Salir airoso de un fuerte endeudamiento es posible con la Ley de la Segunda Oportunidad

0

Salir airoso de una mala situación económica es posible gracias a la Ley de la Segunda Oportunidad. A través de este instrumento legal se puede reducir la carga financiera de una persona o empresa, rebajando las deudas o incluso llegando a exonerar completamente las mismas.

La situación adversa que actualmente se está viviendo en el mundo, a lo que España no escapa, está golpeando fuertemente a la población, causando que muchas personas y empresas tengan elevadas deudas. Esta situación puede llegar a ser desesperante,  sin embargo, siempre hay una luz al final del túnel.

Existe una ley que tiene como propósito la reducción de la carga financiera, para así ofrecer una segunda oportunidad a todos aquellos que necesitan quitarse sus deudas de encima para poder vivir dignamente. Dependiendo del caso, las deudas pueden ser reestructuradas para facilitar su pago o pueden ser exoneradas completamente.

La llamada Ley de la Segunda Oportunidad se publicó el 28 de julio de 2015 en el Boletín Oficial del Estado, y desde entonces, ha permitido a muchas familias y empresas volver a comenzar. Es una ley inspirada por principios éticos que, además de salvaguardar el patrimonio del endeudado, busca la efectividad del cobro. De este modo, tanto el endeudado como el acreedor saldrán beneficiados.

Al ser una ley relativamente nueva, es bastante desconocida entre la población. Sin embargo, cada día es mayor la cantidad de personas, empresas y Pymes que buscan el amparo de esta ley, para así rehacer su camino y salir de la estresante situación producida por las deudas.


Aquellos endeudados que exoneren sus deudas, podrán encarrilar sus vidas nuevamente, y en el caso de las empresas, éstas serán incentivadas para seguir creando nuevas iniciativas y participar en la economía del país.

Por esto en el Boletín Oficial se habla sobre cómo la ley, además de su objetivo social, tiene también como propósito permitir que las empresas en bancarrota puedan seguir activas, lo cual a largo plazo terminará favoreciendo a la economía nacional.

Se deben cumplir ciertos requisitos para ser beneficiado

Para poder ser beneficiado por la Ley de la Segunda Oportunidad es necesario cumplir con una serie de requisitos. Primero, se debe demostrar que no se tiene el patrimonio suficiente para pagar las deudas. Además, no se puede haber recibido la exoneración de pagos en los últimos 10 años.

También se tiene que demostrar que la persona o empresa ha actuado de buena fe, esto se logra probando que se ha intentado conseguir un acuerdo con los acreedores. Se debe demostrar que no se ha incurrido en la comisión de algún delito durante los últimos diez años. Además, se debe demostrar que la situación de deuda no ha sido provocada con intención de beneficiarse por esta ley.

Es importante también comprobar que la deuda está cubierta por esta ley. Ciertos tipos de deudas, como las obtenidas con la Seguridad Social o la Agencia Tributaria, no se pueden rebajar, ni exonerar. Un ejemplo con las deudas puede ser la hipoteca.

Una vez se haya comprobado que se cumplen los requisitos, es hora de buscar un equipo legal para iniciar el proceso. Es necesario contar con la ayuda y asesoría de abogados capacitados en la materia, para así asegurar la posibilidad de ganar el concurso y tener la deuda completamente exonerada.

Un grupo de profesionales que ha realizado una labor destacada en este ámbito es el equipo de Remedia Tus Deudas. Este equipo cuenta con abogados, economistas y auditores especializados en la aplicación de la Ley de la Segunda Oportunidad, los cuales han logrado una alta tasa de éxitos en casos concursales.

La primera asesoría es gratuita. En el sitio web se pueden encontrar historias de éxito de muchas personas beneficiadas por esta ley, por dicha razón, esta empresa es una de las referentes en Derecho concursal a nivel nacional.

El proceso consta de dos fases

Una vez se cumplan los requisitos y se cuente con el equipo de asesores profesionales, es hora de iniciar el proceso legal. Éste se puede dividir en dos fases: la extrajudicial, en la que se intenta conseguir un acuerdo extrajudicial con los acreedores, y la judicial, en la que se solicita la exoneración de deudas al juzgado.

Fase extrajudicial: como su nombre indica, es la etapa en la que todavía no se involucra al juzgado en el proceso. Ante el notario se solicita un mediador concursal, quien buscará finalizar el proceso de manera temprana.

En esta fase, el endeudado junto a su equipo legal, elabora una propuesta para la reestructuración de pagos, basada en su patrimonio y en sus necesidades. Éste se expresa mediante los conceptos de quita y espera.

Si los acreedores están de acuerdo con la propuesta, se realiza un acuerdo y se eleva al registro público, finalizando el proceso legal. En el caso de que los acreedores se postulen en contra, se pasa a la siguiente etapa.

Fase judicial: en este punto, el mediador concursal solicita el inicio del siguiente concurso, el cual será realizado frente al juzgado. El grupo de abogados argumentará que es necesaria la exoneración total de los pagos para el endeudado, pues ya no tendrá bienes que liquidar.

Dependiendo de la situación del endeudado a ojos del juzgado, se tomará o no, la decisión de exonerar las deudas, inscribiendo el beneficio en el registro público por los siguientes 5 años.

¿Por qué realizar el proceso?

Muchas personas endeudadas temen iniciar un proceso legal porque creen que lo van perder, además, el desconocimiento y la desinformación sobre esta ley, crea falsas expectativas negativas sobre sus resultados.

Por esto vale la pena destacar la gran cantidad de ventajas que tiene la Ley de la Segunda Oportunidad, entre éstas se pueden encontrar las siguientes:

  • Se puede alargar el plazo para pagar las deudas, siendo el máximo plazo unos 10 años.
  • Los intereses de las deudas se paralizan.
  • Se levanta el embargo en la vivienda, vehículos y otros bienes, con el objetivo de venderlos o liquidarlos.
  • La familia del endeudado recibe un derecho de alimentación para cubrir sus necesidades.
  • Se puede rebajar la deuda mediante una serie de quitas.
  • Si se consigue un acuerdo, los pagos se realizan anualmente.
  • Probabilidad de recibir una exoneración total de la deuda.
Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies