El Teléfono de la Esperanza te escucha por Navidad

0

Durante las celebraciones navideñas, 1.928 voluntarios del Teléfono de la Esperanza atenderán las 24 horas del día las llamadas de personas en situación de crisis o soledad.

Las celebraciones navideñas van acompañadas de un sinfín de emociones. Son fiestas que potencian la alegría, pero también la soledad y la tristeza. Muchas personas experimentan una gran disonancia entre lo que nos trasmiten los estímulos exteriores (festejos, reuniones familiares, cenas de empresa, compras, regalos, etc.), que de alguna manera nos dicen que debemos estar alegres, y las emociones internas, que le conducen a la melancolía y la nostalgia. Es en esta época, de cenas familiares y fiestas, cuando más presentes de hacen las ausencias. Nunca se está preparado para la muerte de un ser querido. Sobre todo la primera Navidad tras una pérdida afectiva, es frecuente que una catarata de emociones se desencadene con la visión de una silla vacía.

Se estima que un 5% de la población española está atravesando en estos momentos un proceso de duelo por una pérdida afectiva reciente y que estas fiestas navideñas serán las primeras tras ese fallecimiento. El duelo, en sí mismo, no es una patología, sino que supone un proceso de adaptación a la nueva situación. Sin embargo, algunas veces el proceso de duelo no cursa de manera sana. De hecho, una de cada seis personas que pierde a un ser querido desarrolla una depresión al año siguiente, según un estudio de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria.

El llanto, la rabia o la melancolía forman parte del proceso de curación de las heridas, y son normales. El problema surge cuando estas emociones internas entran en conflicto con el ambiente festivo propio de las celebraciones navideñas y de fin de año. Esto es lo que los psicólogos y terapeutas conocen como ?síndrome de la silla vacía?.

En el pasado, cuando era más habitual un modelo familiar extensivo, la familia realizaba una función amortiguadora frente a los ?golpes de la vida? y de contención de las crisis vitales. Sin embargo, en la actualidad, en muchos casos, el individuo en crisis se siente muy solo.

En estas situaciones, lo más recomendable es evitar el abuso de fármacos, ansiolíticos y antidepresivos. El duelo es un proceso natural que necesita su tiempo. En ningún caso es sano anestesiar los sentimientos. Por el contrario, lo más positivo es exteriorizar las emociones y compartirlas.

Para todo aquel que no tenga con quien compartirlas os recordamos que, durante todas las fiestas navideñas, el Teléfono de la Esperanza mantiene su servicio de orientación telefónica para personas en situación de crisis emocional o soledad. Desde nuestros Centros en 30 provincias en España, 1.928 voluntarios y voluntarias atenderán las llamadas de este servicio, que funciona las 24 horas día, todos los días, incluidos Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes. Estos voluntarios están especializados en la escucha activa y formados para activar las capacidades de las personas en crisis. Si te encuentras sólo no dudes en llamarlos.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies