Receta de bizcocho sin yogur

0

Sea cual sea la época del año, siempre es bueno meternos en la cocina y ponernos manos a la obra para elaborar un delicioso postre de los de toda la vida. En este caso, aprenderemos a hacer un exquisito bizcocho sin yogur de forma sencilla. Aunque pueda parecer complicado, ya que la mayoría de las recetas incluyen este ingrediente, lo cierto es que no es así, y podemos adaptarnos según nuestras necesidades.

Tan solo necesitarás un horno, unos cuantos ingredientes fáciles de localizar y mucho amor para disfrutar de un auténtico dulce que gustará tanto a los mayores como a los más pequeños de la casa. Una vez que lo hayas hecho, te preguntarás cómo has vivido todo este tiempo sin haber probado a realizar esta delicia en tu cocina.

Ingredientes para elaborar este bizcocho casero

Para llevar a cabo esta delicia, que tardaremos muy poco en preparar, tenemos que hacernos con unos cuantos ingredientes que, seguro, incluso ya puede que tengamos en casa. Son la base de cualquier tipo de receta dulce y, si eres un adicto a los bizcochos, seguro que tienes sobras de otra preparación.

En cualquier caso, coge papel y boli y apunta todos los productos que le vamos a echar a nuestra receta para que esta quede deliciosa y también esponjosa. Justo en su punto. En primer lugar, necesitaremos 100 ml de leche, 100 gramos de azúcar, un sobre de levadura, 100 gramos de mantequilla, 3 huevos y 150 gramos de harina.

Comenzamos con nuestra receta

Una vez que tengamos listos los ingredientes, es el momento de ponernos manos a la obra. Lo primero que tenemos que hacer es ir calentando el horno a 180 grados tanto en la parte de arriba como en la de abajo. Mientras, añadimos en un recipiente el azúcar, la levadura, la harina, la leche, los huevos y la mantequilla. Mientras los vamos añadiendo, podemos ir removiendo para que queden todos bien integrados antes de pasarlos por la batidora.


Después de mezclar bien a mano, podemos ayudarnos de una batidora de varillas, que hará el trabajo con más fuerza, para que todos los productos se introduzcan bien. En todo momento, debemos estar atentos para que no queden molestos grumos. El resultado debe ser una mezcla homogénea, una masa que muy pronto se convertirá en nuestro postre favorito.

Cuando hayamos conseguido esa mezcla, es el momento de colocar un poco de papel de horno sobre un recipiente grande, que será donde echemos nuestro bizcocho casero. Debemos tener cuidado y comprobar que este recipiente es apto para horno, pues este es un punto muy importante que no todos llevan a cabo y se puede convertir en un problema.

Horneamos nuestro delicioso postre

Una vez que tengamos el molde listo y preparado, proseguiremos con el resto de pasos. Podemos usar un molde amplio, de unos 30 cm de diámetro, para que el bizcocho sin yogurt quede esponjoso y de buen tamaño, sin temor a que se quede sin espacio. Cuando esté todo según nuestro gusto, procedemos a introducir la mezcla de los ingredientes que hemos batido y mezclado bien antes en el mismo.

Después, tan solo tenemos que introducir nuestro exquisito postre en el interior del horno y dejar que se haga durante 25 minutos. Según el horno, el tiempo podría variar, por lo que lo ideal es ir controlándolo, sobre todo cuando nos vayamos acercando al final.

Cómo saber que nuestro bizcocho casero está listo

Cada bizcocho puede tardar más o menos tiempo de acuerdo con el horno que utilicemos. Por eso, lo ideal es irlo controlando y, cuando veamos que ha subido y se está dorando, comprobar con un palillo si ya podemos sacarlo.

En el caso de que el palillo que introducimos en la masa salga limpio, ya tendremos nuestro delicioso postre preparado. Después de esto, tan solo tenemos que apagar el horno y dejar el resultado enfriar a temperatura ambiente. Una vez frío, podemos retirar el papel de hornear y servir.

Con qué acompañar el dulce

Hacer un bizcocho siempre es una garantía, ya que es un dulce que nos servirá tanto para acompañar una bebida caliente a la hora de la merienda, como también para el desayuno. Siempre irá bien con un buen café o té, e incluso con un vaso de leche fría en esos días de verano que nos apetece refrescarnos.

Además, debemos tener en cuenta que conocer la receta de este bizcocho sin yogurt será un plus si deseamos cuidarnos, ya que no es lo mismo comer un dulce hecho de forma casera que uno adquirido en cualquier supermercado.

En definitiva, realizar este bizcocho casero es una forma sencilla de disfrutar de un manjar exquisito con muy pocos ingredientes. Tanto si eres amante de la cocina como si no, seguro que es una buena forma de pasar una divertida tarde en familia.

Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies