La UHU investiga el impacto de la espuma de fosfoyesos en el Golfo de Gabés

0

El Golfo de Gabés, de 100 kilómetros de largo y ancho, es uno de los puntos críticos del Mediterráneo en cuanto a contaminación marina. Durante años ha venido recibiendo enormes cantidades de fosfoyesos procedentes de plantas de fertilizantes. Estos vertidos directos a las aguas conducen a la formación de espumas, que pueden flotar en la superficie y transportarse a decenas de kilómetros de distancia. Por ello, las Universidades de Huelva, Túnez, Rey Fahd (Arabia Saudí), Praga (Chequia) y el CNRS (CSIC francés) han puesto en marcha en un estudio de investigación cuyo objetivo es caracterizar la composición geoquímica y mineralógica de estas formaciones químicas y su comportamiento en el mar.

“Los fosfoyesos son ricos en materia orgánica, el precursor de la formación de la espuma una vez que el residuo entra en contacto con el agua de mar. Dicha espuma tiene capacidad de aglomeración y cementación y a ella se transfieren la mayor parte de los contaminantes del fosfoyesos. Químicamente, las espumas de fosfoyesos están muy cargadas de contaminantes radioquímicos. Su composición mineralógica muestra una prevalencia de yeso sintético seguido de otros minerales secundarios que incluyen halita, cuarzo, dolomita, esfalerita  y fluorapatita. Asimismo, los fosfoyesos son ricos en materia orgánica, los precursores de su formación, y una vez liberados tienen capacidad de aglomeración y cementación”, subrayan los investigadores, entre los que se encuentran Rafael Pérez López, del Departamento de Ciencias de la Tierra de la Facultad de Ciencias Experimentales de la UHU.

Esta capacidad acumulativa, según Pérez López, es otra una de las principales amenazas ambientales, puesto que “retienen otros contaminantes industriales”dicha espuma flota en el agua tiene una elevada capacidad de dispersión”.

Para el científico de la Onubense, es clave “eliminar estos los vertidos de fosfoyesos al mar para reducir la dinámica de los contaminantes transferidos desde las plantas fertilizantes al medio acuático, por lo que se reduciría el impacto sobre el medio ambiente”.

Según Pérez López, es necesario evitar la formación de estas espumas industriales en el entorno marino alentando una de las soluciones es la creación de una industria que valore el fosfato y el residuo. Esto podría realizarse mediante la floculación de las espumas a escala industrial en la propia industria y o su recuperación y/o eliminación al final del canal de descarga industrial. “Esto contribuirá en gran medida a reducir los graves impactos ambientales y para la salud humana antes de prohibir las descargas litorales de todos los desechos industriales y domésticos”.

Este trabajo será publicado este próximo mes de febrero en la revista Journal of Hazardous Materials.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies