Apresurado cierre del día más grande de la Semana Santa de Huelva

0

La Esperanza camina junto a un mar de onubenses ya adentrada la noche.

Lo que era una jornada brillante en el Miércoles Santo de la Semana Santa de Huelva se ha visto deslucida por la presencia de lluvia sobre las nueve de la noche. Fue a esa hora cuando comenzó a caer un primer aguacero, corto y de mediana intensidad. Las hermandades han continuado inicialmente impasibles, a la espera de que se produjera una mejoría y no hubiera ningún inconveniente más.

La Virgen de la Esperanza rodeada por una multitud en la carrera oficial durante el Miércoles Santo.

Sin embargo, sobre las nueve y media volvía a caer nueva lluvia (muy poca) y las previsiones empeoraban y anunciaban lloviznas débiles, con lo que la Hermandad de la Victoria tomaba la decisión, a las diez menos cuarto de la noche, de regresar a su templo por el camino más corto. Prendimiento y Santa Cruz, sin descomponerse en ningún momento, han aligerado su paso para regresar a sus respectivos templos.  Y la Esperanza hacía lo propio, saliéndose antes de la carrera oficial. El regreso antes de la hora prevista no ha impedido que Huelva haya vivido una extraordinaria jornada de Miércoles Santo.

Y si las salidas fueron multitudinarias no menos masivas fueron las recogidas, especialmente las de la Victoria y Esperanza. El fervor cofrade de Huelva ha quedado de nuevo de manifiesto.

El paso del Prendimiento enfila las calles de la barriada del Carmen. (Celia HK)

Hasta las nueve de la noche todo había transcurrido con absoluta normalidad con la salida a la calle de las cuatro hermandades: Prendimiento, Victoria,  San Francisco y Santa Cruz. Las dos primeras en salir fueron las de Prendimiento y Victoria, a las que se unía la hermandad de San Francisco. Nubes en el cielo pero sin riesgo de lluvia por entonces y la ilusión plena para poder asistir a una intensa jornada de Semana Santa.

Salida de la Victoria de su templo. (Espínola)

La Victoria en interior de su templo. (Espínola)

Salida de la Hermandad de la Santa Cruz. (J.C. Barambio)

La lluvia ha hecho acto de presencia, aunque no de forma tan importante como para afectar el discurrir de las cuatro hermandades. (Celia HK)

La Victoria a su paso por el Barrio Obrero, que lleva su nombre.

La jornada de este miércoles se presentaba plena de amores marianos desatados en la ciudad de Huelva con la presencia en las calles de la capital de las vírgenes Victoria y Esperanza. Media Huelva se vistía de verde Esperanza en las nostalgias marineras de San Francisco mientras la otra mitad se volcaba en el Polvorín con la Victoria, degustando todavía las mieles de su Coronación Canónica. Ha sido su primera salida en Semana Santa tras ser coronada.

Máxima expectación para ver salir la Hermandad del Prendimiento. (Celia HK)

El hermano mayor de la Victoria, Luis Parrales, que se estrenaba en el cargo esta Semana Santa, era el encargado de dirigir las primera palabras a los costaleros de la Hermandad. Palabras de emoción, de sentimiento y de fervor.

Además, desde el Carmen volvía a sorprendernos el andar valiente, sin titubeos, de la Hermandad del Prendimiento. A estas tres hermandades se unía más tarde la Hermandad de la Santa Cruz, que desde el Molino de la Vega se asomaba a la plaza de la Merced para ver salir el cortejo fúnebre del Señor de la Providencia. La salida de la Cruz se demoró sólo unos minutos sobre su horario oficial debido a que momentos antes pasaba el Prendimiento por la plaza de la Merced.

Las entradas en carrera oficial se produjeron con gran solemnidad y gran puntualidad, a pesar de la presencia de la lluvia. La Virgen de la Esperanza entraba en carrera oficial a las diez en punto de la noche, tras una levantá dedicada a las hermandades del Martes Santo que no pudieron salir por el mal tiempo.

Con buen tiempo, con mal tiempo o con regular tiempo, Huelva vivió un día de tradición y juventud. Una tarde y una noche, de vítores, saetas y silencios.

Laa recogidas de los pasos de las cuatro hermandades fueron apresuradas. Después de las 10 de la noche comenzó a lloviznar, incluso a llover con algo de intensidad en determinados momentos, lo que hizo que los capataces aceleraran el paso camino hacia sus templos. Y hay que decir que dirigieron a sus cuadrillas con maestría y tomaron las decisiones acertadas: a las 12 de la noche todas estaban en las iglesias y los hermanos podían respirar tranquilos: tenían a salvo sus devociones y sus patrimonios.

El Miércoles Santo ha dejado claro que es el gran día de la Semana Santa de Huelva. Victoria y Esperanza, Esperanza y Victoria, mueven a miles de personas que literalmente toman las calles de la capital durante sus recorridos. La pasión es en esta jornada sobresaliente. Y se refleja en los rostros de todos. Las dos hermandades más representativas del sentir mariano onubense vivieron momentos emotivos en la plaza Niña ante las Hermanas de la Cruz, punto de gran belleza cofrade.

La Victoria ha vivido en 2013 una salida muy especial después de la Corononación Canónica por parte del obispo de Huelva, José Vilaplana, y también porque es el primer año como hermano mayor de Luis Manuel Parrales, que contó con el apoyo del alcalde de la ciudad, Pedro Rodríguez, y del párroco del Sagrado Corazón de Jesús, Miguel Fuentes, en el multitudinario discurrir del paso por el Barrio Obrero. En la salida se vivieron momentos muy emotivos tras recordar el capataz, Enrique Izquierdo, a dos personas ausentes de su cuadrilla tristemente fallecidas, Pepe Gutiérrez y Julio Márquez.

La Hermandad de la Esperanza tenía asimismo puestas además grandes perspectivas en la salida de este año porque era la presentación de la imagen en las calles tras la restauración que ha llevado a cabo en los talleres de Nuestra Señora de la Almudena de Madrid.  Además también ha sido la última estación de penitencia con José Ortega como hermano mayor.

La Hermandad del Prendimiento ha dejado claro este año que es una de las grandes hermandades de Huelva y que su presencia en el Miércoles Santo es un referente para el mundo cofradiero onubense. Su buen hacer, su seriedad, su sobrio y ordenado discurrir por las calles de Huelva han convertido a la hermandad de la barriada del Carmen en una de las más admiradas. Dejó impresionantes estampas en su recorrido. Y levantó pasiones cuando salió desde dentro de la iglesia acompañada por las marchas de la banda.

La Santa Cruz, con su silencio y acompañada del fervor de su barrio, también ha hecho que el Miércoles Santo gane en esplendor y profundidad. Dejó estampas de gran belleza en su salida de la catedral

(Amplio reportaje gráfico en la parte superior de esta información)

 

 

 

 

 

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies