1.254 pacientes requieren anticoagulantes orales en la Sierra

0

Los centros de salud adscritos al Área de Gestión Sanitaria Norte de Huelva han realizado, a lo largo del año pasado, labores de asistencia y seguimiento a un total de 1.254 pacientes en tratamiento con anticoagulantes orales, gracias a la existencia de este programa en el ámbito de la atención primaria.

Tradicionalmente, para acceder a esta clase de medicación, que va destinada a enfermos con patologías cardiacas y a aquellos con especial riesgo de sufrir trombosis y embolias, los pacientes tenían que desplazarse hasta su hospital de referencia, en este caso el de Riotinto, algo que ya no es necesario al haberse extendido esta actividad a la cartera de servicios propia de los centros de salud.

Los anticoagulantes orales son fármacos que retrasan la coagulación de la sangre, impidiendo la formación de trombos o coágulos en el interior del corazón y en los vasos sanguíneos en aquellas personas que están afectadas de enfermedades que les predisponen a ello. Este tratamiento supone un gran avance en la prevención y tratamiento de la patología tromboembólica, considerada la principal causa de ingreso hospitalario, invalidez y fallecimiento en la segunda mitad de la vida. No obstante, es una terapia que a su vez lleva consigo efectos secundarios como la aparición de hemorragias. Por ello, un control exhaustivo y la realización de análisis periódicos son una garantía del efecto adecuado de la medicación.

En la actualidad, todas las unidades de gestión clínica en atención primaria del Área Sanitaria Norte de Huelva desarrollan este programa, para lo cual se han dotado de coagulómetros, unos aparatos que, a través de una simple gota de sangre extraída de la yema del dedo –la denominada técnica de punción seca-, reflejan el nivel de coagulación en la sangre que presenta el usuario, de forma que el profesional sanitario adapta la dosis del tratamiento.

Antes de que se produjese la descentralización de este servicio asistencial a los centros de salud, los pacientes tenían que acudir cada cuatro o seis semanas a su hospital de referencia para someterse a los análisis de control. Ahora, son los profesionales de atención primaria los que realizan, según las necesidades de los usuarios y su margen terapéutico, estos seguimientos periódicos con el objetivo de comprobar la respuesta al tratamiento farmacológico por vía oral y el nivel de coagulación de la sangre. En función de los resultados obtenidos en estos análisis se determina o no la modificación de la dosis administrada al paciente, que únicamente tiene que acudir al departamento de Hematología del hospital para la indicación e inicio del tratamiento.

Mejoras en la accesibilidad

Desde hace más de una década, el Servicio Andaluz de Salud (SAS) incluye el programa de anticoagulación oral en su cartera de prestaciones de primaria, lo que ha supuesto una notable mejora en la accesibilidad de la población diana a la asistencia.

En esta misma línea, dentro de las mejoras planteadas para el cuidado a estos pacientes, progresivamente se han adquirido también coagulómetros portátiles con vistas a la vigilancia de las personas cuyo estado de salud les impide abandonar sus domicilios.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies