Recursos internos

0

Estéfano Molín, acompañado por la guitarra de Martín Fayos.

(Texto: Bernardo Romero)    El mero hecho de subirse a un escenario tiene un valor que a veces el espectador no alcanza. Tampoco es ese su cometido, pues a un espectáculo se va a disfrutar, a encontrarse con emociones y, en general, cosas bien hechas. Este último viernes estaba anunciada en la Peña Flamenca de Huelva la presencia del cantaor Antonio Borrallo “el Mixto”, que canceló casi a última hora su actuación por problemas de salud. 

La Peña Flamenca de Huelva hubo de tirar de recursos propios para cubrir el vacío dejado por el veterano artista de la calle Los Tumbaos, un cantaor que se hizo un hueco con pundonor y sobrados sacrificios en la capital del reino y al que esperamos ver, en todo caso, pronto por la Peña Flamenca. El caso es que sin tiempo para llamar a otro artista, se decidió que subiera al escenario Estéfano Molín, un joven que, a tenor de lo que rubricó este viernes en la Peña Flamenca de Huelva, está dejando de ser promesa para convertirse en una nueva referencia de los cantes grandes en esta ciudad. Una más. El flamenco en Huelva, desde luego, nunca tuvo un mejor momento. El cantaor no sólo se subió al escenario sino que bordó los cantes grandes y nos entusiasmó cuando, como no podía ser de otra manera, demostró cómo se canta por Huelva.

Y a la guitarra Martín Fayos otro fenómeno que, siguiendo las palabras del presentador del acto, Eduardo Garrocho, a pesar de su juventud está ya dando mucho que hablar en el mundo del flamenco. José Luís Rodríguez, Juan Carlos Romero, Manolo Rodríguez, Antonio Dovao y ahora Martín Fayos cerrando de momento una lista de enormes tocaores onubenses. Habrá más: las escuelas de guitarra siguen funcionando a pleno rendimiento tanto en la peña de la Avenida de Andalucía como en otras de la capital y de la provincia.

Molín empezó con una malagueña de Chacón que continuó con otra de la Trini. Luego verdiales para terminar de dibujar a la cantaora Málaga desde la silla de nea. Entre estos últimos cantes, rondeñas y un fandango de Lucena. El público, lejos de estar sorprendido por que ya conocía el paño – Molín se ha educado en esta Peña con dos grandes cantaores: Ángel Romero y Mario Garrido – aplaudió entusiasmado el fenomenal inicio de Estéfano Molín, pero la noche flamenca no había hecho sino comenzar.

Seguirillas rematadas con el macho de Manuel Molina y llevadas como los ángeles por el guitarrista y amigo con quién tantos escenarios lleva ya recorridos. Dos chavales, pero señores, qué chavales. Y luego por Cádiz: cantiñas, alegrías del gran Pericón y romeras. A continuación nos hizo recordar la manera de cantar de Caracol, pasando luego a unos tientos tangos que fueron desde Pastora Pavón hasta Morente, terminando por Porrinas de Badajoz. Se cerraba una primera parte de una actuación que fue jaleada y aplaudida a rabiar por el entendido público que en un número no demasiado elevado quiso quitarse el frío con el calor de una actuación de altura. En la segunda parte martinetes y tonás (“aquél que tienes tres viñas y el Pueblo le quita dos, que se conforme con una y le dé gracias a Dios”). Ya con el público metido en el bolsillo, deblas y la petenera grande de la Niña de los Peines, cantada con gusto y sentimiento. Estéfano Molín por las alturas y el público, ya entregado, sin dejar de aplaudir. Una caña del Gallina y por fin las soleares de Triana. El final, como ya les comentaba más arriba, fue para los fandagos, que dedicó al recientemente fallecido y presidente de honor de la Peña Flamenca de Huelva, Antonio Toscano.

Del fin de fiesta, con sus maestros Ángel Romero y Mario Garrido, que estuvieron para rabiar por bulerías, ya ni les cuento. También estuvo en el fin de fiesta, como es natural y cantando con su poderío habitual, otra artista grande de esta tierra huelvana, Elena Bellido. Pero de esto no debería yo hablarles ya demasiado, porque lo que tienen que hacer, es acercarse por estos viernes peñeros para entender qué es lo que está pasando en esta Huelva flamenca que nunca estuvo tan bien nutrida.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies