% de las que actualmente mantienen su actividad. Si en Huelva nos encontramos con 107 empresas clasificadas para ejecutar obra pública, que desaparezcan el 30% significa que cesarán su actividad directa 32 empresas, lo que podemos traducir en más de 2.000 puestos de trabajo entre directos e indirectos en la provincia.

Las obras ejecutadas por los gobiernos central, autonómico y local acumulan un retraso de pagos desde hace años. Aproximadamente, el 25% de lo adjudicado en los últimos 3 años está pendiente de pago.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies