Cómo decorar tu casa para ser más feliz

0

La decoración del hogar tiene un gran impacto sobre el estado de ánimo de sus habitantes. Conforme a un estudio llevado a cabo por la licenciada en psicología Ann Devlin, publicado en el año 2009 en la revista académica Journal of Environmental Psychology, los ambientes decorados de manera armónica generan un sentimiento de tranquilidad y paz mental.

Elige una paleta de colores

Crea una paleta de colores personalizada. Puedes utilizar herramientas como Canva para diseñarla de forma profesional o confeccionarla de manera informal tomando imágenes de Pinterest como referencia. Para generar armonía, lo más adecuado es que esté compuesta principalmente por colores neutros e incluir solo uno o dos tonos más vibrantes que sean de tu agrado.

Utiliza las tonalidades elegidas en toda la casa, respetando la proporción 60/30/10 para que los ambientes se vean equilibrados. Elige un color base que represente el 60% del espacio y otro que ocupe el 30%. Deben diferenciarse, aunque el contraste puede o no ser muy evidente. El otro 10% destínalo a los colores más intensos y estampados.

Estilo clásico

Si quieres que tu vivienda siga un estilo clásico y acogedor, trabaja con colores beige, crema y distintas tonalidades de marrón. No realices contrastes bruscos entre las paredes y el mobiliario. Compra puertas de madera y muebles de gran tamaño, con bordes redondeados, fabricados con el mismo tipo de madera.

Selecciona un color tierra para el tapizado de los sillones de la sala. Agrega cojines y cortinas floreadas. Cubre el suelo con alfombras. Monta un lindo librero repleto de ejemplares de pasta dura y fotografías con marcos dorados. Adiciona pocos detalles de color mediante la colocación de plantas de interior en ventanas de madera rústicas o alguna pequeña pieza decorativa azul.


Estilo moderno

En caso de que prefieras un estilo moderno, que proyecte energía, genera contrastes más pronunciados entre colores sólidos. Instala puertas lacadas en blanco y pinta las paredes del mismo color puro para que los ambientes se vean amplios y luminosos. Elige muebles funcionales, de líneas rectas, fabricados en metal de color negro que destaquen sobre el fondo claro.

Utiliza distintas tonalidades de gris para los textiles de todos los ambientes. Coloca sobre el sofá de la sala un cuadro abstracto y colorido de grandes dimensiones. Evita los adornos e incorpora elementos útiles de color rojo o amarillo en los diferentes espacios. Pueden ser lámparas, accesorios de cocina o electrodomésticos.

Invierte en calidad

Compra productos de calidad para decorar tu casa. Evita los muebles económicos de los centros comerciales, que suelen ser descartables y aportar poco valor a tu hogar. Adquiere las piezas de mobiliario en una tienda especializada, que las fabrique a medida, y las aberturas en una fábrica de puertas que tenga años de experiencia en la industria.

Elimina objetos

Evita la acumulación de cosas. Revisa todas tus pertenencias y quédate únicamente con aquellos objetos que utilices con frecuencia. Vende los artículos nuevos que compraste y jamás utilizaste, dona los que tengas a medio uso para que alguien más los utilice, y arroja a la basura todo lo que se encuentre en malas condiciones.

Asígnale un lugar específico a cada una de las cosas que hayas decidido conservar. Devuelve a su sitio cada objeto apenas termines de utilizarlo. De este modo te será mucho más fácil mantener el espacio despejado y todo ordenado.

Crea rutinas de limpieza

Establece horarios para realizar las distintas tareas del hogar. Reparte las actividades durante toda la semana, teniendo en cuenta el tiempo que puedes dedicarle a la limpieza cada jornada. Determina un día específico para realizar una limpieza profunda.

Integra los sentidos

Al hablar de decoración, la vista ocupa el rol principal. Sin embargo, para crear una experiencia completa hay que estimular otros sentidos. Combina texturas fácilmente identificables al tacto y reproduce tu música favorita para crear un ambiente relajado.

Aromatiza los espacios con tus fragancias preferidas. En la sala puedes utilizar sahumerios, un hornillo con aceites esenciales o difusores con aromas florales. En las habitaciones, velas aromáticas de canela, vainilla o coco. Para el baño y la cocina, es recomendable elegir notas cítricas en aerosol.

Crea una lista de deseos

No tienes que utilizar regalos que no se adecúen al estilo que has elegido para tu hogar solo porque te los ha obsequiado un familiar o amigo cercano. Crea una lista de deseos en algún local que tenga objetos que te gusten y avísales a tus seres queridos que pueden aportar la cantidad de dinero que tengan para ayudarte a comprar esos productos.

Sé creativo

No debes sentirte limitado de ninguna forma al momento de elegir la decoración de tu hogar. Si bien estas recomendaciones generales pueden ayudarte, es preciso que tú encuentres tu propio estilo y crees un espacio en donde te sientas cómodo. Vivir en un lugar diseñado específicamente para ti, conforme a tus gustos y preferencias, reducirá significativamente tu nivel de estrés y aumentará tu felicidad.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies