José Luis Heredia (CSIF): “Huelva fue el primer sitio donde se perdió el miedo a gritarle a un político”

0

Jose Luis Heredia, presidente CSIF-Huelva (Foto: Julián Pérez)

(Texto: C.B.V.)      Realidades como la crisis, los recortes salariales o la reforma laboral han dibujado un panorama convulso para los sindicatos. Eso lo sabe bien José Luis Heredia (Córdoba, 1958), presidente en Huelva del sindicato CSIF, que agrupa a buena parte de los trabajadores de la función pública en la provincia. A los funcionarios se les ha acusado de mirar todo esto de la crisis desde una posición de privilegio, pero Heredia tiene claro que uno de los ataques más peligrosos para la sociedad es el que están sufriendo los empleados públicos.

¿Qué es lo que más preocupa a su sindicato en estos momentos?

Ahora estamos centrados en las elecciones sindicales, que todavía no han acabado y en Huelva estamos ganando casi todo lo que es la función pública. Somos mayoría en el Ayuntamiento de Huelva, tanto en funcionarios como en laborales, somos mayoría en la enseñanza, en la sanidad, en la justicia, por delante de UGT y CCOO en todos los sitios. Creo que los empleados públicos han estado pagando la factura del acercamiento de UGT y CCOO con el Gobierno y eso se está reflejando en las elecciones sindicales. A nivel nacional UGT y CCOO han perdido cinco y seis puntos en la función pública y nosotros hemos ganado más de cuatro puntos. A nivel andaluz también hemos dado un empujón grandísimo.

¿El sindicato también está mejorando su representación en la provincia?

Sí, posiblemente por varias cosas. En Huelva hemos sido pioneros en salir a la calle. El 8 de marzo de 2008 ya estábamos en la calle diciendo que había una crisis tremenda y que este sindicato tenía que estar en la calle de la mano que los trabajadores que estaban perdiendo su empleo. Aquella vez no nos escucharon mucho, ningún otro sindicato se hizo eco de esto, sobre todo los dos mayoritarios, que seguían negando la crisis antes que el presidente de Gobierno. También hemos sido los primeros en estar en la calle con todo el tema de la reordenación pública y de la crisis que hay en todo el estado. Fue Huelva el primer sitio donde se perdió el miedo a gritarle y a pitarle a un político y lo hicimos con el vicepresidente tercero, Manuel Chaves, que salió corriendo de Huelva. Eso fue la espita que hizo que se perdiera el miedo y en cualquier acto público institucional del Gobierno la gente estuviese en la calle demostrando su desacuerdo. Fuimos los primeros que le echamos narices y creo que incluso eso fue lo que le costó el puesto al delegado del Gobierno en Andalucía, porque a los 15 días o al mes cesaron a Juan José López Garzón porque sé que había un tremendo cabreo con la falta de previsión y con que el vicepresidente pasara por la puerta del sindicato y no tuviese ninguna protección policial.

¿Al margen de las elecciones, qué centra la atención de CSIF?

Nos preocupa muchísimo la reordenación del sector público y también el tema de los ERE, la crisis y el paro, que es lo más fundamental. La consejera de Hacienda y Administración Pública quiere ahora que las oposiciones se hagan por oposición libre. Nosotros estamos en desacuerdo porque hay mucha precariedad todavía y mucho interino y entendemos que no es un buen momento. Es curioso que ahora venga ella a dárselas de adalid de la limpieza cuando ya ha metido por la puerta de atrás a 30.000 enchufados que tiene la Junta de Andalucía en su administración paralela. Son trabajadores contra los que no tenemos nada pero creemos que tienen que pasar por los filtros que todo el mundo pasa en la función pública, por los filtros de la igualdad, capacidad, mérito y libre concurrencia. Esto de los ERE no hubiese pasado si hubiese pasado por manos de empleados públicos y no de empresas externas porque los funcionarios no tienen ese sometimiento político que tienen otras personas nombradas a dedo por el político de turno. Creemos que están metiendo a todos estos externos en la Junta de Andalucía sin ningún tipo de oposición por el temor y el miedo que tiene el PSOE de perder la mayoría en la Junta con todo lo que está pasando y después del desgaste de 30 años.

Se ha intentado poner a la sociedad en contra de los funcionarios. ¿Ha tenido efecto esta campaña?

Lo han intentado con todas sus fuerzas, con todas sus ganas. La gente al principio pensaba que sí éramos unos privilegiados porque tenemos un puesto de trabajo para toda la vida, que tampoco es así porque en la Administración también hay expedientes disciplinarios. Pero la gente se ha dado cuenta de que esto era una cortina de humo y que hacemos una función importante para que todos los ciudadanos tengamos una calidad de vida mucho mejor. En la función pública están los sanitarios, profesores, policías la Guardia Civil, los funcionarios de prisiones, de aduanas y la de la administración general, todo es fundamental para que la sociedad funcione. ¿Qué queremos una función pública que no sea independiente, que dependa del político, que cuando el político se vaya se tenga que ir? Eso pasaba en la I República, es una barbaridad. Tenemos que tener una función pública totalmente independiente, profesionalizada, que pueda resolver nuestros problemas de una forma no política. Eso es fundamental pero no sólo para los ciudadanos si no para las instituciones porque por las manos de los empleados públicos pasan las subvenciones que se dan a los ayuntamientos, a las personas, los datos privados de cada uno. ¿Eso va a estar en manos de gente que no tienen derecho a tener las potestades públicas? Pero, insisto, no nos negamos a ver las cosas y si realmente se demuestra que hay exceso de plantilla en algún sitio que se diga, que lo discutimos. ¿Pero dónde está ese exceso? A lo mejor hay que compensar el exceso de algún sitio con el déficit de otro lado pero que sea la propia Administración que lo diga, que tiene todos los datos.

¿Los sectores públicos aquejados tradicionalmente de falta de personal como la justicia, la sanidad y la educación están sufriendo más por la crisis?

No va a haber casi contratación. En la justicia hay unos retrasos tremendos. El volumen de trabajo que tiene el funcionario de justicia es tremendo. La gente no da más de sí y sólo se sustituyen las bajas cuando una enfermedad es de larga duración y al mes o dos meses de que se produce la baja y a algunos, no a todos. Y después se quiere que la justicia sea ágil. Muchísimos funcionarios son tan responsables que muchas tardes se quedan a trabajar y eso no se lo paga nadie. Están mal. A los jueces les llevan los papeles para que los firmen en carritos de la compra. Es de cachondeo, es tremendo.

¿Cree que cambiará el panorama con Rodríguez Zapatero fuera del Gobierno?

Entiendo que no va a cambiar nada. Hemos tenido un presidente del Gobierno que ha hecho lo peor que se le puede hacer a un pueblo que es mentirle. Él decía que no había crisis para salvar sus elecciones generales y seguía negando que estábamos en la crisis cuando no hacían más que crecer los desempleados. Estábamos en un 8% de paro cuando este señor entró y estamos en un veintitantos por ciento de paro, con cinco millones de desempleados, que es una cifra histórica en este país. Entiendo que no va a mejorar. La política de ajustes que se ha hecho se ha hecho mal y tarde y, además, hay una falta de credibilidad. En España no se cree en este Gobierno y en el presidente que tenemos ahora mismo, menos todavía. Aquí hace falta un revulsivo a nivel estatal y a nivel autonómico. En Andalucía, por higiene, hace falta un cambio de Gobierno, 30 años de régimen son muchos años. Lo diría exactamente igual si el que estuviese gobernando fuese el PP. Tiene que haber un cambio de gobierno, que la alfombra se vaya sacudiendo porque toda esta corrupción que se está dando en Andalucía se está dando por la tranquilidad que causa que nunca haya pasado nada y que mantengan a tantísima gente en los sitios clave para que no ocurra nada.

¿Están los funcionarios de Huelva peor que los de otras provincias?

Estamos más o menos en la línea pero Huelva siempre ha sido una ciudad de tránsito para los empleados públicos y por eso tenemos mucha interinidad en ciertos ámbitos. Es una ciudad que está por descubrir, una ciudad preciosa, que tiene unos entornos maravillosos y se está a gusto en ella pero tiene un handicap tremendo y es que tiene unas comunicaciones terribles. Aquí nos están engañando todos los días. Todavía estoy esperando que la N-435 esté en Huelva funcionando. Con la guerra política del AVE el PSOE ha estado perjudicando a los ciudadanos de una forma tremenda, porque ellos se han empecinado en derrocar a un alcalde que era de otro signo político y no han mirado que era lo importante y es que aquí tuviésemos unas comunicaciones correctas. Ha ocurrido también con el aeropuerto, que si los puentes de Punta Umbría, todo mentira y para colmo ya, la señora presidenta de la Diputación dice que va a poner un trenecito, un tranvía. Yo no puedo con esto, de verdad.

¿Qué solución ve a todo esto?

Un cambio de gobierno y de signo político. Estoy totalmente convencido, hoy por hoy, es lo que corresponde en España. El Gobierno está gastado, está ya perdido, no tiene sentido y todas las cosas que hace no se las cree, hay una falta de credibilidad tremenda y cuando la gente desconfía no se invierte y no gasta.

¿Cómo ve el panorama electoral para las municipales?

Lo veo convulso. Ahora todo el mundo está en contra de los fosfoyesos, los han cogido como bandera el PP y el PSOE, que hay que quitarlos, que hay que reciclarlos, que hay que ponerles árboles, dos pistas de tenis… Es una poca vergüenza tremenda. Lo que yo quisiera que pasara es que la gente concurriera a las elecciones municipales y autonómicas. Que indistintamente del voto que se tenga que dar, que haya un grado de participación tremenda y que castiguen al que se lo merece y premien al que tengan que premiar pero que concurran y que en vez de quedarnos en ese 50% de concurrencia seamos capaces de llegar al 70 o el 80% aunque voten en blanco, que tampoco es una mala opción y que de alguna forma muestren su desengaño por lo que están haciendo nuestros políticos. Creo que va a haber una concurrencia importante de los jóvenes en el voto y eso es un bueno porque es síntoma de que España se está regenerando muchísimo y eso sería bueno para España y para los españoles.

¿Qué papel cumplen los sindicatos en la campaña política?

Los sindicatos deberían ser entes totalmente asépticos en estas cuestiones pero la realidad no es esa. La realidad es que hay dos sindicatos en este momento que han tenido un acercamiento grandísimo al gobierno y están jugando un papel patético. El problema es que la gente está perdiendo la credibilidad no sólo en los políticos sino en los sindicatos. Los sindicatos tienen que jugar un papel dinamizador de la economía y de los trabajadores, de todo el tema social. Si no existieran los sindicatos sería un problema grave pero la falta de credibilidad está haciendo que la gente deje de creer en las cosas. Por eso están creciendo los sindicatos independientes y sectoriales. Es verdad que nuestro sindicato nace como sindicato de la función pública cada vez más gente de la empresa privada se está acercando a nosotros y estamos encantados de acogerlos, estamos abiertos a que toda la gente que necesite nuestro trabajo.

Pero a CSIF se le vincula con el PP…

Es todo mentira. Yo se lo decía a un dirigente del PSOE de Huelva. No milito en ningún partido político pero tengo mejor relación personal con un determinado partido político. Lo que pasa es que el PSOE sido tan sectario que no ha querido saber nada de nosotros, sólo con UGT y CCOO, y a nosotros nos ha marginado. Yo me relaciono con quien quiere tener una relación cordial con nosotros, con quien no quiere es difícil tener esa relación. Sí les puedo decir que en Huelva hemos muestras más que evidentes de que no tenemos ninguna apetencia política y cuando hemos tenido que denunciar a un ayuntamiento del signo político del PP lo hemos hecho y hemos llegado hasta el Tribunal de Cuentas en muchas ocasiones denunciando a ayuntamientos del PP. Ha ocurrido más en ayuntamientos del PSOE porque son muchos más en Huelva que del PP. A nivel estatal los mejores acuerdos que ha firmado este sindicato los ha firmado con el PSOE. Con el PP nunca hemos firmado un buen acuerdo a nivel estatal, por lo tanto, no sé de qué se nos acusa. El PP tiene un problema y es que el PSOE sí cree en los sindicatos, en la función social de los sindicatos y el PP tiene que aprender mucho más sobre esto.

¿Cuál su relación con UGT y CCOO a nivel provincial?

Con CCOO, antes de que se fuese el anterior secretario general, buena, una relación cordial, y con UGT, absolutamente ninguna, por desgracia, porque el señor secretario provincial se ha dedicado, cada vez que ha tenido oportunidad, a llamarnos todas las barbaridades que ha creído conveniente llamarnos, desde que somos un sindicato de la extrema derecha, que somos un sindicato fascista… Este señor parece que tiene patente de corso para poder decir de nosotros o de quien quiera lo que le dé la gana. Yo creo que las palabras de este señor lo que hacen nada más que descalificarnos, nosotros no hemos entrado nunca al trapo en ese tipo de historias. Sí hemos dicho, y lo seguimos diciendo, que UGT está haciendo cosas que no consideramos que sean las más oportunas para la función pública y que ha estado con el Gobierno de la Junta en cosas que nosotros no participábamos de ellas y creemos que un sindicato no debería hacer pero jamás se nos ha ocurrido decirles que son fascistas ni ese tipo de cosas porque ni entra en nuestro vocabulario ni en nuestra forma de ser, por tanto, que este señor diga lo que quiera.

¿Le gustaría que cambiara esta relación?

Me encantaría. Estoy convencido de que eso sería lo lógico, lo normal y lo recomendable, que todos los sindicatos tuviesen una relación, cada uno, como adversarios sindicales que somos, defendiendo lo nuestro pero con la garantía y con la educación suficiente para tener un trato cordial y amable porque, además, los trabajadores no entienden que los sindicatos se lleven mal y yo estoy de acuerdo. Pero la realidad es que no tenemos trato institucional ninguno.

¿Hay un mensaje de esperanza para los trabajadores?

Lo más importante es que tenemos el primer momento decisivo para el cambio de este país, que es las próximas elecciones municipales. Desde nuestra organización tenemos muy claro que tiene que haber un cambio de gobierno en Andalucía para que haya una regeneración ética y política y que debe haber un cambio político a nivel estatal. Deseo que vayamos todos a votar y que el partido político que gane tenga el refrendo de la mayoría, que eso es muy importante. Creo que este país tiene solución, no es Grecia ni Portugal ni ningún país de los que está rescatando Europa, es un país potente, con mucha sabiduría, tiene un músculo importante en la economía, que aunque ahora está muy deteriorada no es la economía de otros países de nuestro entorno y seguramente vamos a salir adelante pero hace falta que haya confianza y para eso hace falta un cambio de gobierno.

¿Es igual de optimista para el futuro de Huelva?

Huelva tiene un potencial tremendo, unas gentes maravillosas, es una ciudad que ha mejorado muchísimo en los últimos años, que tiene una cara diferente pero es una gran desconocida, ese es el gran problema que tiene Huelva. Cada día suena más Huelva y en cuanto aquí haya unas buenas infraestructuras Huelva será una ciudad de negocios, de eventos, de turismo, una ciudad donde ganaríamos mucho. Huelva tiene mucho potencial y si sus políticos dejan ya la guerra política y empiezan a pensar que hacen falta unas buenas infraestructuras para que esta ciudad crezca Huelva va a despegar de una forma tremenda.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies