Un informe del jefe de servicio de Pediatría del hospital Juan Ramón Jiménez alerta de las graves consecuencias de los recortes

3

Hospital Juan Ramón Jiménez.

Los recortes que está llevando a cabo la Junta de Andalucía en el sistema público de salud y que aún sigue negando el Gobierno socialista que preside José Antonio Griñán, afectarán de lleno al Servicio de Pediatría del hospital de referencia de Huelva, el Juan Ramón Jiménez ubicado en la capital, según información de José Carlos Aguado en El Mundo.

El SAS ha tomado ya la decisión de prescindir, a partir del próximo 1 de abril, de los cuatro especialistas que trabajan como eventuales en este servicio y que se sumarán a un quinto que ha sido cesado recientemente. Así, de una plantilla compuesta actualmente por 17 pediatras, el hospital de Huelva quedará con tan sólo 13 facultativos, una cifra que pone en “serio riesgo” la atención pediátrica en una ciudad que roza los 150.000 habitantes censados.

De forma paralela, la Junta pretende que de los cuatro eventuales a los que no se les renueva el contrato a final de este mes de marzo, tres de ellos se queden en el hospital, pero para cubrir exclusivamente guardias nocturnas y festivos a través de contratos basura.

Un informe elaborado por el propio jefe del Servicio de Pediatría del Juan Ramón Jiménez, José María Ceballos, al que ha tenido acceso EL MUNDO Andalucía, advierte de las graves consecuencias de estos recortes que tienen como único objetivo abaratar costes a costa de mermar la calidad de la atención a miles de niños onubenses.

Ceballos es muy explícito en su escrito, remitido el pasado 29 de febrero a la Dirección Médica del centro hospitalario. “Evidentemente, desde un punto de vista exclusivamente económico seria más barato mantener un número de 14 pediatras, más tres en jornada diferenciada –guardias–, que los 17 facultativos actuales, aunque habría que sopesar el retroceso en el desarrollo de cartera de servicios y la más que posible inestabilidad en la programación que se produciría por el escaso atractivo y consiguiente precariedad de esta modalidad de contratos en el que solo se puede trabajar en turnos de noche y festivos, lo que imposibilita el ejercicio y desarrollo completo de las especialidad, con perjuicio para los profesionales y para el conjunto del servicio”.

De hecho, según indica en su informe, la reducción de pediatras en el hospital provocará irremediablemente que consultas de especialidades pediátricas sufran “un notable retroceso”, haciendo “insostenible” servicios como el de endocrinología (consulta de diabéticos) o gastroenterología (endoscopias), así como “disminuir la capacidad” en otras consultas como cardiología.

Fuentes hospitalarias consultadas por este periódico, aseguran que a día de hoy no existe personal suficientemente cualificado para atender con garantías varias de estas consultas especializadas a partir del 1 de abril, ya que algunos de los eventuales de los que el SAS prescindirá este mes, y que llevan hasta tres años en el Juan Ramón Jiménez, asumen esa función específica “y, por lo tanto, habrá consultas que se van a quedar vacías de profesional”.

Citas comprometidas

Pero no sólo estos servicios concretos se resentirán como consecuencia de estos recortes de la Junta en la sanidad pública. Ceballos añade en su escrito que la pérdida de médicos “exigirá, además, una reprogramación sobre las citas comprometidas en Diraya donde hay más de 2.500 a fecha fija para los próximos seis meses en consultas concretas, con un incremento paralelo de las de pediatría general, como única manera de poder mantener una programación con el grado de estabilidad que exige esta aplicación corporativa”.

Asimismo, avisa del “impacto” que causará sobre la capacidad docente del servicio, “pues con un retroceso en el desarrollo de especialidades y el descenso de facultativos no sería posible formar promociones de tres MIR anuales”.

A modo de conclusión, el jefe del Servicio de Pediatría del hospital Juan Ramón Jiménez de Huelva afirma que este departamento “va a poder subsistir con una plantilla de menos facultativos que en la actualidad, pero a costa de poner en serio riesgo el actual desarrollo de sus objetivos asistenciales y docentes”.

Tan sólo 24 horas después de remitir este informe, el pasado 1 de marzo, José María Ceballos presentó su renuncia como jefe de Pediatría, renuncia que ya ha sido aceptada.

Niega los recortes

Por su parte, la dirección del hospital onubense negó ayer, a través de un comunicado, que se haya reducido o planee reducir la plantilla de pediatras, al tiempo que garantizó que “la cartera de servicios que se viene ofertando a la población no va a experimentar ninguna modificación ni cuantitativa ni cualitativamente”.

En este sentido, el centro sanitario destacó que “está prevista” la unificación de los servicios pediátricos en la capital gracias a la “alianza estratégica” con el Infanta Elena, a fin de acoger la asistencia sanitaria materno-infantil de la población de las áreas de influencia de ambos hospitales. Para ello, se prevé que las obras de reforma y ampliación del área de Paritorio y de Pediatría del centro comiencen “próximamente”, un proyecto que cuenta con un presupuesto superior al millón de euros.

[Ocho zonas básicas sin pediatras]

Los recortes en Pediatría del Juan Ramón Jiménez agravarán, aún más, la carencia de este servicio que arrastra la provincia onubense, donde el déficit de estos especialistas en atención primaria es “el más grave de Andalucía”, según afirma el propio José María Ceballos en su escrito.

Fuentes sanitarias explicaron ayer a este periódico que ocho de las 27 zonas básicas de Huelva carecen de pediatra, mientras que en muchas otras este servicio lo realizan médicos de familia que también pasan consulta a adultos.

Por ejemplo, Lepe dispone de cuatro plazas de pediatra pero tan sólo una está ocupada por un especialista y en Isla Cristina ninguna de las tres plazas están ocupadas por pediatras con título.

“En cambio, en la provincia de Sevilla todas las zonas básicas cuentan con estos especialistas y la media de pediatras es de tres o cuatro”, recalcan las fuentes, que están convencidas de que el origen de estas diferencias es “una clamorosa falta de planificación, porque no es lógico que haya pueblos donde no hay pediatras y en otros puede que hasta sobren”.

Unido a la carencia de estos profesionales, Huelva es la única provincia de Andalucía que no tiene UCI Pediátrica, lo que obliga a desplazar a los niños menores de cinco años hasta Sevilla en casos extremos donde salvar una vida puede ser cuestión de minutos.

Compartir.

3 comentarios

  1. La fusion estrategica de los Hospitales es sin duda el mayor recorte sanitario en Huelva que propone el PSOE…..y lo que se dispone para Pediatria se extendera a todos los Servicios del Hospital y una puerta de urgencias unica para Trauma ocasionara un caos asistencial con esperas superiores a las 8 horas de media….

  2. Pepe el rojo on

    ¡Que no os enteráis so fachas¡el partido socialista no recorta personal, hace repliegues estratégicos de plantillas

  3. Yo creo que nuevamente estamos ante una nueva confabulación contra el PSOE de Huelva representado en este caso por la dirección del Juán Ramón Jiménez.Un jefe de servicio (topo del maligno PP) que dimite por gusto de su plaza, con el único objetivo de desgastar a los mamporreros de Mario Jiménez en el Hospital Juán Ramóm Jiménez.Me queda claro……….la cara tan dura que tienen no sólo los dirigentes del PSOE sino también sus sicarios en las instituciones

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies