El capitán del PAN Moguer, Alejandro Millán, se retira tras 24 años en el club

0
Alejandro Millán, capitán del PAN Moguer.

Alejandro Millán, capitán del PAN Moguer.

Un deportista se mide por sus estadísticas y las emociones que produce cuando entra en acción y Alejandro Millán Gómez tiene matrícula de honor en ambos aspectos. Es el legado que deja el capitán del Club Balonmano Pedro Alonso Niño de Moguer, una pieza clave en la época dorada del equipo que tras 24 años ligado al conjunto amarillo decide poner fin a su carrera alcanzada la treintena. Todo corazón y nervio sobre la pista, explosivo y temperamental, técnico y veloz, pura dinamita, ‘Alejandro Magno’, el 10, cierra una etapa engrosada por más de un millar de goles de diferente factura, incontables contragolpes, fintas, piruetas, saltos, vuelos sin motor desde el extremo, robos, asistencias… que sumaron victorias, aplacaron derrotas, encendieron las gradas y conquistaron a su gente. Todo ello en minutos y minutos de esfuerzo máximo, un tiempo de juego pleno de intensidad, un puro espectáculo consagrado a la ambición y la autoexigencia. Pero sobre todo Millán encarna honestidad y compromiso en la pista, tanto en ataque como en defensa, siempre peleando a muerte, sano o lesionado. El pequeño de 6 años que comenzó a jugar con el balón colecciona ahora 24 años de carrera, 12 temporadas en Primera Nacional y una en División de Honor Plata, siempre de amarillo.

 

– ¿Qué le ha llevado a tomar la decisión de retirarse?

– Ha sido una decisión difícil, muy meditada y con motivos suficientes para tomarla. Físicamente me encuentro bien, aunque la rodilla derecha está al límite, pero siendo optimista, fortaleciéndola y dándole descanso podría rendir al máximo unos años más. En la faceta mental, de ilusión y ganas, es donde no estoy preparado, por lo que siempre tuve claro que sí no estaba al 100% en todos los ámbitos dejaría de jugar, ya que soy muy exigente conmigo mismo.

 

¿Le ha pesado una temporada tan dura como la ya cerrada?

– Sé qué la temporada pasada, a pesar de las dificultades, tuvimos un año muy bueno, ya que estuvimos luchando hasta el último partido por la fase de ascenso, pero por otro lado, fue también muy muy dura, debido a las sanciones, lesiones y la falta de jugadores en muchas partidos de la temporada. Saber que tienes que jugar lesionado porque no hay otro por ti es duro, ya que sabes que el rendimiento no será el más alto y eso va en detrimento del equipo. En el ámbito personal, considero que tuve un rendimiento óptimo y me entregué al máximo de mis posibilidades.

¿Cómo ha encajado el club su retirada?

– El ex-presidente Manuel Manuel me trasmitió que aún tenía balonmano que enseñar y demostrar y me animó a continuar un año más, pero también me dijo que respetaba mi decisión. Fui el único que estuve durante los 7 años de su mandato, y considero que en líneas generales fue un presidente que cumplió con creces su cometido, se entregó en cuerpo y alma por el PAN y fue capaz de buscar recursos donde no los había para el bien del equipo y del club.

¿Cuáles son los mejores recuerdos que se lleva?

– Pues principalmente el año de ascenso de Primera Nacional a División de Honor Plata y un año que nos salvamos el último partido en casa ante el Elche. Creo recordar que fue en el 2002. También me acuerdo muchísimo del campeonato infantil en el que quedamos subcampeones de España en Mallorca.

¿Qué es lo que va a echar más de menos?

– Pues el día a día de los entrenos y también los fines de semana que viajaba para jugar. Tendré que buscar otros hobbies y alternativas para los fines de semana, a parte del trabajo.

¿Con qué goles se queda de la gran cantidad que ha marcado? ¿Se ha quedado con ganas de marcar alguno de una manera que no lo haya hecho nunca?

– La verdad es que no se me ocurre una manera de marcar diferente que me haya quedado con ganas y tampoco sabría decir ningún gol importante que haya marcado, pero sí recuerdo el año que ascendimos el gol con Cajasur en casa, que nos dio la victoria y el primer puesto de la liga. Ese día el pabellón estaba abarrotado de público.

¿Cómo crees que le sentará a toda esa afición su retirada?

– De los que ya lo saben me piden que continúe, pero creo que llegó mi hora y estoy seguro que llegarán jóvenes para ocupar mi puesto y dar muchas alegrías al PAN. Me gustaría animar a todos los chavales jóvenes de Moguer a que se inicien en este deporte y que los que estuvieron también continuaran jugando, porque tenemos que seguir siendo una gran familia y que el balonmano en Moguer siga creciendo, como hasta ahora. Deseo mucha suerte en esta temporada al PAN.

– ¿Esta una retirada definitiva o quizás cabría una posibilidad de que vuelva a las pistas en un futuro no muy lejano?

– Veo muy muy complicado que volviera jugar, ya que me ha costado mucho tomar esta decisión, pero no hay nada imposible en esta vida.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies