‘Sol de invierno’, lo último del compositor onubense David Garrido Guil

0

‘He querido construir una melodía sencilla y sin adornos, que suene a certeza; una composición solemne y seria, como estos días de confinamiento y alarma; pero abierta siempre a la esperanza’, explica David Garrido Guil para presentar su último trabajo: ‘Sol de invierno’, que es el título de la composición que acaba de publicar como adelanto del nuevo disco que mezcla actualmente.

Como es habitual, David interpreta la mayoría de los instrumentos musicales: guitarras, bajo, arpa, percusión o sintetizadores; contando en esta ocasión con María Bar, en la flauta travesera, Raquel Remesal en el Laúd; y Manuel Garrido Palacios en una de las guitarras que suenan en la composición.

Nos cuenta el músico onubense que ‘he querido construir una melodía sencilla y sin adornos, que suene a certeza; una composición solemne y seria, como estos días de confinamiento; pero abierta siempre a la esperanza. No sé si es así; pero de cualquier forma es mi aportación a este episodio de incertidumbre colectiva frente al furioso Coronavirus’.

La portada de este nuevo trabajo es toda una alegoría a los largos días que quedarán marcados por la pandemia: una ventana nos lleva más allá del confinamiento, hasta un paisaje bañado en luz suave, que el artista ha querido identificar con una expresión tan andaluza y onubense como la de ‘Sol de invierno’.

El propio David Garrido Guil nos explica que ‘en estos días, cada ventana se convierte en un símbolo de resistencia; una conexión entre nuestro espacio interior y ese mundo exterior que nos pertenece, ahora silencioso. Las calles, en muchos sentidos vacías, expresan la profunda sensación de incertidumbre que compartimos. Las jornadas siguen siendo frías, incluso lluviosas; y encontrar algún rincón de sol, sol suave, sol de invierno, dentro del espacio de confinamiento es tarea diaria. La imagen de portada del disco es una fotografía que hoy cobra gran sentido. La tomé en la cabaña de mis amigos Are & Adriana, al pie de un lago en el norte de Noruega. Es una casa de madera que tiene más de 200 años. Una de las muchas emociones de aquel singular universo era la de navegar en un pequeño bote en medio de un profundo silencio, roto por los remos cortando el agua del lago’.


Sobre la grabación de este disco, el compositor nos cuenta que ‘ha sido una experiencia muy interesante. Mediante una conexión remota a través de Internet, he podido trabajar en un estudio de grabación a cientos de kilómetros y añadir instrumentos al material queda tenía grabado. Esto ha sido posible gracias al ingenio y a la pericia de mis compañeros del equipo Golden Harp, Carlos Bendala y Sara Velázquez, que han establecido todo el conexionado para que esta producción sea una realidad’.

Bendala, ingeniero de Golden Harp & BTV, indica que ‘no es la primera vez que trabajamos en formato remoto, ya que normalmente cada miembro del equipo se encuentra en una localización diferente; pero en esta ocasión, debido a las circunstancias del confinamiento, hemos establecido un canal virtual muy potente que ha permitido que David pueda conectar desde su casa de Aljaraque con el estudio de grabación en Madrid; accediendo desde un ordenador a todas las funciones y al manejo de la mesa de mezclas Neve Capricornio con la que se ha mezclado el proyecto. Hemos conseguido que escuche en el equipo de sonido de su salón lo que estaba sonando en Madrid en tiempo real. Y, además, el resto del equipo ha podido asistir, en pleno confinamiento, a las mezclas. Ha sido una gran apuesta de producción. Estamos muy contentos. El sonido ha quedado impresionante’.

El Mastering de ‘Sol de invierno’ se ha llevado a cabo también en modo remoto. Miguel A. González, ingeniero jefe del estudio Black Box Mastering, nos cuenta que ‘es una obra excepcional de David. La base de guitarras y bajo conforman un suelo estable, por el cual camina una dulce melodía de flauta que, a veces, nos deja ver su carácter, enseñándonos tanto su suavidad como su potencia con total definición. El proceso de Mastering ha sido muy cuidadoso, intentando resaltar el mensaje que David quería mostrar en la obra musical’.

Garrido Guil ha querido, en esta tesitura de ‘distancia creativa’, dar un nuevo sonido a su música. ‘Habitualmente, mis grabaciones tienen mucho aire. Intentamos que los instrumentos floten en la mezcla, creando atmósferas; sin que ello suponga una pérdida en la definición del sonido. En este caso hemos eliminado el espacio entre los timbres, construyendo una base sólida de dos guitarras y un bajo sobre la que cantan flautas y laudes. Todos los instrumentos están muy presentes en la mezcla; casi confinados’.

David Garrido Guil añade sobre la actual circunstancia en relación a la pandemia: ‘Creo que tenemos la obligación de contribuir con lo que podamos para hacer esta espera más llevadera. En mi caso, como compositor, siento que debo seguir produciendo. Poder aportar con mi música es un gran honor. Sigo con mucho respeto, admiración y con un profundo agradecimiento, el esfuerzo diario de tantas valiosas personas que, desde nuestros Servicios Públicos, están protegiéndonos del COVID 19; trabajando bajo unas condiciones de angustia impresionantes. Cuando esta situación esté bajo control, que espero sea pronto, tendremos tiempo de reflexionar y mucho que agradecer. Muchas de esas personas necesitarán ayuda emocional. Es una situación complicada que genera más situaciones complicadas. Cartografiar y elaborar esta circunstancia requiere un poderoso y sincero esfuerzo. Somos cuarenta millones de almas confinadas a la espera de esa vacuna que normalice la realidad. Pero en esa espera hay mucho sufrimiento. No perder la calma es fundamental y, por supuesto, lo es también lo que cada persona pueda aportar. Todo lo que sume es válido; sin dejar de cumplir protocolos. El confinamiento es necesario; y no respetarlo es ponernos en peligro a todos. Espero que todo esto pase pronto y volvamos a reencontrarnos; recobrando el aire y el latido de las calles’.

El compositor onubense nos cuenta que ‘en estos días, las redes sociales se vuelven a reafirmar como el gran y poderoso foro de difusión cultural. Estoy siguiendo iniciativas muy originales de personas solidarias con mucha imaginación compartiendo talento. Por cierto, en Huelva hay gente que sigo con interés, con propuestas muy interesantes’.

‘Sol de invierno’ ha sido producido por el habitual equipo Golden Harp y se puede escuchar gratuitamente en todas las plataformas digitales así como en el nuevo canal oficial en Youtube Music del compositor onubense.

En Spotify:

En Youtube Music:

https://music.youtube.com/playlist?list=OLAK5uy_nENO9ob8c4RT72fbSxmkKNvgoHVdEJD3o

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies