Carta al director: La obra de la Fuente Vieja carece de sensibilidad

0

Desde Andalucía Por Sí Huelva lamentamos que el Ayuntamiento de Huelva haya decidido ir marcha atrás en el cuidado de los entornos naturales de la ciudad. La obra que se está realizando en el entorno de la Fuente Vieja, tal y como está siendo ejecutada, va a afectar muy negativamente a la biodiversidad, que bien gestionada e integrada en el presente proyecto arquitectónico aportaría un plus a la puesta en valor del lugar.

En el entorno de la Fuente Vieja encontramos una ribera que está constituida mayormente por una olmeda. Es la única ribera de estas características dentro de la ciudad, aportando sombra y otras condiciones necesarias para que el arroyo que discurría por el lugar sirviera como hábitat para diferentes especies. Se han eliminado tanto chopos como fresnos que había en este entorno, junto a masas de cañas en las que había tanto especies autóctonas como invasoras, que se han retirado sin proteger a la especie autóctona (Arundo micrantha). El propio arroyo y su fauna y flora han quedado dañados y pasan a ser inexistentes, y la propuesta en marcha no parece incluir su presencia en condiciones naturales. En caso de restaurarse, la fauna previa difícilmente habrá resistido el periodo de obras.

En la ejecución de este plan urbanístico se incluye la creación de una charca para anfibios. Pensamos que se tendría que haber erigido durante la obra, a fin de proteger a la población de sapillo pintojo, población singular
dentro de la ciudad, así como el resto de fauna y flora acuática, que difícilmente podrá soportar el periodo de obras hasta habitar el lugar una vez esta esté finalizada.

Una vez más se echa en falta la necesaria multidisciplinariedad y comunicación fluida entre diferentes áreas de conocimiento. Hay numerosos ejemplos de puesta en valor de biodiversidad integrada dentro de la matriz urbana y ocasionalmente en entornos arqueológicos. Como ejemplos recientes de integración de la biodiversidad en la ciudad contamos con la protección de las colonias de vencejo en la restauración de las murallas de Sevilla y Cáceres, la renaturalización del río Manzanares en Madrid, la recuperación de humedales urbanos en Santander y Vitoria, el trabajo con anfibios urbanos en parques de Barcelona, la protección del
sapillo pintojo en el Parque del Oeste de Madrid, y otros variados ejemplos de ciudades de España y Europa. La puesta en valor de la biodiversidad en este entorno tan concreto, mediante la instalación de cartelería informativa y la aplicación de medidas básicas consensuadas con expertos en biodiversidad durante la obra y después, habrían permitido que el lugar pudiera añadir a su valor histórico y arqueológico el aliciente de la biodiversidad ya existente y que difícilmente persistirá en la zona.

Por último, creemos que los restos arqueológicos se van a ser afectados por esta obra, como los restos arqueológicos hallados en una investigación en La Fuente Vieja por parte de la Universidad de Huelva, los cuales pasaran a ser invisibles al estar proyectado que discurra un camino por esos restos, sirviendo de ejemplo la pequeña escalera de ladrillo que servía para bajar a la verja de entrada al acueducto, que ha desaparecido por completo al iniciarse la obra. Esto no nos sorprende por parte de un Ayuntamiento que tiene por dinámica la amputación de cabezos o el enterramiento de restos arqueológicos para la construcción de viviendas, como se proyecta para el Cabezo de la Joya o en su día paso con la Necrópolis Islámica.


Leave A Reply

Las cookies de este sitio web se usan para personalizar el contenido y los anuncios, ofrecer funciones de redes sociales y analizar el tráfico. Además, compartimos información sobre el uso que haga del sitio web con nuestros partners de redes sociales, publicidad y análisis web, quienes pueden combinarla con otra información que les haya proporcionado o que hayan recopilado a partir del uso que haya hecho de sus servicios. Ver detalles

ACEPTAR
Aviso de cookies