EL LABERINTO
Un PP andaluz
[Javier Berrio]

3

Javier  BerrioNo podríamos esperar que el PP-A administre Andalucía de una perspectiva nacionalista. Iría contra se esencia de ser partido de Estado. Pero, sin embargo, si se le podría pedir que lo haga desde el ‘andalucismo’ y que, además, en la campaña electoral reclame también ese voto. En ese sentido, los dos partidos mayoritarios han dado grandes pasos al frente, incorporando a su puesta en escena los símbolos andaluces. Pero pienso que se trata de algo más serio y de mayor calado. Andalucía es una de las cuatro autonomías que marcharon por el artículo 151 de la Constitución y en caso andaluz, con todas las dificultades que la UCD y el gobierno Suárez quisieron colocar en su camino. Creo que si el PP gana las elecciones, sería el momento de que recoja el testigo de un sano ‘andalucismo’ que no dé ni un paso atrás en las conquistas de autogobierno y que profundice o reclame aquellas competencias que a lo largo de la legislatura y con la mejora de la situación económica, se puedan financiar.

Treinta años de gobierno socialista no han supuesto nada especial para Andalucía como entidad diferenciada y leal con el conjunto. Una victoria popular el próximo 25-M es la única oportunidad real de cambio para nuestro pueblo. No hay otra, así que hoy por hoy no pueden caber dudas ni escrúpulos ideológicos y, mucho menos, proyectos provinciales minoritarios que no pasen por la negociación para sumarse a la mayoría antes de las elecciones. Siendo así, lo que cabe pedir al centro derecha de Javier Arenas es que lidere un proyecto de ilusión regeneracionista y de superación de las actuales dificultades con el concurso social de confianza que apoya el cambio y aporta su trabajo y saber hacer a esa causa. Hay que ser conscientes de que las grandes reivindicaciones andaluzas, hoy, pasan por la creación de empleo y de un tejido industrial potente centrado en la riqueza interior, además de por ese otro tejido social de autónomos y de pequeños y medianos empresarios que unido al industrial, configure la primera fuerza de creación de empleo andaluza. Además, ahondar en la modernización de la agricultura para hacerla aún más productiva y competitiva y sin olvidar las infraestructuras tan necesarias en provincias como por ejemplo la de Huelva.

Otra ‘revolución’ pendiente en Andalucía es la Educación y una gestión cultural propia de país moderno y preocupado por lo que ya tiene y es, pero abierto a todas las nuevas corrientes culturales bullentes por doquier. El ultraconservadurismo socialista con el que, en líneas generales, ha sido administrada la cultura andaluza, por medio del amiguismo y de las subvenciones sin fines concretos ni optimización de los recursos culturales, deben desparecer para siempre y ser incluidos en los manuales democráticos de cómo nunca se deben hacer las cosas. El 25-M será la oportunidad de que Andalucía tenga de nuevo una oportunidad de desarrollo integral por medio del cambio desde un régimen político y social de control de todos los aspectos de la vida civil y burocrática, hacia una gestión política y administrativa de tipo liberal y de participación de todo el conjunto de la sociedad.

Compartir.

3 comentarios

  1. Juan Carlos on

    Andalucismo cortijero, Arenas a caballo y los jornaleros silenciosos recogiendo la cosecha, bonita estampa del pasado, Andalucista el PP? aqui cada dia escucho una chorrada nueva.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies