Las últimas lluvias permiten poner fin a las restricciones de agua en Cala

0

A partir de esta madrugada, y debido al aporte de las últimas lluvias caídas sobre la provincia, la empresa pública Giahsa y el Ayuntamiento de Cala han decidido poner fin a las restricciones nocturnas que se han venido imponiendo en el municipio serrano desde el pasado 21 de septiembre.

Tanto el director ejecutivo, Manuel Domínguez Limón, como la alcaldesa, María Teresa Rodríguez, han coincidido en afirmar que “sería más prudente hablar de un punto y seguido en las restricciones porque, aunque los usuarios de Cala van a volver a disponer de suministro normalizado entre la una y las seis de la madrugada, no podemos olvidar que el problema de fondo sigue presente y la situación puede reproducirse en cuanto las lluvias dejen de aparecer”. Por ello, desde Giahsa y el Ayuntamiento se sigue apelando “a la concienciación ciudadana para moderar el consumo” y evitar de ese modo futuras medidas de choque como las tomadas durante los últimos 30 días.

Como ha recordado Manuel Domínguez, “el esfuerzo técnico y económico realizado por Giahsa para tratar de paliar la problemática del suministro, tanto en Cala como en otros municipios de la Sierra, ha sido importante. En concreto, y en lo que llevamos de año, se han enviado a Cala más de 150 camiones cisterna que han aportado casi 4.000 metros cúbicos extra de agua, lo que ha supuesto una inversión superior a los 65.500 euros”. Esos aportes, sin embargo, no han sido suficientes para paliar la reducción de capacidad que han venido sufriendo los tres pozos que suministran agua al municipio. “De ahí -explica Domínguez- que tuviéramos que tomar la decisión de programar restricciones en coordinación con el Ayuntamiento. Por suerte, hoy podemos decir que esas restricciones se han terminado, aunque sería un error lanzar las campanas al vuelo. De ahí que tanto desde Giahsa como el Ayuntamiento sigamos apelando a la responsabilidad ciudadana en pos de un consumo responsable”.

La solución técnica que resolvería la problemática, como ya informó Giahsa al Ayuntamiento cuando comenzaron las restricciones, pasa por la puesta en marcha de una nueva infraestructura hídrica, en concreto un nuevo pozo cuya construcción corresponde a la Junta de Andalucía y que tendría un coste aproximado de 200.000 euros. El suministro de agua potable a la Sierra viene planteando problemas recurrentes en los últimos años debido, en gran parte, a la atomización de las captaciones en origen, la precariedad y obsolescencia de muchas infraestructuras relacionadas con el ciclo integral del agua y a los efectos de una sequía que ha castigado de una forma especialmente dura en los últimos meses las reservas naturales ubicadas en la comarca.


Compartir.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies