EL LABERINTO.
Oh, Ratzinger. Oh, Benedicto.
[Javier Berrio]

1

Javier  BerrioBenedicto, casi con las maletas hechas durante el cónclave, no pudo marchar a su Baviera natal porque el Espíritu Santo (la voluntad de los purpurados enclaustrados en cónclave), decidió hacerle papa. El antiguo prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe aceptó, obediente, en la conciencia de que se iba a convertir en siervo de la grey y que sería pontífice de tránsito. Pero estas cosas uno las ve con el tiempo; me refiero a nosotros mismos. Ahora, decidido a abandonar un papel para el que no se ha visto arropado por el Sacro Colegio Cardenalicio, se ve obligado a la clausura que se le impone dentro de la fortaleza vaticana y no en su Alemania natal, junto a su hermano, como era su deseo.

Es verdad que el Papa, aunque ya alejado de esas responsabilidades, seguirá siendo Santo Padre u obispo emérito de Roma, si no ambas cosas simultáneamente. También es cierto que tendrá que ser muy protegido, y quizás eso sea difícil fuera del Vaticano, pero desde nuestra distancia reflexión, uno también tiene la sensación de que a su Santidad se le condena al encierro vigilado. Benedicto ha sacado los pies del trasto y no se ha conformado con la dirección que se ha querido imponer a su ministerio. El hombre que apostó por la caridad (el amor) y la verdad desde su primera encíclica (“Caritas in veritatis”, “La caridad en la verdad”), ha topado con aquellos que han entendido que ni ese amor ni aquella verdad son convenientes para su forma de entender la administración de la iglesia católica.

Si Benedicto XVI ha sido de verdad un papa de transición es algo que está por ver. No sabemos qué rumbo tomará a partir de aquí la organización romana, pero si como todo parece indicar va a seguir el camino conservador que ya impuso el Beato Juan Pablo II, Ratzinger no ha supuesto transición nada más que a la profundización en la autoaniquilación católica. No quiero decir que la iglesia romana vaya a desaparecer tan fácilmente porque es una enorme maquinaria de poder y está muy bien instalada en grandes territorios del planeta como Iberoamérica. Pero también se me ocurre que seguir profundizando en el divorcio entre la doctrina y moral oficiales y el pensamiento y práctica europeos, puede poner en difícil equilibrio la relación entre la curia y los creyentes y puede ser imprevisible qué camino tomen los últimos. La falta de liderazgo entre los críticos de la iglesia oficial no tiene por qué ser permanente y si alguna vez surge quien les dirija,
todo sería posible, incluido el cisma en cualquier momento del futuro.

Ratzinger ha dicho no a quienes han querido impedir que se limpie la iglesia de los casos de pederastia y de la oscuridad en las finanzas ambrosianas. Ratzinger se atrevió a hablar del preservativo en los casos de peligro de contagio de enfermedades, pero la curia sigue
entendiendo las cosas de otra manera. Mientras tanto, la grey católica, especialmente la más joven y mejor formada, no puede entender por qué los prelados piensa de esa manera y se preguntan dónde están realmente. Ratzinger, Benedicto ha sido honesto consigo mismo y con el Dios al que decidió servir hace tantos años. El gesto de abandono de sus funciones que tanto le ha
humanizado, además le ha dignificado ante los ojos de muchos. Ante los míos, desde luego, y me felicito por ello, porque alguien en estos tiempos que corren ha sido capaz de actuar en consecuencia con su conciencia.

Compartir.

1 comentario

  1. Cinta Zambrano Ruiz on

    Estimado Javier: He leido unas tres veces tu artículo.
    El Papa Benedicto XVI renuncia “porque dice que está cansado”.
    Hay muchas conjeturas relacionadas con esta renuncia. No sé si algún día sabremos esta verdad más toda…toda la verdad sobre su renuncia. No voy a hacer ningún augurio (adivinar cosas acaso “Divinas”con la ayuda de los dioses paganos). Simplemente voy a esperar a que se manifieste otra vez El Espíritu Santo en el próximo cónclave. Pero antes creo que deberían hacer exorcismo sobre el lugar del cónclave. ¿Tú que crees?.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies