DESDE LA NUBE
Campaña sobre campaña
[Fátima Reyes]

0

Fátima ReyesDesde hace más de un año vivimos una permanente campaña electoral, primero fueron las municipales de mayo y las generales de noviembre de 2011, y gracias a la decisión de Pepe Griñán de disociar por vez primera autonómicas y generales, habremos de acudir de nuevo a las urnas el 25M para elegir el Parlamento Andaluz.

No es de extrañar que el ciudadano esté agotado e inmunizado ante los mensajes políticos, que se cubra con coraza ante al aluvión de punzantes y repetitivas ideas y que tenga sus decisiones lo suficientemente afianzadas, para que pocas cosas puedan a estas alturas hacerle cambiar de opinión. Sin embargo los partidos suelen echar el resto en todas las campañas, como si en una sola batalla se jugaran la guerra de convencer a ese ejército de indecisos.

El gran aliciente de estos inéditos comicios andaluces disociados del discurso nacional, quizás fuese precisamente la posibilidad de hablar sobre nuestra tierra, situarla en primer plano y poner el acento en nuestras cosas, en definitiva, tratar de escuchar por primera vez un debate particularmente andaluz, con propuestas centradas en las cosas que nos interesan aquí y ahora.

No se qué pensarán ustedes, pero particularmente la campaña me está resultando bastante vacua en este sentido y algo decepcionante. Mensajes excesivamente generales, protagonismo de las corrupciones, apelaciones al miedo, a la rebelión y comodines varios de todos los partidos. Pero de propuestas por Andalucía, poco, casi nada diría yo. Llama la atención el paradójico cambio de papeles de las principales fuerzas políticas, mientras que los Populares abogan por progreso y “El Cambio Andaluz”, los socialistas se muestran conservadores y quieren una “Andalucía, por el camino seguro”. Dos estrategias y un único destino, la victoria electoral.

Parece por el discurso, que los socialistas se conforman con conservar su electorado, tarea harto difícil en un momento donde: el fracaso a nivel municipal y nacional, la ruptura interna escenificada en el Congreso de Sevilla, y los lacerantes casos de corrupción que se vienen destapando, enturbian cualquier mensaje que se pretenda lanzar. Tampoco los números de nuestra comunidad, con 1.300.000 parados, un 55% de paro juvenil y los más o menos solapados recortes en temas sensible como educación o sanidad, dejan a los socialistas temas plácidos, y muy escasos aspectos donde la buena gestión les permita agarrarse. Ante este panorama, la llamada al miedo e incertidumbre ante el cambio, reforzado por el desprestigio del rival, encarnado en la figura de Arenas, parecen el único recurso útil para los socialistas a nivel de comunicación.

La imagen de campaña del PSOE sorprende en principio por su tono amable, la presentación humana del candidato en actitud dialogante, con distintos colectivos. Una estética innovadora en la línea de los valores 2.0 de cercanía, diálogo y escucha activa, que enfatiza la apertura a la calle ¿Pero refleja esto la forma en que el PSOE ha gobernado estos años en Andalucía? ¿Puede identificarse este PSOE que pide que sigamos “Por el camino seguro” con un modo de gobernar, a veces calificado de régimen, que dura ya 30 años? ¿Se pueden ver reflejados en la seguridad que anuncia todos los Andaluces, o sólo aquellos que comparten sus ideas? El contrapunto a esta campaña amable, lo ponen ciertos vídeos denuncia contra Arenas, bajo el eslogan “quien no te conozca que te compre”, donde aparece de nuevo el recurrente recurso al miedo a la derecha y a ese supuesto retroceso de los valores de izquierda que los socialistas dicen encarnar. Conseguir retener a los suyos supondría sin duda un gran éxito electoral para los de Griñán.

Los Populares nos muestran sus deseos de Cambio Andaluz. Un cielo iluminado con reflejos de sol, aire fresco y fondo verde esperanza, verde andaluz. Un mensaje muy claro, una estética más tradicional, quizás podría ser de cartelería de hace muchos años y un foco en su líder Javier Arenas, presentado como ese hombre que los populares creen capaz de sacar a Andalucía de ese “Camino Seguro”, en este caso hacía el fracaso y corrupción que encarna el PSOE. La corrupción, es un eje sobre el que los de Arenas han hecho bastante “sangre” en esta campaña ¿Será capaz esta estrategia de ilusionar, o si no al menos persuadir a los votantes indecisos o que antes pudieron dejar caer su voto al centro izquierda? Si bien en muchos de los vídeos de campaña se da protagonismo a numerosos baluartes del PP andaluz, alcaldes, diputados o parlamentarios, se centra demasiado la atención en un líder, Javier Arenas, que ha sido tantas veces blanco del desgaste continuo y el descrédito de la izquierda, aunque esto bien es verdad, que entra dentro del sueldo como suele decirse, pero puede crear ciertas reticencias en los nuevos votantes del PP que vienen de la izquierda.

IU, UPyD y los Andalucistas pueden ser los grandes contenedores donde se depositen de un lado el voto más extremo o de otro, el más centrado, pero ambos decepcionados de las dos grandes formaciones. Todo parece indicar que no serán meros convidados de piedra y que se pueden colmar sus expectativas gracias al hastío que cierta parte del electorado muestra ante lo que ya se ha bautizado en las redes sociales como #PPSOE, o en castellano antiguo “tanto monta, monta tanto”.

“Rebélate”, Andalucía, con más fuerza, es una llamada al votante más de izquierda, ofrece una “verdadera” alternativa desde la ideología de izquierdas más convencida y activista y soslaya por completo el evidente papel de socio del PSOE que IU podría representar, en caso de que el PP no consiga mayoría absoluta como indican algunas encuestas. IU pretendería ser esa bisagra que obligue al PSOE a “izquierdizarse”, valga el palabro y limpiarse de corruptelas.

Por su parte el partido de Rosa Díez, podía ser el beneficiario de los votantes menos escorados del PSOE, menos probable veo que consiga hacerse con los del PP, que muestran una férrea fidelidad del 90% a sus siglas, según desvela una encuesta del diario La Razón publicada ayer. En cuanto a los andalucistas, las escasas posibilidades que le otorgan las encuestas, hacen que su visibilidad en esta campaña sea muy reducida.

Sólo las urnas serán capaces de poner luz a la bondad de las estrategias de comunicación desplegadas por los distintos partidos en liza. Puestos todos las piezas en el tablero, sólo queda saber quién pondrá en jaque a quién, y eso afortunadamente en una democracia, lo decidirá el pueblo soberano.

Fátima Reyes

Directora de Prólogo Creativo

Comunicación y marketing

@FatimaReyesD

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies