La tasa de decoración de hogares aumenta considerablemente

0

La crisis del coronavirus ha puesto en dificultades a numerosos sectores empresariales pero, como suele ocurrir en circunstancias adversas, ha habido actividades que se han visto reforzadas. Uno de ella de ellas es el interiorismo. El interés por la decoración del hogar se ha disparado entre la población y eso se ha traducido en un aumento de las ventas.

En este contexto, todos los establecimientos especializados están viviendo un buen momento. Los principales beneficiados están siendo las grandes cadenas de muebles, que han llegado a facturar hasta un 35% más a través de los pedidos online. Pero también el sector minorista tiene buenas perspectivas. En muchas ocasiones, son comerciantes locales que se han readaptado a las circunstancias y que han sabido reforzar su presencia en internet.

Un ejemplo es la tienda de decoración en Sevilla de Martina Domínguez. Esta especialista en interiorismo tiene un establecimiento físico en la capital y vende también por internet. Además, ha potenciado sus vías de comunicación con los clientes a través del teléfono y de Whatsapp, para que cualquier persona interesada en la decoración pueda tener una respuesta rápida y directa. Martina Domínguez ofrece diseño de interiores y jardines y tiene un apartado dedicado a la venta de muebles y objetos de decoración. Ella, como otros muchos emprendedores del diseño en Andalucía, ha sabido imponerse a la dificultad y está saliendo adelante.

Hogares reinventados con la pandemia

La pandemia por coronavirus es una crisis mundial sin precedentes y está generando un cambio de hábitos y de intereses entre la población. El principal detonante fue el confinamiento. El hecho de estar tanto tiempo en casa impulsó el interés por el interiorismo; la población quería estar a gusto en el hogar y empezó a invertir en elementos que aportasen confort. La venta de sofás se disparó, igual que la de colchones. Los especialistas en el sector del descanso no habían visto una avalancha igual de demandas desde hacía 30 años; hubo escasez de materiales y listas de espera para la entrega de los productos.

Como tres meses de confinamiento dan para mucho, hubo mucha gente que se puso a rediseñar espacios. Había que dejar zonas libres para los juegos infantiles y hacer un hueco para el teletrabajo y para los estudios online. La incertidumbre sobre la duración de la pandemia influyó también en la programación de las vacaciones. Pocas personas se animaron a viajar y se dispararon las ventas de piscinas domésticas y de mobiliario para el jardín.


Con las idas y venidas del virus, los confinamientos perimetrales y las reducciones de la movilidad, se está imponiendo definitivamente un estilo de vida casero, y más con la llegada del invierno. Y lo que ha llegado para quedarse es el teletrabajo. Cada vez es mayor el número de personas que ejerce sus obligaciones laborales desde casa, lo que ha obligado a redefinir espacios y a invertir en mobiliario de oficina.

Aplicaciones para crear tu casa de ensueño

Otro detalle curioso asociado a la pandemia es el boom de las apps para decorar casas y pisos de película. Con estas aplicaciones sobre interiorismo, construcción y jardinería, los usuarios pueden decorar desde habitaciones pequeñas hasta viviendas de lujo inalcanzables. Es una forma de divertirse y de soñar que también puede tener aplicaciones prácticas y reales.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies