Lodo de dos mil años de antigüedad sale a flote en la playa de La Antilla

1
Lodo en la playa de La Antilla.

Lodo en la playa de La Antilla.

La dinámica litoral ha dejado al descubierto en la playa de La Antilla el subsuelo formado por minerales de hace unos 2.000 años, un fenómeno que ayuda a los científicos a estudiar el movimiento del litoral y que es muy extraño ver en pleno verano, según ha informado ABC Andalucía. Responsables del Ayuntamiento de Lepe aseguran que se trata de unos 250 metros lineales, que supone algún problema para los bañistas, aunque es una «parte mínima» de los 21 kilómetros de litoral del municipio.

El problema es que la zona se encuentra al descubierto en el centro de la playa lepera y llama mucho la atención. Y aunque a simple vista se trata de fango, en realidad el lodo está formada por óxido de hierro, sales o aglomerados por fangos, que provocaron un concienzudo estudio el año pasado por parte de la Universidad de Huelva.

Para los expertos, según recoge la noticia publicada por ABC, se trata de un rico patrimonio geológico, como señala el profesor de Geodinámica y Paleontología de la Universidad de Huelva, Manuel Abad, aunque normalmente sale a la luz tras fuertes temporales, y no en pleno verano.

De hecho, la Universidad onubense realizó el estudio «Análisis paleoambiental de depósitos turbosos holocenos en el sector central del litoral suratlántico español», que concluye que lo que ahora ha salido a la zona es una capa de fangos grises y turbas de más de 2.000 años de antigüedad que, al ser más duras, resistieron la erosión del mar y no han desaparecido con el paso de los años.

Compartir.

1 comentario

  1. ¡Bueno ! ¿ Y qué le supone a la población saber el material de que se compone o el sexo de los ángeles?
    Lo que quiere la gente es bañarse en unas aguas limpias y no turbias como consecuencia del contacto con esos lodos; además del peligro que supone para niños y mayores los resbalones que se producen – yo mismo los he sufrido y no ni tengo agilidad debido a mi edad ni sé nadar – por lo que de hecho suponen un riesgo para nuestra integridad física como mínimo. Si son sólo unos metros y de poca profundidad alguna solución habrá además de cruzarse de brazos y esperar a ver qué pasa con los temporales del próximo invierno y la posibilidad de que queden ocultos de forma natural el próximo verano o que vuelva a repetirse lo mismo que el actual. Creo que pagamos suficientes impuestos como para que se nos tenga en cuenta, aunque sólo sea por no perder contribuyentes. Aún queda verano para que los Sres. políticos se mojen y mientras nos acompañen en el baño en esa zona a ver si les parece que no tienen importancia. Claro que eso sería pedir demasiado.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies