El PAN, un club de plata que nunca dejó de ser escuela (1972-2012)

0

Plantilla y cuerpo técnico del Pedro Alonso Niño.

Pedro Alonso Niño fue un marino moguereño que participó como piloto en el primer y segundo viaje de Cristóbal Colón hacia América. En homenaje a él se le puso su nombre a un colegio de Moguer, que a su vez fue origen y sirvió como denominación a un club de balonmano que el próximo lunes cumple 40 años. En ellos que ha ido navegando para abrir camino como referente de este deporte en Huelva hasta ser un insigne club en el contexto andaluz y nacional. El Club Balonmano Pedro Alonso Niño es en la actualidad un modelo a seguir por cómo ha mantenido la tradición de cultivar generaciones y generaciones de jóvenes deportistas, su ejemplar gestión económica, y su crecimiento y evolución deportiva.

Mientras otros equipos han tocado la gloria de manera efímera y se ha visto obligados a desaparecer, el club moguereño, a base de humildad y esfuerzo, ha ido dando pasos lentos pero seguros, siempre más hacia adelante que hacia atrás, para ir alcanzando cada vez cotas mayores. Su tradición de cantera, donde los jóvenes adquieren valores sociales a través del deporte, sigue viva y eso ya es un triunfo coronado por un primer equipo que buscar ser de Plata de nuevo para poner en valor esa escuela que da sentido a toda una entidad y llena de orgullo a un pueblo.

El más antiguo de la elite

Actualmente el PAN Moguer busca regresar a la División de Honor Plata, segunda máxima categoría nacional y de la que disfrutó hace tres temporadas, siendo el club andaluz más antiguo de los que sobreviven compitiendo en la elite. El único equipo Asobal de Andalucía es el BM Antequera, fundado en 1994; un escalón más abajo están Ángel Ximénez (1984), Pozoblanco (1987) y ARS Palma (1993) y en Primera Nacional está el Cajasur Córdoba (1977). El histórico Algeciras Balonmano, de 1966, desapareció, así como otros grandes como Almería, Rochelambert y Universidad de Granada.

El próximo 19 de marzo se cumplen 40 años del primer partido oficial que disputó el Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer, fecha que quedó remarcada como el punto de partida de su ya dilatada andadura. Entonces en la Ciudad Deportiva el denominado Moguer OJE se enfrentó al Club Tajamar de Huelva en la Ciudad Deportiva, paso con el que se fueron formando sus escalafones inferiores. A ellos se sumaron con mucha ilusión chavales que desde la edad alevín hasta la absoluta dieron vida a un proyecto que hoy día goza de una excelente salud siendo fiel a sus señas de identidad, además de prestigio y respeto.

Origen en el colegio

Un año antes, en 1971, el deporte del balonmano echó raíces en Moguer gracias a una Cátedra Deportiva impartida por la Delegación Provincial de Educación Física y Deporte en el Colegio Público ‘Pedro Alonso Niño’, y promovida por la Delegación Provincial de Educación Física y Deporte. De esta semilla surgieron varios equipos que el entonces profesor de Deportes del Centro, Francisco Díaz Olivares, puso a cargo de Ventura Vivas Olivares, quien acordó constituir el club con un amplio grupo de jugadores formados en canchas de cemento.

Como resultado de la dedicación e ilusión puesta por aquel grupo de pioneros deportistas el PAN Moguer fue acumulando títulos provinciales y en la campaña 1975-76, logró el ascenso a la recién creada Primera División Nacional, en Dos Hermanas (Sevilla), éxito al que también aspiraron Figueroa de Córdoba, U.A.Ceutí, C.BM. Pacense, Dos Hermanas y CBM Melilla. Pese al buen material humano con el que contaba el club la falta de infraestructuras e instalaciones complicó su camino en su nueva categoría y tuvo que ejercer de local en instalaciones como el Pabellón Cubierto de Chapina en Sevilla o el Pabellón Cubierto de la Universidad de Granada y posteriormente por fin pudo jugar en la provincia en el Polideportivo ‘Las Américas’.

El primer equipo acabó descendiendo nuevamente a la categoría provincial, pero los conjuntos que crecían a su estela fueron coleccionando títulos regionales y nacionales, que fueron la antesala de un importante retorno del equipo principal a la categoría de plata en la temporada 80-81, disputándose los partidos en el Pabellón Andrés Estrada de Huelva, Palos de la Frontera e incluso en Nerva. Sucesivas temporadas de gran balonmano se vivieron entonces, incluyendo un ascenso frustrado a División de Honor ante el Caserío Vigón de Ciudad Real, hasta que la falta de recursos económicos y de instalaciones propiciaron tiempos difíciles.

El Zenobia y un torneo Decano

En 1991 los anhelos de la localidad se vieron cumplidos con la inauguración del Pabellón Cubierto “Zenobia” de Moguer bajo la alcaldía de Francisco Díaz Olivares, el maestro que introdujo la práctica del balonmano, que contó con la participación del Barcelona. Entonces el conjunto azulgrana participó en la nueva instalación dentro del Trofeo Internacional de Balonmano ‘Ciudad de Moguer’, que se inició en 1974, siendo el más antiguo de los torneos nacionales, recuperado el pasado año en el homenaje a Guillermo Sierra.

En los últimos años el conjunto amarillo se ha convertido en un clásico de la Primera Nacional, en la que ha permanecido casi ininterrumpidamente compitiendo por diferentes objetivos. Sucesivamente el equipo fue logrando la permanencia con mayor suficiencia y en los años más recientes se permitió el lujo de aspirar como recompensa a su trabajo al ascenso de categoría. Finalmente fue en la temporada 2008-09 en la que con Fernando Castelló en el banquillo se logró en una fase de ascenso disputada en Torrelavega dar el salto a la División de Honor Plata. En el ejercicio siguiente descendió por una escasa diferencia de puntos y la pasada campaña quedó eliminado de la posibilidad de ascender en la fase disputada en Gijón tras una temporada espectacular. En la presente temporada, ya está clasificado para atacar de nuevo este objetivo después de batir numerosos récords, siendo uno de ellos las 14 victorias consecutivas que logró desde el arranque del campeonato.

Paralelamente a la andadura del club en la pista, Moguer se ha significado tanto por el desarrollo del balonmano playa, donde el torneo que se disputa en Mazagón desde 1996 ha alcanzado una gran relevancia en el contexto nacional, como por el recorrido realizado por varios jugadores formados en su cantera, que han engrosado las filas de diferentes selecciones autonómicas y nacionales y clubes de la talla del FC Barcelona, Valladolid, Puleva Maristas, Maritín de Tenerife, etc, siendo el exponente más importante ahora mismo el portero internacional José Manuel Sierra.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies