EL LABERINTO
El nerviosismo
[Javier Berrio]

0

Javier  BerrioLas elecciones andaluzas están a la vuelta de la esquina y el partido de gobierno en Andalucía, el PSOE, se desangra en una guerra interna que ni por casualidad ha solucionado el casi improvisado 38 congreso federal. Las espadas están en alto y en nuestro querido sur del sur, las dos facciones en conflicto mantienen el temor de que un varapalo en las elecciones autonómicas deje a algunos de sus líderes sin trabajo ni remuneración, tal como comentan algunas de las personas interesadas en ese juego interno. Las enmiendas echas última hora en las listas por el mismo Griñán para que la descomposición no vaya a más, no van a suponer gran alivio si el PSOE pierde el poder en el feudo más antiguo que el socialismo conserva en el Estado español.

Los de Griñán, que apoyaron abiertamente a Carme Chacón, se cerraron en banda y no estuvieron dispuestos a realizar listas de integración en Andalucía, al menos no en algunas provincias, especialmente en una tan clave como Sevilla. La verdad es que quienes hubieran preferido el congreso tras las elecciones en Andalucía no iban mal encaminados porque, la ruptura interna ya abiertamente escenificada, aún puede perjudicar más las ya exiguas posibilidades socialistas. Tres décadas de poder absoluto socialista ha convertido a esa organización en una maquinaria en la que todas las piezas cobran de la Administración y de sus diferentes instituciones. Sus alargados tentáculos penetran el todo en una tierra que ha dejado de caminar por sí misma debido a la ocupación de la que ha sido objeto durante tanto tiempo. El nerviosismo ha anidado en la estructura del puño y la rosa porque perder el poder, para muchos, es sencillamente, abandonar la única forma de la que sabe vivir y un más que holgado estatus económico y social.

Lamentablemente, el PSOE-A dejó de ser, hace tiempo, un partido al servicio de la sociedad para convertirse en una estructura endogámica de auto empleo. Como ciudadano andaluz que soy y que quiere lo mejor para su tierra, espero que ese partido afronte una profunda catarsis y que se vuelva a definir en sus ideales, en la esfera social a la que desea representar, en una oferta modernizada a los ciudadanos y en una concepción democrática de la vida política, lo que incluye el respeto a todos los medios informativos, aunque sean que son críticos con su forma de actuar. Pero para todo eso `pueda suceder, el PSOE-A primero tiene que pasar a la oposición en Andalucía o, de lo contrario, se verá reforzado en las formas de partido único que el exceso de poder mal ejercido le ha convertido.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies