Burritos contra el plástico en las costas de Doñana

0

Es temprano y la marea esta baja en la playa de Matalascañas (Almonte). Esta zona es el comienzo de una extensa franja litoral, prácticamente, virgen del entorno de Doñana.

Tres simpáticos burritos equipados con serones (alforjas para recoger el plástico) comienzan su trabajo formando equipo con el  grupo de mujeres que se disponen a recoger, de forma metódica, los restos de plástico y envases que la marea ha depositado en la arena durante la noche.

Son voluntarias de la Asociación “El Burrito Feliz” coordinadas por la directora del proyecto, la Ingeniera Técnico Forestal, María Jessica Heredia.” Me encanta ver que los burritos están tranquilos y, realmente, disfrutan de la experiencia”.

Para los organizadores del proyecto es importante reseñar que estos animales no están realizando ninguna actividad sufrida y que el peso que transportan no supera nunca los 6 kilos de peso. “Solo recogen plástico , restos de pesca y residuos ligeros con lo cual ni se dan cuenta cuando hemos llenado las alforjas”-Añade María Jessica-

Este equipo femenino trabaja intentando no distraerse con los muchos curiosos que, inmersos en una mezcla de curiosidad y simpatía por los burritos, se acercan a fotografiar esta primera jornada del proyecto. No imaginan que en pocos días la iniciativa va a ser conocida por millones de personas gracias al enorme impacto mediático que ha despertado esta original forma de combatir la contaminación ambiental.


La Delegación de Medioambiente, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible del Gobierno andaluz en Huelva estudia y favorece este sistema, totalmente respetuoso con el entorno y a un coste medioambiental cero, facilitando permisos y agilizando tramites.

De esta forma, a “pie de playa” se encuentra, tomando buena nota de todo lo que acontece, el responsable del Servicio de Espacios Protegidos, Javier Maestre.

Para Cristina Mariño, vicepresidenta de “El Burrito Feliz”, y que acompaña a las voluntarias en el trabajo con los burritos, las cosas están cambiando a mejor en la lucha contra la degradación del entorno de Doñana

Cristina opina que “no es tiempo de mirar atrás sino de afrontar el futuro y protección de la naturaleza con ideas que generen ilusión y tengan utilidad real”.

Ajenos a todos estos asuntos de humanos, los burritos siguen paseando y transportando su ligera carga disfrutando del mar, un entorno que no conocían, pero al que se han adaptado rápidamente.

Después de tres horas de recogida los residuos son depositados, tras clasificarlos, en los contenedores especiales que el Ayuntamiento de Almonte ha dispuesto en la playa.  Al día siguiente llegarán los usuarios a la costa y encontraran una playa mas saludable y libre de plásticos mientras los orejudos descansaran de su cómodo retiro en los bosques de Doñana.

Un reposo merecido para los verdaderos protagonistas del proyecto “Burros Limpiacostas”.

 

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies