Victorio y Luchino respaldan la cabalgata de Linares de la Sierra

0

Los vecinos de Linares de la Sierra han vuelto a sorprender con sus escenas.

(Texto: Javier Moya Rufino) La Cabalgata de Linares de la Sierra ha vuelto a sorprender a la multitud de visitantes que han pasado por sus calles a lo largo del recorrido formado por casi veinte escenas. Una cabalgata sorprendente si tenemos en cuenta que más de la mitad de los habitantes de este pueblo, unos 300 en total, han participado en las escenas y organización. Con casi total seguridad se puede decir que ha sido la cabalgata con más afluencia de público de la historia. Durante más de una hora no dejaban de venir personas para abarrotar las calles donde se ubicaban las escenas. Un año más con la presencia de los conocidos Victorio y Luchino.

Una labor llevada a cabo por la asociación cultural Sierra de Picachanes, un colectivo dinámico y participativo durante todo el año y que ha conseguido que la cabalgata sea con gran diferencia el evento más multitudinario para Linares pese a sus escasos quince años de vida.

Como es habitual cada 5 de enero el recorrido ha sido diferente, ya que la asociación siempre elige distintas calles para que los rincones, zaguanes, entradas, portales y cuadras no sean siempre los mismos, y a su vez, potenciar la implicación de todos los vecinos. Este año un recorrido algo más corto que otros años y con más zona de huertas que otros años.

En los montajes participan vecinos de todas las edades.

Todo empezó cerca de las seis de la tarde en la calle Real, acceso principal a Linares e inicio del recorrido, y que contaba desde bien temprano con muchas personas a la espera de ver las diferentes escenas.

Sin lugar a dudas uno de los años, seguramente el que más al ser también sábado, con mayor número de visitas a esta cabalgata. El inicio era una auténtica marea humana que poco a poco se fue difuminando a lo largo del recorrido, pese a que por algunas calles debido a su estrechez era difícil pasar y la paciencia era la nota predominante.

Por supuesto los continuos diálogos y conversaciones entre conocidos era una constante. Jóvenes, mayores, niños pequeños, amigos, familiares, conocidos, miembros de la asociación, algún foráneo y la mayoría chicharreros formaban las escenas. Entre ellas la clásica posada, el nacimiento o la carpintería sin olvidarnos de mercados y un sinfín de paisajes bíblicos con una realidad y esmero inigualable.

Durante el itinerario son muchos los que con cámara en mano quisieron inmortalizar algún detalle sorprendido ante lo que veían sus ojos. Por supuesto han sido habituales las charlas y conversaciones entre escena y escena con conocidos y amigos para finalmente llegar todos a la plaza de la Fuente, como centro de reunión.

Allí ofrecían de forma gratuita y ante la voluntad económica de los presentes ricos buñuelos, pestiños y un calentito chocolate. Al inicio del recorrido también había otro puesto similar. Y por supuesto la Estrella de Guía, representada por la joven vecina Lourdes, era el colofón a un recorrido apasionante después de unas veinte escenas donde la vida del conocido como “Belén de la Sierra” ha recordado tiempos pasados.

El recorrido de las escenas fue seguido por cientos de visitantes.

La gran preocupación de nuevo ha vuelto a ser la gran acumulación de vehículos para un pueblo tan pequeño, aunque gracias a la colaboración del Ayuntamiento y la labor de varios voluntarios los coches estuvieron bien aparcados a lo largo de la travesía, fincas aledañas que se han adecentado para la ocasión y los terrenos del polígono industrial. La paciencia también fue fundamental para el buen discurrir de los coches por ambos cruces de Linares y poder aparca donde se cupiera.

Tras el cierre de las escenas para que los figurantes participaran en la cabalgata, pasadas las ocho de la tarde, tuvo lugar la salida de SS.MM los Reyes Magos, tres vecinos Juan Ignacio, Evaristo y Antonio (Melchor, Gaspar y Baltasar respectivamente), desde la centenaria Plaza de la Fuente para saludar a toda una multitud allí congregada. Muchos caramelos fueron tirados durante una hora por las calles más céntricas para después en la iglesia de San Juan Bautista provocar otro momento ansiado por los más pequeños; la entrega de juguetes a cada uno de ellos siendo nombrados de forma personal.

 

 

 

Ningún niño presente en Linares se ha quedado sin juguete ni ser nombrado por los mismos Reyes Magos para la sorpresa e ilusión reflejada en sus rostros.

Y para finalizar como guinda a una noche mágica actuó el coro local Ecos de la Sierra.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies