El jurado declara culpable al acusado por el crimen de Ayamonte

0

Tras varias horas de deliberación, hay veredicto por el crimen de Ayamonte. El jurado popular ha declarado a J.M.M.A. culpable de asesinato, por la alevosía del crimen, con la atenuante de confesión de los hechos, como solicitaba el Ministerio Fiscal, desestimando la petición de la acusación particular -sobre el ensañamiento- así como las de la defensa (embriaguez, y trastorno mental transitorio), según informa Rosa Font en http://pagina3huelva.es/.

A partir de ahora, la condena queda en manos del magistrado presidente de la sala, Francisco Martín Mazuelos, que tendrá que dictar la sentencia y concretar la pena, que oscilará entre un mínimo de 15 años a la solicitada por el fiscal, 16 años y 6 meses.

Durante la mañana del martes se desarrollaba la segunda sesión del juicio en la Sección Segunda de la Audiencia.

A pocos metros del presunto asesino, en la segunda bancada de la zona destinada al público en la sala de vistas de la Audiencia de Huelva han tenido que oír con todo detalle cómo y en qué condiciones perdió la vida Antonio, Desde el jurado popular, más de uno de sus componentes miraba sin pestañeo a esa bancada, en la que se sentaban la madre y dos hermanos de la víctima.

En la segunda sesión del juicio que se sigue en la Sección Tercera de la Audiencia contra J.M.M.A. por el brutal crimen de Antonio, han declarado en la sala (en persona o por vídeo conferencia) los peritos que han participado en la investigación.

Los forenses que practicaron la autopsia al cadáver de la víctima para conocer las circunstancias de la muerte han afirmado que sufrió un ataque “sorpresivo” y que cuando recibió los primeros golpes (de una decena que lo destrozó hasta dejarle “el rostro irreconocible”) Antonio se encontraba sentado sobre la cama. A partir de ese momento cayó hacia atrás. La misma versión de la muerte han dado facultativos del Instituto Nacional de Toxicología que analizaron la ropa que llevaba puesta Antonio aquel día.

Según los forenses, la víctima no tuvo oportunidad de defenderse, por el carácter sorpresivo de la agresión y por una elevada ingesta de alcohol que lo llevó a “un estado de obnubilación” y a la indefensión ante una agresión externa.

Junto a su letrado, cabizbajo y de reojo, el acusado miraba la pala que supuestamente utilizó para asestar los golpes mortales mientras un agente judicial la mostraba a los peritos para que confirmaran o no si era compatible con las heridas y lesiones encontradas en el cadáver. La respuesta fue positiva.

La sangre encontrada en la pala, en la ropa de la víctima y en las manos del acusado era la mima, han constatado los peritos de la Guardia Civil.

La acusación particular solicita la pena máxima, 25 años, por un delito de asesinato con alevosía y ensañamiento y una indemnización para su madre de 123.000 euros.La Fiscalía reclama para el acusado una condena de 16 años y medio de cárcel, así como una indemnización para la madre de la víctima de 74.300 euros por los daños morales causados por la pérdida.

Por su parte, la defensa pide dos años y medio de prisión, contemplando atenuantes de la adicción al alcohol, trastorno mental transitorio y su inmediata puesta a disposición de la Guardia Civil tras golpear a su compañero.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies