www.mejorcasino.com.es
Viernes 22 de Octubre de 2021

Trucos y tips cuando tienes radiadores que no calientan en casa

0

Radiadores que no calientan

Muchas veces sucede que los radiadores mantienen su trabajo bajo un funcionamiento que no es el más recomendado y en este momento logras verificar que este no está calentando óptimamente o que calienta en ciertas zonas y en otras no lo hace. Obviamente no te queda otro remedio que proceder a la reparación del mismo de manera personal o solicitar los servicios de algún técnico especializado.

Al mantener un radiador que no calienta en tu hogar el confort en cuanto a temperatura disminuirá drásticamente ya que la zona que este sistema debería de climatizar se verá reducida proporcionalmente a su disminución de calefacción. Así mismo tendrás un creciente y muy destacado incremento en tus gastos de energía, ya que necesitaras activar otros radiadores o simplemente recurrir a sistemas de calefacción portátiles.

Si te decides por la opción del técnico este servicio definitivamente hará que tengas que incurrir en el respectivo gasto de dinero en honorarios profesionales, así que lo mejor es que puedas hacerlo por ti mismo. Así que aprende todo lo relacionado en este post para que puedas hacer tu mismo la respectiva reparación y puesta a punto de tus radiadores de calefacción.

Causas posibles de que tu radiador no calienta

Si todos tus radiadores están presentando problemas de calentamiento
Verifica la presión de la caldera

Primeramente y antes de cualquier otra comprobación deberás de mirar la presión real de tu caldera, una causa muy común es que esta presión esté por debajo de los 1 bar, lo que efectivamente hará que tus radiadores no estén calentando lo suficiente, aquí obviamente la solución es sencillísima y bastara con colocar esta presión por sobre los 1,5 bar.

Si solo uno de tus radiadores está presentando problemas de calentamiento

Aquí podría existir una o más causas por las cuales tienes radiadores que no calientan, se aconseja seguir las revisiones que se explican a continuación en el estricto orden que se imparten. Esto para lograr conseguir también la opción de descarte y alcanzar la forma más directa de conseguir la posible falla.


Procede a efectuar la purga de los mismos

Generalmente una de las causas más comunes de que un radiador no caliente es por la acumulación de aire en su interior, para liberar este aire es preciso efectuar la purga del mismo por medio de su válvula de purga (proceso sumamente sencillo de llevar a cabo con un destornillador y un recipiente). Esto devolverá efectivamente la eficacia de tu radiador para lograr la calefacción necesaria.

Verifica la llave del radiador

Muchas veces sucede que por culpa de un descuido hayas olvidado abrir la llave de alguno de tus radiadores, esto evidentemente no permitirá que el agua caliente pueda entrar y circular por él, causando justamente la respectiva falla en su proceso de calefacción.

Verifica el detentor de tu radiador

Así como hay una válvula para la entrada de agua al radiador hay una para la salida de la misma (esta es denominada detentor) y funciona para efectivamente independizar cada uno de los radiadores en caso de algún problema con ellos. Deberás de utilizar una llave el tipo “Allen” y verificar después de quitar su respectivo tapón protector que esta se encuentre totalmente abierta. Para ello deberás de hacerla girar varias veces hacia el sentido contrario a las manecillas del reloj.

Una posible obstrucción

Si todas las anteriores opciones no han logrado resolver tu problemática con respecto a radiadores que no calientan entonces es hora de comenzar a pensar en una posible obstrucción, aquí obviamente deberías de contar con la utilización de tu sentido común. Si el radiador que no calienta se encuentra en la planta más alta de tu hogar o si es el último o si tu instalación de calefacción cuenta con un armario para las conexiones, tendrás que revisar cada una de las llaves y verificar que no haya alguna cerrada.

Si todas las llaves están abiertas entonces definitivamente estamos tratando con una obstrucción y una de las vías más directas para solucionarla es comprobar la presión real de tu caldera (esta debería de estar ubicada entre 1 y 1,5 bar). Para ello cerraras todos los radiadores dejando obviamente abierto el que presenta la avería de no calentar, encendemos la calefacción y purgas este radiador, si aun continua averiado definitivamente hay una obstrucción que deberías de arreglar.

Indudablemente aquí necesitaras la ayuda de personal calificado para que pueda determinar donde está precisamente esta avería y proceder a su eliminación. Esto evidentemente por razones de evitar cualquier tipo de peligro y para que puedas gozar de la respectiva garantiza y certificación de los trabajos a realizarse con equipos de calefacción y que trabajan bajo ciertas presiones peligrosas.

El radiador no calienta en su parte inferior

Otra situación muy habitual en cuanto a los radiadores que no calientan es cuando estos no logran irradiar calor en su parte baja mientras que el resto del radiador si se encuentra caliente. Esto deja en evidencia que el radiador si está recibiendo agua caliente, pero que después de ello no está circulando adecuadamente en su interior.

Deberás de revisar primeramente el detentor del mismo para evitar que el mismo no se encuentre cerrado, este detentor no es más que una llave que se encuentra en la parte inferior del radiador y que presenta un tapón que cuando logras retirarlo muestra una conexión por lo general del tipo llave “allen”. Esta conexión deberías de girarla hacia tu izquierda o contra el sentido del reloj para abrirla.

Si estaba cerrado obviamente esta era la causa de su no calentamiento en su parte inferior, y al momento de lograr abrir esta llave podrás verificar como ahora si lograra pasar el calor al resto del radiador dando por solucionada dicha avería.

Préstale atención a la suciedad

La suciedad interna de los sistemas de calefacción del tipo radiador es más común de lo que puedas imaginar, para ello deberás de poder verificar que todos los radiadores mantienen la misma falla de calefacción. Cuando esto sucede es posible que solo uno de los radiadores este presentado el mal funcionamiento pero que por motivos de red de la instalación este único radiador está afectando el desempeño de todos los demás.

Para comprobar esta problemática deberás de comenzar por el radiador más cercano a tu caldera, si este radiador se comporta de una manera normal podrás descartarlo y pasar a comprobar el siguiente mas cercano, así podrás ir verificando uno a uno todos los radiadores hasta dar con el defectuoso que está consiguiendo el mal funcionamiento en todos los demás radiadores.

Es de destacar un consejo sumamente práctico y que es muy común en estos casos, y es cuando logras conseguir que el primer radiador (el más cercano a tu caldera) se encuentra frio en su parte inferior, lo más probable es que este sea el causante de todo el daño.

Resumen final

Básicamente los radiadores que no calientan puedes dividirlos en 2 grandes grupos: los que no calientan en su parte superior y que generalmente es culpa de aire atrapado en su interior, con lo que efectuando la respectiva purga del mismo podrás solucionarlo de manera inmediata y expedita.

Y los que por el contrario no logran producir calor en su parte inferior y que efectivamente son más problemáticos de llevar a una solución satisfactoria. En este caso lo más trágico es que esta causa sea por culpa de una obstrucción producida por la suciedad acumulada y donde deberás de lograr conseguir los servicios de personal técnico especializado o en caso contrario eliminarla de forma manual, para lo cual deberás de lleva a cabo los siguientes pasos:

NOTA: Recuerde que si no tiene ningún tipo de conocimientos previos sobre fontanería, lo más recomendable es que dejes esta tarea en manos expertas, ya que posiblemente podrías causar más daño que ayuda a la reparación del problema, además de correr los riesgos propios de estos trabajos en materia de salud personal.

  1. Apagar tu sistema de calefacción y dejar enfriar completamente.
  2. Colocar un trapo denso bajo el radiador y proceder a retirarlo de la pared, por razones obvias se aconseja que haya 2 personas para esta tarea.
  3. Vaciar todo el contenido el radiador en un cuenco, esta agua por lo general estará muy turbia por culpa de la suciedad interna.
  4. Se deberá enjuagar y lavar el radiador en su parte interna tratando de hacer pasar agua por su interior con ayuda de una manguera y si es posible a la mayor presión posible.
  5. Seguidamente procederás nuevamente a la instalación en su sitio y a probar la efectividad de su lavado y la erradicación de la falla.

Como consejo final, normalmente los problemas que hemos visto suelen estar relacionados con los radiadores de agua caliente, los que funciona con gas natural normalmente, en un caso extremo puedes valorar emplear otro tipo de radiadores que aunque tienen mayor consumo, pueden generar muchos menos problemas técnicos a largo plazo, como los radiadores eléctricos. En este enlace te dejamos un listado con las mejores opciones.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies