La cárcel de El Acebuche cataloga a los acusados de asesinar a Miriam como “internos de características especiales”

0

Momento en el que, tras el funeral, introducen el féretro en el coche fúnebre en presencia de los familiares. (Julián Blanco)

Jonathan Moya, autor confeso del asesinato de la pequeña Miriam, y Raúl Ríos, su presunto encubridor, están en el módulo de ingresos de la cárcel de El Acebuche de Almería a la espera de ser asignados a una galería en la que no corran peligro tras ser catalogados como internos de características especiales. El protocolo que están siguiendo los responsables del centro penitenciaria pretende evitar que sufran agresiones por parte de otros presos ya que los hechos que se le imputan son de máxima gravedad y también han generado gran alarma en el interior de la prisión.

De momento permanecerán en la situación que actualmente se encuentran hasta el día 2 de enero, jornada en la que se llevarán distintos análisis y evaluaciones para tener una idea clara del riesgo al que se enfrentan los dos internos. El objetivo es mantener un control permanente sobre ellos, por lo que lo más previsible es que sean destinados a un módulo con baja población recluso. Asimismo, sobre todo en el caso de Jonathan Moya, se le aplicará un protocolo antisuicidio.

Familiares portan el féretro con los restos de Miriam al interior de la parroquia de San Juan Bautista. (Julián Blanco)

La juez de guardia, titular del número 3 de Instrucción de la capital, Ana Belén Vico, dictó auto de prisión sin fianza y comunicada para los dos detenidos por el secuestro y muerte de la pequeña Miriam. Jonathan Moya, de 25 años y autor confeso del crimen, y su amigo Raúl Ríos, de 25 años y a quien se le imputa encubrimiento. En concreto, a los dos se les acusa de un delito de asesinato y a Jonathan Moya, otro de detención ilegal.

Ambos imputados ingresaron en la cárcel almeriense de El Acebuche a las 15.40 horas del sábado tras prestar declaración ante la jueza en la Ciudad de la Justicia de Almería.

Jonathan Moya, que era compañero sentimental de la madre de la pequeña Miriam, secuestró a la pequeña -según él mismo confesó posteriormente- el pasado 20 de diciembre.

Su localización y detención se produjeron la tarde del pasado jueves y fue esa misma noche cuando la Guardia Civil localizaba el cuerpo del bebé en una balsa del término municipal de Abrucena, en el Paraje del Campillo, dentro de una bolsa en la que también había piedras.

Jonathan Moya González en la imagen de portada de su perfil de facebook.

La autopsia se realizó durante la mañana del viernes en el Instituto de Medicina Legal de Almería y determinó que Miriam no falleció ahogada en la balsa, apuntando a un traumatismo cráneo encefálico como causa de la muerte.

No obstante, se han remitido muestras del cuerpo del bebé, que fue enterrado el pasado sábado en La Palma del Condado, al Instituto de Toxicología de Sevilla, para determinar el momento exacto de la muerte de la pequeña, pues los resultados de la autopsia no son concluyentes en cuanto a la fecha y los forenses estiman -según fuentes de la investigación- que podría haber fallecido entre dos y cinco días antes del momento en que la hallaron en la balsa.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies