EL LABERINTO.
El Estado roto.
[Javier Berrio]

1

Javier  BerrioEl presidente del gobierno y su vicepresidenta dicen que el ejecutivo ha encargado un informe jurídico para definir las consecuencias que una inacción ante la declaración soberanista del parlamento catalán podría tener en el futuro. De chiste. Como si esas consecuencias no tienen que ser sobradamente conocidas por
el gobierno; como si el documento, en todas sus variantes, no debería haber sido conocido por el gobierno y sus posibles consecuencias antes incluso de su aprobación. ¿A cuento de qué y a estas alturas, un poder central que actúa como si no estuviese sucediendo nada en una de las comunidades autónomas más significativas del Estado, viene a contarnos que pide informe para conocer las
consecuencias de ese documento? ¿Se habrá enterado el presidente del gobierno en qué consiste gobernar y aplicar la constitución, como contestó en su día a pregunta formulada por Rosa Díez en sede parlamentaria, que haría en el caso del secesionismo catalán cuando fuese necesario, o no tiene claro por las turbias aguas que navega? ¿Va a esperar el Sr. Rajoy a que algún país ignoto del contexto internacional reconozca a Cataluña como Estado independiente?

Rajoy no sabe por donde coger este asunto y tiene pavor a que la contestación social en Cataluña, caso de ser contundente, aumente aun más la base social del proyecto por la independencia. Por eso, cualquier movimiento en este sentido, debería ser pactado con la oposición y tener más aspecto de medida de Estado que sencillamente gubernamental. Pero la verdad es que las sentencias del Tribunal Constitucional no se cumplen en Cataluña, que el Sr. Mas hace todos los feos que puede a la jefatura del Estado y a los miembros del gobierno; que las sentencias en Andalucía sobre las agencias que la Junta de Andalucía creó para contratar irregularmente a casi 30.000 personas, tampoco se cumplen y etc, etc, etc…

El Estado está roto, en descomposición, porque mientras hay partes que se quieren ir sin respeto a las leyes vigentes y el gobierno no manifiesta la mínima capacidad de reacción y no muestra la menor fuerza para hacer cumplir las leyes y las sentencias judiciales en los territorios, hay desgobierno y anarquía política e institucional en algunas comunidades. Sabemos que a Rajoy no le sobra el “nervio político”, pero por mucho que diga que no quiere pasar a la historia como el presidente que permitió la ruptura del Estado, se le ven pocas ideas para reconducir la actual
situación sin dejarla ir a callejones sin salida.

Fíjense Vds. que yo que soy partidario de la federación e incluso de la asimetría si eso trae la paz entre las comunidades con gobiernos en rebeldía y el conjunto del Estado, de ninguna manera estoy dispuesto a aceptar que se estén tomando medidas al margen de la ley vigente y que el gobierno central, cuyo deber es defender y garantizar el cumplimiento de esas leyes, no tenga capacidad para proporcionar mecanismos de vuelta a la normalidad. Será después de eso cuando
tengan que iniciarse reuniones entre todas las partes y partidos políticos para alcanzar acuerdos políticos mayores, pero mientras tanto, estricto cumplimiento de las leyes. La sensación que yo personalmente percibo en una situación tan comprometida como la actual, es la del Estado roto, el Estado que se disuelve ante la incapacidad del gobierno central y de las Cortes Generales

Compartir.

1 comentario

  1. Cinta Zambrano Ruiz on

    El comentario de mi estimado amigo Javier, es bastante agudo y peliagudo diría yo. No se si decir que no tema por el Estado Roto o si debo decirle a al Sr. Berrio de que tiemble.
    En esta España, volcán dormido, las cosas se desajustan hasta que estalla la caldera del volcán. Cuando estalla, se disparan todos los caballos de Atila por doquier. Mientras que los secesionistas del Sr. Mas (sin acento), vean que van a menos, pisoteados por esos caballos de Atila, representados por centauros acorazados y con cadenas-orugas por cascos, y cuyos belfos son las bocachas de los cañones, entonces, solo entonces habremos arrinconado a los Rajoy de turno (politicos, politicastros y politiquillos) y estaremos sometidos durante algún tiempo a un intervalo a la “Griega” de los coroneles. ¡Claro, que para entonces, no existirá un Estado Federal, ni asimétrico, ni Comunidades Autónomas imposibles de mantener su desmedida voracidad de despilfarro, duplicidades, triplicidades y atrocidades administrativas y esta Constitución pasará a la historia como un jalón de nuestros sueños imposibles, y las cárceles se deberían llenar de chupópteros y bailaguas de salón, políticos en desgracia. ¿Qué es lo que respetará nuestro volcán dormido, Javier?

Reply To Cinta Zambrano Ruiz Cancel Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies