DESDE MI CABINA.
Dentro del laberinto.
[Paco Morán]

1

Llegamos al intermedio de la semana mirando las expectativas que nos llegará desde la corriente burocrática del Decano. Hacienda y todas sus ramificaciones están en la órbita de todos. Soledad García lo está poniendo fácil. Pero a ello hay que unir que Gildoy España y Pablo Comas están como el que se baña en la playa de Punta Umbría: sin dinero.

Si el Real Zaragoza ha llegado a un acuerdo con Hacienda ha sido porque el señor de Telefónica está detrás de la operación encontrando lo que a día de hoy el Recre no tiene: capacidad económica.

El dinero, tan imprescindible para todos, es el gran problema que tiene el Decano, Gildoy España y el Ayuntamiento.

Con este panorama, sólo se me ocurre dos caminos para no entrar en el abismo que lleve al club a la desaparición: pedir un crédito o encontrar un inversor.

Comas depende de Hacienda, pero también depende de su capacidad para encontrar los dos millones que deben estar encima de la mesa cuanto antes. Pagar a la plantilla, llegar al acuerdo con Hacienda y presentarse el domingo con dos fichajes, sería un espaldarazo definitivo a su gestión.

¿Es una utopía llegar al domingo con este escenario? Me gustaría no considerar este objetivo de utópico, pero lo cierto es que con una cuenta corriente a cero por parte del Recre como entidad y con una cuenta a cero de Gildoy, no me gustaría hoy estar en el pellejo del presidente.

Y no digo que haya que ‘fusilar’ a Comas por cometer ‘el delito’ de no tener
dinero.

Ya le dije hace tres años que se metía en un laberinto sin salida y en una ciudad muerta. Tres años y ni tan siquiera publicidad en las camisetas.

De ahí que todo lo que está ocurriendo no me haya pillado de sorpresa.

Al Recre no le hace falta un gran gestor, ni un buen economista, ni un presidente que abrace a las farolas…En definitiva, lo que necesita el Recre es un presidente con dinero que ha día de hoy no se vislumbra ni en el presente ni en el futuro.

Cuando salió a la venta el club, Gildoy debió ser la única empresa que no hizo el estudio de mercado necesario antes de hacer una inversión en una empresa en ruinas. Otras lo hicieron y salieron corriendo. Hoy Gildoy está pagando las consecuencias de lanzarse a una piscina sin agua.

Y muchos se preguntarán por la solución. Y parte de ellos dirán que tal vez la marcha de Comas podría ser una solución. Pero, ¿quién se haría cargo de la
ruina?

Hay mucha gente sufriendo esta situación del nuestro Recre. Recreativita de corazón y empleados lo están pasando muy mal.

Créanme que es una situación delicada a la que quiero dar un margen de confianza hasta este fin de semana. Un equipo que necesita refuerzos para mantener la categoría, unos retrasos de nominas que llevan al desanimo y un dueño del Recre sin dinero. Apelo al conejo de la chistera que Gildoy nos pudiera enseñar para volver a ser optimista.

Compartir.

1 comentario

  1. Señor Morán, no cree usted que ya han pasado todos los márgenes de confianza?. Ya es hora de exigirle a Gildoy, y no a Soledad Garcia, por la pesima gestion.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies