Guerra silenciosa en el PSOE de Huelva

3

Mario Jiménez y otros dirigentes en la sede del PSOE tras la derrota del 20-N. (Julián Pérez)

(Texto: José Carlos Aguado)  En el PSOE de Huelva las apariencias engañan. El poder monolítico del que alardea la ejecutiva provincial, capitaneada por el portavoz socialista en el Parlamento andaluz, Mario Jiménez, empieza a desquebrajarse ante una previsible derrota en las elecciones autonómicas del 25 de marzo.

Las primeras fisuras se hicieron visibles durante el ‘congresillo’ celebrado el pasado 21 de enero para elegir a los 16 miembros de la delegación onubense que acudirá al trigésimo octavo Congreso Federal del PSOE, que tendrá lugar el próximo fin de semana en Sevilla.

La única lista presentada, encabezada por el propio Jiménez, tan sólo obtuvo un respaldo del 72%, mientras que el 28% restante se repartió entre votos en blanco y nulos. Es decir, de los 260 compromisarios que acudieron al cónclave provincial, 73 decidieron no respaldar la lista oficial y aprovechar esta votación para evidenciar la existencia de una corriente interna que se muestra crítica con la actual cúpula del PSOE de Huelva.

La propia dirección socialista fue consciente de la relevancia de esta “llamada de atención” que ocultó los resultados del ‘congresillo’ en la nota emitida por la Oficina de Comunicación al finalizar la cita. En ella, se informaba únicamente de que la lista oficial y única fue aprobada “por una amplia mayoría”. Ni un solo dato a cerca de votos y porcentajes.

Aún más significativo fue que la relación de delegados encabezada por Mario Jiménez sólo obtuviese el apoyo del 72%, cuando los resultados obtenidos por las únicas listas presentadas en los ‘congresillos’ de Jaén y Granada alcanzaron un porcentaje de respaldo del 89,4% y del 84,92%, respectivamente.

En el seno de la propia ejecutiva provincial ya se empieza a hablar de “guerra silenciosa”, de una pugna interna que aún se mantiene “dentro de las trincheras y fuera de los focos” a la espera de lo que dicten las urnas el 25-M.

“Por el momento no hay un sector crítico organizado ni quienes estén dispuestos a dar la cara y erigirse en unificador de todos los descontentos, ahora toca aparentar ser una piña de cara a las elecciones”, señala a EL MUNDO Andalucía un miembro de la ejecutiva del PSOE onubense.

Algunas de las decisiones tomadas por Jiménez en los últimos meses ha creado un profundo malestar entre un sector nada desdeñable del partido. Entre ellas, la de colocar a su ‘cuñado’ Ignacio Caraballo al frente de la Presidencia de la Diputación de Huelva y poner de secretario de Organización a Jesús Ferrera, un concejal de Punta Umbría con escaso peso político “y carente de méritos”.

“Se está rodeando de los suyos y está dejando atrás a muchos socialistas”, subrayan fuentes del partido, que reconocen que la derrota en los comicios generales y, sobre todo, la pérdida de ayuntamientos como los de Valverde del Camino y Almonte “ha provocado que mucha gente cuestione la forma de llevar el PSOE que tiene Mario Jiménez: él ordena y todos debemos obedecerle”.

Por el quinto

Esta disputa interna y silenciosa tiene abierto otro frente en la confección de la candidatura a las elecciones andaluzas. En la ejecutiva onubense se da por seguro que los cuatro primeros puestos son inamovibles: Mario Jiménez, Antonia Moro, el consejero José Juan Díaz Trillo y Cinta Castillo.

La puga es por ocupar el número cinco, ya que en el PSOE de Huelva existe el convencimiento de que perderán los comicios en la provincia frente al PP, pero se confía en que el reparto de los 11 parlamentarios será de 5 PP, 5 PSOE y 1 IU –actualmente es de 6 PSOE, 4 PP y 1 IU–.

“La ventaja del PP para alcanzar el sexto parlamentario debería ser muy grande y esperamos aguantar el quinto diputado”, confiesa el miembro de la dirección provincial a este periódico.

Para ocupar este quinto puesto de la candidatura hay ‘bofetadas’. Entre los aspirantes, el actual delegado de la Junta en Huelva, Manuel Alfonso Jiménez, quien trata de asegurarse un escaño en la Cámara autonómica por si el PP logra la mayoría absoluta.

Pero no es el único. También se baraja para este puesto al ex alcalde de Almonte y ex senador Francisco Bella, que quedó fuera del Congreso de los Diputados. Así se facilitaría la entrada de aire fresco en el PSOE almonteño de cara a un posible acuerdo con IU para recuperar la Alcaldía y Jiménez se ganaría el respaldo de una de las familias del socialismo onubense más numerosas y combativas.

Compartir.

3 comentarios

  1. la mosca cojonera on

    ZZZsssZZZppp ya se fue, ahora Griñán ¿ comoooorrrr, que leo, apenado me encuentro ? ¿ no contáis con el Cánovas Almonteño, el Azaña, el político de verbo florido, inciso e hiriente, el parlamentario más influyente de todo el parlamento en la cafetería del hospital de las cinco llagas, camarero de Chaves, el “niño del café” le decían? por favor el PSOE pierde en Huelva las elecciones al no contar, entre los cinco primeros, con el nini cafetero, con el de ” y de lo mío que”, con el de primero de económicas Ivancito Martínez Iglesias.

  2. EX-SOCIALISTA on

    Amigo Mario Jimenez. Lo mejor que puede pasarle al PP es poner a Paco Bella de numero 5, de esa forma es seguro que saca el 6º diputado. Paco Bella es gafe.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies