Tipos de prestaciones de la Seguridad Social

1

La Seguridad Social es el organismo público que se encarga, entre otras cosas, de ofrecer un servicio de ayuda a la ciudadanía, además de diversas prestaciones económicas. Existen numerosos tipos de prestaciones para poder cubrir las necesidades de todos los ciudadanos españoles. 

A través de la Seguridad Social, se pueden realizar muchos trámites tales como pedir ayudas económicas, solicitar información relevante acerca de la vida laboral o reconocer la asistencia sanitaria de cada uno de los ciudadanos, entre otras cosas. En base a esto, hay que tener en cuenta que existe un gran número de prestaciones de la Seguridad Social, en función de las necesidades de cada persona para poder ofrecer las mayores ayudas en diferentes ámbitos. 

En este sentido, las prestaciones se pueden dividir en dos categorías principales, por un lado según su modalidad, y por otro, en base a su materialización.

¿Cuáles son las prestaciones por modalidad?

Con respecto a las prestaciones según modalidad, aquí se hacen dos divisiones, teniendo las contributivas y las no contributivas. En el primer caso, se refiere a las ayudas que se obtienen cuando se ha cotizado en la Seguridad Social por un tiempo mínimo determinado. En el segundo caso, son prestaciones que se adquieren sin ser obligatoria la cotización, habitualmente son ayudas asistenciales.


En cuanto a las prestaciones contributivas, las hay de muchos tipos que se conocen habitualmente, de esta manera, se puede hablar de las prestaciones de jubilación, de maternidad o paternidad, por fallecimiento, por incapacidad o la pensión de vejez. Sin embargo, una de las más demandadas en la actualidad es la de desempleo, teniendo en cuenta la situación que se ha generado en España ante la crisis del COVID-19.

¿Qué es la prestación por desempleo y cómo solicitarla?

Se trata de una ayuda económica a la que pueden acceder aquellos trabajadores que han cotizado en la Seguridad Social, siendo obligatorio haberlo hecho por un tiempo mínimo determinado. En este caso, para poder solicitarla, se puede acceder a través de la página web del SEPE, y para pedirla, hace falta cumplir una serie de requisitos como estar dado de alta en la Seguridad Social, encontrarse en situación legal de desempleo, acreditar que se busca trabajo de forma activa, no tener la edad establecida para jubilarse y haber cotizado un mínimo de un año, dentro de los 6 años anteriores a la solicitud de esta prestación.

La duración de la ayuda va en función del número de años cotizados, siendo la cuantía en los primeros 180 días del 70% de la base reguladora y en el resto del periodo de cotización del 50%.

La ayuda se puede pedir desde el día siguiente a la situación de desempleo, teniendo un plazo de 15 días para solicitarla. 

A través de la propia web del SEPE se pueden encontrar los impresos necesarios para presentar la solicitud. Asimismo, hay que contar con otros documentos como la acreditación de que la persona se encuentra en situación legal de desempleo, la identificación del interesado y de los hijos o personas que viven a su cargo, ya sea que estén en España o fuera del país, además de la situación laboral de estas personas.

¿Y las prestaciones sociales?

En este caso, las ayudas económicas tienen como objeto paliar las consecuencias de ciertas situaciones tales como la pérdida de ingresos, incapacidades, nacimiento de hijos o defunciones, entre otras cosas. 

Este tipo de prestaciones también pueden solicitarse a través de la página web del SEPE, en la cual, se pueden descargar todos los formularios y modelos que hay que presentar para obtener una u otra prestación. En cualquier caso, para obtener una información más detallada sobre todo esto, en infogob.es se puede consultar todo lo que se necesita para conseguir la prestación que corresponda, así como resolver cualquier tipo de duda que vaya surgiendo durante el proceso. 

Las prestaciones no contributivas

Dentro del grupo de prestaciones por modalidad, también se encuentran las no contributivas. En este caso, la persona que la solicita no está obligada a cotizar en la Seguridad Social, de ahí que este tipo de ayudas se dirigen, principalmente, a aquellas personas que suelen tener más dificultades. Así se puede hablar de la jubilación o la incapacidad permanente no contributiva o las prestaciones familiares, entre otras. 

¿Cómo son las prestaciones según su materialización?

En dicha categoría, se establece el procedimiento por el que se van a prestar las ayudas. En este caso, existen dos tipos: por un lado las que son directas, es decir, las prestaciones a través de las cuales, las personas reciben un servicio social determinado o sanitario, entre otros; y por otro lado, están las prestaciones económicas, ayudas como las indemnizaciones, auxilios, pensiones o subsidios.

Compartir.

1 comentario

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies