Moguer rinde homenaje al sacerdote Antonio Flores

0

Homenaje al sacerdote Antonio Flores.

Coincidiendo con el I aniversario de la muerte del sacerdote moguereño Antonio Flores Díaz, el Ayuntamiento de Moguer le rindió el pasado viernes un sencillo homenaje en reconocimiento a sus más de tres décadas de trabajo y entrega hacia los demás.

El Alcalde de Moguer Gustavo Cuéllar presidió el pasado viernes el acto de homenaje al Padre Antonio de Moguer con el develado de un azulejo que luce ya en la fachada de su casa natal. El primer mandatario local estuvo acompañado por familiares y amigos del religioso, miembros del equipo de gobierno y representantes de la Orden Franciscana de la Cruz Blanca y de la Orden de los Capuchinos en las que profesó el moguereño.

Durante su intervención Gustavo Cuellar insistió en que el objetivo de este reconocimiento público, ‘es mantener vivo el recuerdo y el ejemplo de Antonio’, y proyectar ‘la desbordante humanidad de una persona que se enfrentaba a los problemas y a las dolencias de sus enfermos con una vitalidad y una fortaleza verdaderamente admirables’. ‘Esta generosidad’, continuaba Cuéllar, ‘la pudimos también disfrutar sus vecinos a los que tan cercano se sintió siempre Antonio, que era capaz de levantar el ánimo y sacarnos una sonrisa incluso en los momentos y situaciones más complicados’.

La hermana del desaparecido fraile tomó la palabra para agradecer al Ayuntamiento este bonito gesto de cariño y respeto hacia su hermano y agradeció la presencia de los familiares, amigos y vecinos que a título personal se sumaron a este sencillo pero sentido homenaje, dedicado al que fue por encima de todo un buen hombre.

Antonio Flores Díaz fue un moguereño ejemplar, una persona siempre cercana y dispuesta a ayudar a los demás en todo momento, que hizo gala durante toda su vida de una gran humanidad hacia los más desfavorecidos, a cuyo cuidado y atención se dedicó en cuerpo y alma durante casi tres décadas.

Tras ordenarse como sacerdote capuchino, un sueño por el que estuvo luchando toda su vida, Fray Antonio de Moguer redobló más si cabe su contacto con el pueblo que lo vio nacer, al que siempre se sintió profundamente unido por sus vivencias, afectos y devociones.

El azulejo que luce desde este pasado viernes en la calle Cristóbal Colón fue bendecido por el párroco de la ciudad José Manuel Raposo, quien participó también en este sencillo homenaje que Moguer tributó a su paisano, una persona que nos brindó el ejemplo de una vida honesta y entregada al servicio de los demás, y que merece sin duda que su recuerdo perviva entre los moguereños y moguereñas que tanto lo quisieron y a los que tanto quiso él.

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies