EL ESTERO: Songs for Mara

0

(Firma: Jesús Conde)  Siempre creí que eran gotas de la misma lluvia. Resbalaban por mi rostro, y al mirar el rostro de ella casi me convencí de que eran gotas de la constante y fina lluvia que nos empapaba cuando subíamos la cuesta de adoquines cojos de la calle Montrocal. Nos importaba poco que en las afueras de nuestros silencios todo se mojara. Caminábamos metidos en los propios pensamientos, descuartizando las últimas palabras dichas durante el recreo en el instituto del Conquero. Que calibrábamos hasta dónde el daño, hasta dónde aquella sílaba maldita que hubiera abierto una herida en el sentir de cada uno. Subíamos absortos la tortuosa cuesta, ajenos a la deslizante y amarga agua que nos empapaba los rostros… Que acaso fueran gotas de lluvia. (“Gotas de lluvia”, de Enrique Guzmán)

Nunca rondé a nadie bajo ningún balcón ni frente a ninguna ventana enrejada. La verdad es que yo siempre he rondado solo. Solitario y con la timidez a cuestas emprendía la huida cada tarde hacia el cabezo de la Esperanza. Y desde allí, sentado sobre la hierba, esperaba hasta las diez menos cuarto de la noche, que era la hora en que ella encendía la luz de su estancia para clavar la mente sobre las páginas de Física o Matemáticas. Apenas me daba cuenta de lo que a mi alrededor pasaba. Que estaba ensimismado en aquel rectángulo, pendiente de cualquier movimiento de las cortinas, por si su sombra apareciera ondulante y se detuviera aunque fuera un instante junto a los dinteles blancos. Estaba abstraído, impregnado de su sonrisa de por la mañana, de sus miradas durante las horas de clase, del olor que desprendía su pequeñito cuerpo de ángel… (“Noche de ronda”, de Nat King Cole)

No hay luz y emergen las sombras. Y entre las sombras, el barco varado en la ría nuestra de nuestras tímidas entregas. El amor prohibido, del que hacíamos un rito distinto cada noche: las manos entrelazadas de cara al firmamento, por ver si en un reflejo de estrellas podíamos ahogar la desesperanza que a veces nos embargaba. Cada noche en el muelle. La cita de la inquietud en la noche. El estremecimiento en la noche. Que se nos quedaba pequeña la orilla de la mar. El gozo, el viento, la espuma, el corazón encendido en la noche. La noche, que a ti y a mí nos hacía sufrir, que nos hacía vivir… (“La nuit”, de Adamo)

En el atardecer te espero, con la esperanza puesta en que nuestros instantes se parezcan a lo eterno. En este banco vacío que aguarda melancólico tu asiento. En el atardecer te espero, de cara a la nostalgia de tus besos, latiendo con el destino porque juntos ahoguemos tu grito y el mío en un murmullo intenso. En el atardecer te espero, para decirle al mundo que aún no hemos desaparecido del todo, que tu lumbre y la mía alumbran todavía los esteros de esta ría clara y meridiana por donde nos mecemos. En el atardecer te espero, en esta hora del crepúsculo… (“La hora del crepúsculo”, de Los Cinco Latinos)

 

 


Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies