EL ESTERO: Como en el pimpón

2

(Firma: Jesús Conde) Así se viene jugando con este pobrecito país y sus resignados ciudadanos desde marzo, por poner un mes, de uno de los años más negros y escabrosos que hayamos tenido en mucho tiempo. Que escribo lo de negro, porque otro color es que no se le puede aplicar a un lienzo que por mucho que se le intente blanquear, el negro mate y sucio es lo que predomina. Y escabroso digo, porque ya está resultando peligroso el cúmulo de despropósitos de todo tipo que estamos padeciendo.

No es de recibo que se esté maleando nuestra salud de esta manera tan vergonzosa, por parte de quienes tienen la ineludible obligación de velar por ella. Y no me refiero, precisamente, a los que entre sangre, sudor y lágrimas, se juegan el tipo a diario en los centros de salud, hospitales, residencias de ancianos, en la misma calle los miembros de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, el voluntariado en general y la figura de los farmacéuticos a los que nadie nombra.

Resulta amoral por completo y de una golfería extrema, el desconcierto tan brutal a que se está sometiendo a la población y el comportamiento indigno en ello de tanto político suelto y amarrado. Y es que en el redil del Congreso de los Diputados, que al Senado ni lo nombro, se puede asistir de manera gratuita lo mismo a una comedia que a una tragedia, con el acicalado elenco de actores interpretando los papeles de sus respectivas vidas sin importarles lo más mínimo el goteo incesante de muertos que en las afueras de los leones son la realidad nuestra de cada día.

Al cruce de acusaciones por ver quién confina mejor, podría añadirse un descarado baile de cifras en cuanto se trata de los contagiados y fallecidos que aparecen un día sí y al otro también en las pantallas de televisión con todo lujo de detalles: oficiales tanto y extraoficiales un tanto más. Poblaciones que van de una fase a otra a la manera de una danza macabra. Que ahora el poder de decisión se lo cedo a las distintas autonomías, y más tarde el poder lo ostento yo solamente… El poder, ¿se dan cuenta? Mientras, el olvidado y sufridor habitante de a pie expuesto, cual pelota ligera, a los paletazos de unos y de otros, como en el pimpón.

Compartir.

2 comentarios

  1. Emilio Marin on

    Un articulo que da en la diana de la tragedia por la estamos pasando. La irresponsabilidad de los gobernantes-estatales y autonómicos – genera perdida de credibilidad y desconcierto en los ciudadanos. Enhorabuena.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies