EL LABERINTO.
Esperanza Aguirre.
[Javier Berrio]

1

Javier  Berrio¿Por qué está Esperanza Aguirre fuera de la política institucional? ¿Por qué se reservó, sin embargo, la presidencia del partido en Madrid? ¿Sabía algo de lo que podía venirle al PP encima con el caso Bárcenas, inscrito en el más amplio caso Gürtel, o sólo pretendía una posición desahogada para seguir representando la crítica ante las políticas de Mariano Rajoy? ¿Es para ella más fácil enfrentarse a Ana Botella, alcaldesa por rebote y por contactos pero que, pienso, nunca obtendría el refrendo de los ciudadanos madrileños? ¿Por qué despliega Esperanza Aguirre banderas al viento cuando fue acusada de espionaje en la Comunidad de Madrid y llegó a decir que los recortes de Mariano Rajoy se quedaban cortos?
La ex presidenta de Madrid ha escenificado demasiados momentos de enfrentamiento con Rajoy, o Ruiz Gallardón, por ejemplo y creo que tampoco ha disimilado en exceso sus pretensiones de presidir el partido en España y, por qué no, ocupar la presidencia del gobierno. En momentos de máxima crisis institucional, Aguirre no se pone al servicio del presidente, sino que le critica sin ambages, pide la dimisión de la ministra Mato, se enfrenta a la alcaldesa de Madrid y lo más espectacular, realiza una apuesta por la regeneración y las listas abiertas. Quienes hemos venido observando sus movimientos a lo largo del tiempo, no podemos ni mucho menos creer que Aguirre pueda ser adalid de la democratización del régimen español –tan siquiera lo ha intentado dentro de su partido-, ni nos puede parecer casual su ausencia de responsabilidad institucional en estos momentos. El suyo parece un camino perfectamente trazado para en su momento y si las cosas se ponen peor para Rajoy, postularse como salvadora del partido e incluso del gobierno, lo que en cierto modo ya ha hecho con ese proclama de “aquí estoy yo”.
Aguirre es ambiciosa y ha sido frenada ya en demasiadas ocasiones. Me parece que el menor empeoramiento de las circunstancias del presidente sería aprovechado por la ‘cazatalentos’ para profundizar en su acercamiento a las estructuras de poder. En Madrid no le faltan apoyos, en España tiene bastantes seguidores y en un momento aún más crítico que el actual, los muchos descontentos dentro del PP podrían dar el salto de apoyo a la presidenta del PP madrileño. Alguien como ella, que no duda en su elección ultraliberal en lo económico, apuesta ahora por elegir aquello que quieren los ciudadanos, no lo que ella misma pueda creer más conveniente. Esto último la pone en la línea del populismo, como le está pasando a otra mujer que se ha aprovechado del régimen durante muchísimos años. Rosa Díez, y ahora también se apunta a la refundación del Estado.

Compartir.

1 comentario

  1. Cinta Zambrano Ruiz on

    Javier, mucho debe saber Esperancita, como la llamaban en casa cuando llevaba coletas con lacito azul. Mucho debe saber, insisto, cuando dejó la Presidencia de la Comunidad de Madrid para retomar su plaza de funcionaria (estaba en excedencia), confirmar dicha plaza (no sabemos cuales han sido sus frutos en su nueva comparecencia como funcionaria) y volver a pedir otra excedencia (¡Me supongo!) para volver a una Empresa Privada dedicada a la búsqueda de talentos. Pero no ha cesado como Presidenta del PP de Madrid. Es lista. Se asegura cuando menos su pensión como funcionaria del Estado. ¿Pero quién nos asegura que mañana vaya a usar su talento, bueno su Ego y su Talento, usando el trampolín de Presidenta del PP de Madrid, para que en un futuro Congreso, acaso Extraordinario de su Partido (aunque su “verdadero” Partido es el PP de Madrid y aquellos otros Barones y Baronesas de los otros PP que se quieran sumar a su carro) se postule, como tú te barruntas, como salvadora del PP?. Pues la tarea se la están poniendo fácil. Ayer el dimitido Sepúlveda, ex de Ana Mato, fue invitado a formar parte del paro. Patada en el trasero, ¡vamos!. Esperancita conocía semejante paradoja (y estaba hasta el moño). Ana Botella, vive a la sombra de un ex-Presidente de Gobierno, que todos conocemos, y el caso Arena se le ha metido en los ojos “políticos” y por último, el que fuera la cara amable de la progresía, no acierta con su reforma Judicial y le han crecido los enanos con esto del Comité Olimpiada 2016 y los más de 120.000 € “abonados” a Noos, léase Urdangarín. Rajoy está en la cuerda floja (visto por los votantes del PP) pues no da la talla, al menos la talla que se le esperaba, y no parece que quede otra esperanza que la Aguirre. Viendo pasar el tiempo…como la Puerta de Alcalá.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies