Opinión: ‘El Patio de Monipodio’

0

(Texto: Nacho Fernández)  Ante los últimos acontecimientos que conmueven a la sociedad y están poniendo en peligro incluso los pilares de nuestra incipiente democracia y nuestra credibilidad ante los mercados internacionales, la Unión Sindical Obrera (USO-Huelva) quiere condenar sin paliativos todas estas injusticias sociales que tanto están afectando a la confianza ciudadana en las instituciones.

Vivimos en una etapa en la que el mundo laboral está retrocediendo a situaciones de principios del siglo pasado, donde se están pidiendo esfuerzos a los trabajadores y por ende a la ciudadanía en general, que no se corresponden en absoluto con el pésimo ejemplo que están dando los partidos políticos y la cúpula empresarial, con sus casos de corrupción o sus declaraciones mediáticas.

Casos como Gurtel, Bárcenas, Campeón, los ERE de Andalucía, Pallerols, Palau de la Música y las cuentas de la familia Pujol en Cataluña o el caso Noos que salpica a la propia Casa Real, proyectan en el extranjero un escenario de novela picaresca, propio de La Corte de los Milagros o El Patio de Monipodio.

Mención aparte merecen los escándalos de Díaz Ferrán y Arturo Fernández en la CEOE, que unidos a las desafortunadas declaraciones del presidente de los empresarios, Joan Rosell, ponen en solfa la credibilidad del mundo empresarial, no solo en el ámbito nacional, sino también en el internacional. Todo esto tiene su reflejo especular en nuestra provincia con las declaraciones del señor Ponce, a la sazón hoy en día todavía presidente de la FOE y vocal de la junta directiva de la CEOE. Este señor debería dimitir inmediatamente o ser cesado por sus electores o por el órgano rector competente. Pero claro, viendo el comportamiento de sus equivalentes a nivel estatal, no es de esperar que lo haga. En este país nadie o casi nadie dimite y así nos va.

Por su nefasta gestión se rescatan bancos, con nuestro dinero, en cuyos consejos de administración se sentaban políticos y sindicalistas cobrando escandalosas remuneraciones. Desde 2007 se acepta la dación en pago a las constructoras en quiebra mientras se le niega a los ciudadanos, dando lugar a dramas familiares que acaban en la ruina e incluso en el suicidio.

Desde USO-Huelva exigimos una profunda regeneración de las instituciones, tanto políticas como económicas y empresariales, no excluyendo de ella al mundo sindical. La ciudadanía debe recuperar la confianza en ellas. Creemos en la honradez de la mayoría de políticos, empresarios y sindicalistas y entre todos, que somos mayoría, debemos dar un golpe de timón y acabar de una vez por todas con toda esa lacra que tanto está perjudicando a nuestra sociedad.

Hay que abrir las ventanas para que se ventile este país. El tufo de corrupción e impunidad debe desaparecer, no vale con aplicar leves toques de desodorante para camuflarlo y esperar a que nuestra pituitaria se acostumbre al hedor a podredumbre, que ya es insoportable. No vale ya el poner parches para que todo continúe igual, el clamor social lo está demandando urgentemente. Debemos, entre todos, frenar la precipitación al abismo en la que está sumiéndose este país, para que los ciudadanos recuperen la ilusión y la esperanza, para que nuestros jóvenes, pilares de nuestro futuro, crean que sí que hay alternativas y no se planteen como único recurso la emigración. La incertidumbre y la desazón están frenando la inversión y el consumo y por consiguiente la recuperación económica.

Este país no necesita ya de cuidados paliativos que lo único que hacen es prolongar el estado agónico de su enfermedad, necesita una profunda cirugía que, extirpando el mal de raíz, le devuelva la necesaria salud y la esperanza en su recuperación, y lo necesita inmediatamente. Necesitamos dirigentes con ideas, como recambio de la mediocridad que rige nuestros destinos. Los partidos políticos se han convertido en sectas que piensan más en perpetuarse que en el propio bienestar de los ciudadanos. No dejan de aflorar casos de empresarios que se han dedicado más a la especulación y el pelotazo que a crear empleo y riqueza, mientras hay sindicatos que despiden a sus trabajadores, aplicando una ley que previamente han denostado. Si no se aplican soluciones para reforzar los cimientos, resquebrajados por el peso de tanto lastre, nuestra ya tambaleante democracia acabará por desmoronarse y retrotraernos a situaciones totalitarias nada deseables.

Desde USO creemos firmemente que hay políticos y empresarios con imaginación para aplicar soluciones, menos traumáticas que las que se están aplicando, para sacar adelante este país. Y opinamos que el mundo sindical debe volver a sus orígenes y dedicarse a lo que define la propia etimología de la palabra, la defensa y protección de los trabajadores, lejos de dependencias partidistas y de incursiones en el mundo empresarial.

(Nacho Fernández es Secretario Provincial de RRII y Comunicación de USO-Huelva.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies