LABERINTO SOCIAL: La loca historia de Pepe López

0

(Firma: Federico Soubrier) -Mire, yo quería hablar con el responsable de las unidades caninas del Ministerio del Interior. Mi nombre es Pepe López –se identificó José.

-Un momento, le paso –suena la música del pasodoble “España Cañí” durante dos minutos.

-Dígame señor López, soy Miguel Ferrán –contestó alguien desde el otro lado.

-Sí, quería explicarle que soy adiestrador profesional de perros a la vez que psicólogo veterinario y tras enseñarle a mi husky “Toro” durante un año las fotos de los corruptos condenados que publicaban en los periódicos he conseguido que cada vez que aparece uno en televisión levante una pata, empiece a ladrar y eche una meada, aunque no lo haya visto nunca–explicó Pepe López contento.

-¡Venga ya!, eso será una casualidad –exclamó Ferrán malhumorado pensando cómo tendría ese personaje el salón de orina de perro.

-Que no, le enseño mil fotos en las que mezclo jugadores de futbol, cantantes, músicos y políticos y no falla una entre los del PP y los del PSOE que han sido condenados. Toro es capaz de realizar un  análisis facial con algoritmo asimétrico –aclaró con contundencia.

-¿Y qué quiere que le haga, que le ponga una medalla al chucho? –increpó enfadado Ferrán.

-No, me gustaría que Toro viese en persona a algún corrupto confeso y si le ladra, tendríamos un detector que nos permitiría limpiar el panorama político si lo llevamos al congreso, al senado y a las sedes de los partidos, ¿se da cuenta de que sanearíamos España y ahorraríamos miles de millones de euros a nuestras arcas después de la criba? –dijo Pepe satisfecho.

-¿Pero usted qué vende?, ¿el perro?, ¿la técnica? o ¿qué? –protestó Ferrán.

-Oiga, un respeto, mi perro como la Real Academia limpia, lustra y da esplendor, seríamos el país más íntegro de Europa y del mundo –contestó Pepe enfadado.

-Vale, se trae el perro y hacemos la prueba con un corrupto arrepentido, pero como no lo mee te corremos a hostias. Te paso con mi secretaria que te dará cita. Algoritmo asimétrico, tarado… -masculló Ferrán mientras volvía a sonar España Cañí hasta que la secretaría le dio la cita.

Pasados unos días, Pepe acudió a la reunión con Toro. Ferrán lo llevó a una habitación en la que se encontraban cinco personas, a modo de rueda de reconocimiento. Pepe soltó al perro que los miró a todos fijamente con sus profundos ojos azules, le ladró a uno de ellos después de señalarlo con la pata y le echó una meada en los zapatos, pasando a mover el rabo con alegría antes de sentarse junto a López.

-“Joputa perro” –maldijo el corrupto confeso mientras veía chorrear el líquido amarillo por sus pikolinos.

-¡Caramba, qué pasada! –exclamó Ferrán viendo el acierto del can-. El lunes nos lo llevamos al Congreso, más de uno se va a enterar con el jodido algoritmo, nos haremos famosos –comentó abrazando a Pepe.

Se corrió la voz y al día siguiente no se presentaron ni los leones en las Cortes. Los tres poderes se estremecieron aquel lunes negro, Ferrán fue destituido por decreto y Toro puesto en cuarentena antes de repatriarlo a Siberia, de Pepe López no se supo jamás, aunque alguien comentó que un tipo muy parecido adiestraba pulgas en un circo ruso.

Resumiendo, el miedo no guarda siempre la viña y desterrado el perro se acabó la rabia. Feliz 2019.

*Cualquier parecido con la realidad no dejaría de ser más que una mera coincidencia.

Compartir.

Los comentarios están cerrados.

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies