Invertir en tiempos del coronavirus: ¿misión imposible?

0

Vivimos tiempos atípicos. Las economías de prácticamente todo el mundo están paradas o semiparadas. Las fábricas funcionan a medio gas y las aerolíneas tienen casi todos sus aviones en tierra, con Madrid-Barajas alcanzando récords a nivel europeo. Los restaurantes y las peluquerías comienzan tímidamente a soñar con una nueva normalidad, es decir, a funcionar con aforos limitados. Y esta situación de excepcionalidad, como no podría ser de otra manera, ha terminado afectando gravemente a los mercados mundiales.

Las estadísticas financieras del COVID-19 no son muy halagüeñas, pero ofrecen información muy útil para quienes quieran tratar de probar suerte en los mercados. Si bien nos encontramos en un escenario muy complejo por su imprevisibilidad, ¿es realmente imposible invertir en estos tiempos?

A continuación, vamos a presentar tres mercados que pueden resultar interesantes  durante la crisis del coronavirus, adaptados a varios perfiles de inversión.

El oro, la opción para los inversores más conservadores

Apostar por el rey de los valores refugio ha sido rentable para los inversores con mayor aversión al riesgo. La cotización del codiciado metal precioso ya supera los 1700 dólares. Se trata de uno de los pocos activos que está dando alguna alegría a los operadores de los mercados financieros. Es, sin duda, el ejemplo más elocuente de que incluso en tiempos de coronavirus se puede invertir con éxito.

Los índices, la opción para los inversores con apetito de riesgo medio

Quienes tengan menos reparos a la hora de arriesgar su capital pueden pensar en ir abriendo posiciones en los principales índices bursátiles de referencia. Podría resultar una operación redonda, especialmente si nos vamos a los datos históricos de índices como el S&P 500. Tras cracs bursátiles como este, siempre se han registrado grandes ciclos alcistas.


La pregunta del millón es, ¿se repetirá la historia otra vez? No debemos olvidar que la actual crisis no es fruto de una crisis de deuda soberana ni de una burbuja financiera, se trata de la consecuencia directa de un “cisne negro”, un evento impredecible. Es importante tener en cuenta que tras la situación actual, la caída puede ser incluso más pronunciada en un futuro próximo ya que esta caída se dio en el inicio de la crisis sanitaria pero las consecuencias de la incipiente recesión pueden llegar a ser incluso mayores.

El bitcoin, la opción para los inversores agresivos

Ahora que la reducción de recompensas de minería del bitcoin es una realidad, apostar por la continuación alcista de la cotización de la reina de las criptomonedas puede darnos grandes alegrías… ¡o grandes disgustos! Por una parte, las reducciones anteriores contribuyeron al inicio de mercados alcistas sostenidos. Por otra parte, la incertidumbre que impera en el mundo a día de hoy no contribuye a generar confianza en un activo que, históricamente, ha sufrido volatilidades de infarto.

En resumidas cuentas, el mundo de las finanzas atraviesa uno de los momentos más complicados que se recuerdan. Pero esto no significa que no haya opciones para invertir y poner a trabajar nuestros ahorros. Desde el oro hasta los índices, pasando por el bitcoin, tú decides qué clase de activo se adapta mejor a tus expectativas y a tu apetito de riesgo. Recuerda que, tomes la decisión que tomes, la prudencia extrema debería guiar tus pasos. Vivimos un momento atípico que puede ofrecernos grandes oportunidades de ganar invirtiendo, pero solo si actuamos con sumo cuidado.

Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies