Martes 09 de Agosto de 2022

DESDE MI VENTANA: ¡AGUA VA!
¿De Palma a Estrasburgo?
[Aurelio Pino Domínguez]

0

Aurelio Pino DomínguezEl caso Urdangarín, es decir lo que este Duque tocó y convirtió en oro cual Rey Midas, parecía que iba a ir por la vía normal, es decir, que el Juez iba a imputar a todos los Socios Fundadores y que aún permanecen como únicos Socios de esas sociedades que nunca debieron existir (eso es lo que creo que estará pensando hoy Su Majestad).

Pero eso, lo de imputar a todos los Socios, quedó en el aire. Y es justo aquí donde de verdad empezó un pulso “a muerte” entre el Duque y su socio Torres. El Juez, con buen criterio, imputó también a la señora de Torres, por ser socia según creo, pero no aplicó el mismo criterio para imputar a la señora del Duque, es decir a la Duquesa de Palma, que si es socia (en todo con su ahora denostado Duque) y propietaria de diversos apartamentos en Palma de Mallorca y el Palacio en Pedralbes. Igualmente propietarios de cuentas en paraísos fiscales, según se apunta en la Instrucción Judicial.

Es decir, posible conocedora de dichas propiedades y de esas inversiones en paraísos fiscales. No entro en el origen del dinero para adquirir los inmuebles, que para eso está el Sr. Juez, ni tampoco en esos depósitos de dinero fuera de España a hurtadillas de Hacienda. En todo caso, cuando algún día se sepa la verdad…oficial, se oirán por doquier los comentarios. Ahora de momento, parecía que las cosas irían por el camino que deberían haber ido desde el principio, pues se llegó a citar a Dª Cristina Federica como imputada para personarse a declarar en el Juzgado el día 27 de abril. Pero no, el Fiscal, nada menos que el Fiscal, se opone a tal osada acción de su Señoría el Juez, e interpone el recurso que resuena hasta en el Palacio de la Zarzuela para acallar las quejas que como padre ha expresado Su Majestad. La alegría del populacho dura poco en este convento, llamado España. El Juez decide estudiar dicho recurso del Fiscal, dejar sin efecto la citación y se pronunciará pasado unos días. Sigue el suspense, y es que nos gusta el suspense más que un plato de chocos fritos.

Ahora viene la duda de que si los “correos” estaban contaminados, al igual que aquella Peña Carnavalera del “Choco Contaminao”, ¿la recuerdan?…pues esto va un poco de Carnaval o de las Fallas. Pongamos que el Juez tira “palante”, pues a lo mejor coge una baja por enfermedad, como la Juez Alaya, pero muy larga….y va y se jubila. Vuelta a empezar.

Que el Juez archiva la citación de la Duquesa, pues no coge la baja, continúa con el caso y por fin Sentencia. En esa Sentencia, se lleva una “corná” la señora de Torres, pues apelación al canto hasta el Supremo. Que el Supremo, mantiene la “corná” a la señora de Torres, pues ya no queda otro recurso que al Constitucional, que le gusta quitar la razón al Supremo, más que nada por incordiar, como pasó con Bildu y ahí los tienes en las Instituciones como si fuesen demócratas. Que el Constitucional, por aquello de no desairar a Su Majestad, corre la mano y da por buena la Sentencia del Supremo…..


Pero el abogado del socio de Urdangarín, el Sr. Torres, quedará muy escocido con lo resuelto, y no digo nada como iba a quedar el Sr. Torres y su señora, escocidos y “corneaos”, por lo que con toda seguridad recurrirán a Estrasburgo, con el beneplácito de todo el populacho y entonces si que saldrán hasta en los Tebeos de Corea del Norte, es un decir. Escándalo asegurado. Después ya no sé lo que vendrá, pero estaré al tanto, aunque esto puede durar……..hasta la próxima coronación de D. Felipe o más, como decían Manolo y Benito.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies