DESDE BARCELONA.
Tiempos incómodos y (3).
[Jordi Querol]

3

Hace pocos días, Artur Mas, el presidente del gobierno catalán, salió en el programa televisivo de Josep Cuní (“8 al dia”- 8TV). En esta entrevista y entre un montón de metáforas se dedujo que el mencionado político tenía el firme propósito de convocar, el día 9 de Noviembre y en Cataluña, un referéndum. Su seguridad al respecto es análoga a la que manifiesta incesantemente el presidente del gobierno español, o sea, Don Mariano Rajoy. Dos seguridades exactas respecto a dos actos bien distintos. Uno quiere preguntar lo que piensan los ciudadanos de Cataluña respecto a tener un Estado propio y su posterior relación con España y, el otro, no quiere preguntas. Uno, el primero, asume todas las legalidades que le otorga la legislación catalana surgida de su parlamento democrático y, el segundo, o sea Rajoy, insiste en que, en el mismo momento que se impugnan ante el Tribunal Constitucional dichas leyes locales, los mecanismos legislativos, por precaución, las invalidan (automáticamente y de inmediato) hasta el día en que dicho Tribunal emite la sentencia correspondiente. Al final del programa que he mencionado al inicio, y camino de la cama (yo empiezo a ver la TV a las 21:30), me reafirme en el titulo de este artículo, es decir, estamos viviendo tiempos incómodos. Lo que más me aturde de esta época enredosa y fatigosa es que las reglas del juego se presentan indecisas, no quedan claras; son reglas que, seguramente por ser tan complicadas, se hacen difíciles de entender y digerir.

Muchos millones de catalanes estamos incómodos, por un lado, insisto, el gobierno de España manifiesta una seguridad absolutamente intransigente (la Constitución es la losa de hormigón sobre la cual descansan todos los razonamientos del Partido Popular) y los políticos catalanes que mandan, esgrimen leyes pero también hechos y circunstancias políticas. Metáforas e insinuaciones por un lado, y por el otro, sentencias, jurisprudencias y artículos contundentes. Los ciudadanos estamos contrariados, no sabemos cuáles son realmente las reglas del juego. Hemos entrado en un mundo donde la incomprensión nos lleva a zarandear de manera abusiva la perdiz y, al menearla continuamente y sin cesar, solo hablamos del día 9 de Noviembre en Cataluña olvidando temas importantísimos: el paro, el hambre, los recortes, la pobreza, la violencia machista… La mayoría de columnistas escribimos a diario sobre ello, muchos ciudadanos lidian sobre el tema continuamente con familiares y amigos, y los tertulianos de radio y televisión no paran de hablar de ello.

Supongo que es una reacción natural, al no saber exactamente cuáles son las reglas del juego todo el mundo se atreve a opinar. A mí, el programa “Pasa palabra” (curiosamente de Telecinco) me encanta, el concursante ha de adivinar una palabra que contiene una determinada letra y que expresa un concepto concreto que ha sido expuesto previamente y en forma de pregunta por el presentador. Todos entendemos el evento y no todo el mundo se puede presentar, hay que estar mínimamente preparado. Sin embargo, hablar del día 9 de Noviembre en particular y de Cataluña en general lo sabe hacer cualquiera. Tiempos incómodos.

Compartir.

3 comentarios

  1. Aurelio Pino Domínguez on

    Sr. Querol: En mi forma de pensar, respecto a la Ley Maxima, Carta Magna o Constitución Española, no creo tener ninguna duda. Otra cosa es que algunas personas quieran interpretarla a su acomodo. No será, quizás usted no, el que otras muchas personas deseen acomodarla a sus pretensiones, pero no nos cabe duda a millones de españoles, de que en Cataluña hay personas que intentan (desde hace muchísimos años) interpretar a su modo y conveniencia la letra y el espíritu de la Constitución por la que nos regimos todos los españoles. Eso nos ha llevado desde una perfecta convivencia cuando llegó desde el exilio el Molt Honorable Sr. Tarradellas al desbarre iniciado con el vacilante ZP y la postura manifiesta en el Parlament de la Generalitat, sancionando una Ley de ámbito Autonómico y la publicación tras la rúbrica de D. Artur Mas de un Referendum, viciado a mi modesto entender, desde el propio origen de la Ley emanada desde ese Parlament, obviando la Constitución que ampara a todos, para bien o para mal. Otra cosa será si esta Constitución fuese sustituida por otra nueva, bajo otro nuevo Referendum a nivel nacional (es decir, votada por todos los españoles, no solo por una parte de ellos).
    Pero esto es lo que hay. Por cierto, mal, pero que muy mal, lo estamos pasando todos los españoles, no solo aquellos que viven en Cataluña y no todas las ciudades, como Madrid o Barcelona, gozan de tan magníficos aeropuertos, ni que el puerto de Valencia o el de Málaga hayan sido mejorados en la misma proporción que el de Barcelona. Esto quiere decir, a mi entender, que el Estado Español no ha olvidado tanto a Cataluña. La situación económica (a nivel de la Administración de la Generalitat) viene motivada por una gestión muy poco afortunada, vea los datos macro económicos de flujos en los Balances del Banco de España, Departamento de Estudios del BBVA, Bº de Santander o de la propia Caixa. Mis respetos, Sr. Querol.

  2. Sr. Aurelio PINO:

    He leído con interés su escrito de ayer día 26.
    Contestando a una de sus preguntas (la que entiendo), le tengo que decir con todos los respetos que ciertas expresiones idiomáticas que usted usa no son del todo correctas, sin embargo, no tiene por qué preocuparse, lo que usted quiere señalar se deduce suficientemente.
    Mire, el artículo al cual usted hace referencia no tiene pretensión jurídica ni dogmática alguna y, menos aún, ninguna esperanza de solucionar nada. Mi escrito, titulado “Tiempos Incómodos y (3)”, simplemente pretendía dos cosas muy sencillas y sinceras, en primer lugar, explicar que varios millones de catalanes lo estamos pasando mal, los tiempos actuales nos resultan incómodos y, en segundo lugar, intentaba razonar, naturalmente desde mi modesto saber y entender, que parte de este fastidio emana de las reglas del juego político actual. Decía textualmente: “… las reglas del juego se presentan indecisas, no quedan claras; son reglas que, seguramente por ser tan complicadas, se hacen difíciles de entender y digerir”
    Si después de leer mi artículo usted está algo más confuso que antes, desde Barcelona le pido excusas. Lo siento.

    “Desde Barcelona”

    JORDI QUEROL

  3. Aurelio Pino Domínguez on

    Puede que el melindre de Rajoy utilice la Constitución como una losa, según definición dada por usted, pero algo que si quisiera que nos aclaremos todos es lo siguiente: ¿Puede cualquier Parlamento de una Comunidad Autónoma, sea la Junta de Andalucía o el Parlament de la Generalitat de Catalunya, aprobar leyes anticonstitucionales y ponerlas en práctica?…..pongamos un caso bien simple: Restaurar la Pena de Muerte por crímenes de Pederastia, dando muerte el agresor a su víctima. A ojos de una sociedad hastiada de tanta agresión, sería fácil vaticinar que tal restauración de la Pena de Muerte, sería “justa” y “buena”, pero ello no está contemplado en la Constitución que nos rige a todos, por lo que cualquier Ley así refrendada en cualquier Foro como es el Parlament catalán, pienso que es contraria al espíritu y contenido de la Constitución.
    ¿Me he expresado con claridad esta vez y correctamente?….por lo que planteamientos como el que creo entender ha expuesto usted en su artículo, no solo llevan a más confusión, sino que no son camino para ninguna solución.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies